El hincha

Aficionado, fanático, fan, seguidor, partidario, supporter, tifosi…

Aficionado, fanático, fan, seguidor, partidario, supporter, tifosi… Son muchas las formas en las que se le puede llamar a un hombre común que sigue con entusiasmo a su equipo de futbol, algunos en forma más pacífica (aficionados) otros en forma más violenta (fanáticos), pero todos, con un amor único por sus colores. Grita el energúmeno y grita el naúfrago, Grita el demagogo y grita el santo, Se alteran la bestia y el hombre ...¡El hombre! Y el hombre se altera por el ruido de la calle y... ¡por el silencio de los Dioses!...                                                            León Felipe Desde que aquellos estudiantes en Inglaterra a mediados del siglo XIX decidieron reunirse en la Universidad de Cambridge para conformar las reglas del football Asociation, comenzaron también a beber y a cantar; a mostrar con un sentimiento extremo animación por el equipo de su predilección. Surgía el aficionado. Sin embargo, el término más utilizado en el mundo es uno sudamericano que engloba lo que es un verdadero seguidor del futbol: el hincha. Prudencio Miguel Reyes, talabartero de profesión, trabajaba en uno de los clubes más antiguos del futbol uruguayo: El Nacional. Ahí, Prudencio tenía una labor muy específica, la de inflar a pulmón cada uno de los balones de cuero con cámara de vejiga de cerdo con los que jugaba el equipo. El buen Prudencio, además de “hinchar” los esféricos, tal como se le llamaba al oficio que tenía en cada entrenamiento y en cada partido, no dejaba de alentar con gritos y aplausos al Nacional, equipo de sus amores. El Gordo Reyes o el hincha, como se le conocía, llamaba la atención por su forma de celebrar los noventa minutos, ganara o perdiera su escuadra. Sus gritos, eran escuchados en la totalidad de las tribunas, sobre todo si tomamos en cuenta que no se tenía esa costumbre, la de apoyar de tal manera. Y si bien al principio pocos lo secundaban y de manera crítica comentaban la forma de alentar del “hincha”, poco a poco tuvo más seguidores y en poco tiempo los aficionados del Nacional eran ya conocidos por su forma estruendosa de apoyar a su club los sábados por la tarde. El termino hincha, se extendió entonces a los seguidores del Nacional y en poco tiempo, a cualquier aficionado uruguayo. Durante las Olimpiadas de 1924 y 1928, los pocos uruguayos que pudieron viajar para apoyar a su Selección, que además ganó ambos campeonatos; llamaron la atención por su manera desmesurada de apoyo y el término hincha llegó a imponerse en el Mundial de 1930, en dodne ya a todo aficionado sudamericano se le llamaba de esa manera. Como un virus que se extiende por todos lados, a nivel mundial comenzó por llamarse hincha a todo aficionado que de manera estuendosa apoyaba a su equipo. En cada país o región podemos encontrar diferentes nombres, pero todos, absolutamente todos, en cualqueir idioma saben lo que es un hincha… Futbol, futbol, futbol En los estadios ruge Enardecida la afición. Futbol, futbol, futbol Hoy todo el mundo Está pendiente del balón… Y el hincha no es la excepción…

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas