La gran tragedia del Monterrey

Este año el Monterrey, uno de los grandes conjuntos del futbol nacional, cumple 65 años de vida.

Este año el Monterrey, uno de los grandes conjuntos del futbol nacional, cumple 65 años de vida.

A lo largo de su historia el equipo y la afición han tenido grandes momentos, pero también otros llenos de incertidumbre. Hoy en día, festejan su cuarto título en la era profesional y toda la afición celebra como debe de ser, sin embargo, los seguidores deben tener presente la historia y recordar  a los héroes que han dado incluso la vida por su equipo.

Hoy voy a comentarles sobre una de las grandes tragedias del futbol nacional y la más grande que ha tenido el equipo Monterrey en toda su historia.

Era el 19 de agosto de 1945, el Monterrey tenía unas cuantas semanas de conformado y ya jugaba en la Liga Mayor, hoy Primera División. En su partido de debut en casa había ganado 1-0 al San Sebastián de Guanajuato, una escuadra ya desaparecida.   Unas semanas más tarde, viajaba el equipo en un camión que tenían alquilado y se dirigía a Guadalajara, en donde en la tercera Fecha jugarían en contra del Oro de aquella ciudad. El camión hizo un alto en San Juan de los Lagos para cargar gasolina. Al momento de hacerlo, los jugadores permanecieron en el autobús en donde cantaban y contaban chistes, pero uno de los operarios impudentemente aventó una colilla de cigarro que fue a dar justamente a la toma. El camión, comenzó a incendiarse con todos sus ocupantes dentro.

Fueron pocos los jugadores que alcanzaron la salida. Uno de ellos Jorge “El Ché” Gómez, un argentino que ya tenía algunos años jugando en México.   Jorge, aturdido, reaccionó y vio que sus compañeros no salían. Sin medir consecuencias, se metió al autobús una y otra vez, sacando a los que quedaban. Finalmente logró sacarlos a todos, aún y cuando él sufrió quemaduras en la cara y brazos.   Lamentablemente dos de los jugadores del equipo Monterrey morirían días después en el hospital: Guillermo “Cuadros” Vidal y Enrique Lizano. Otros, como el propio Gómez, se vieron imposibilitados para concluir la Temporada por las quemaduras sufridas.   La Liga, a través de los demás equipos, ayudaron al Monterrey prestándoles jugadores, el América por ejemplo, prestó al que después sería un mítico entrenador: Ignacio Trelles.   Nada fue igual. El Monterrey no se pudo sobreponer y finalmente terminaría en el último lugar de la Tabla y el equipo tendría que desaparecer por algún tiempo.   Sesenta y cinco años después, el Monterrey es un grande del futbol mexicano, pero no olvidemos a los héroes que dieron vida a esta gran institución…

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas