Un futbolista mexicano en Argentina

Hace pocos días leía en Facebook una afirmación en donde se decía que el primer futbolista mexicano en jugar en Argentina fue Luis de la Fuente, el famoso “Pirata”. Esta aseveración es falsa.

Hace pocos días leía en Facebook una afirmación en donde se decía que el primer futbolista mexicano en jugar en Argentina fue Luis de la Fuente, el famoso “Pirata”. Esta aseveración es falsa.

El primer jugador mexicano en las tierras pamperas fue Luis García Cortina, a quien llamaban “Tití”. Aquí un poco de su historia:

Corría el año de 1933 cuando un muchachito con 19 años hacía su debut en la entonces Liga Mayor, hoy llamada Primera División en el futbol mexicano. Luis García Cortina, de familia de clase media alta, comenzó su carrera con el mítico equipo del España y desde esa su primer Temporada demostró que tenía dotes de goleador.

Luis tenía un tremendo disparo de pierna zurda, pero también golpeaba bien de diestra. Siempre corriendo por las bandas, sabía entrar discreto al área en donde agarraba mal colocada a la línea defensiva para sorprender con su potente cañonazo.

De inmediato la prensa lo catalogó como uno de los delanteros con mayor futuro del futbol mexicano.

Se necesitaron tan solo dos años para que “Tití” -así le llamaban por flaco- se consagrara. Su llamado a la Selección comenzó a ser recurrente, lo mismo que a otros equipos de Primea Fuerza en donde era un constante refuerzo para jugar en contra de los equipos extranjeros que nos visitaban.

En 1935, el Necaxa viajó disfrazado de Selección Nacional para jugar los Centroamericanos en El Salvador. El cuadro se reforzó con pocos elementos, entre ellos el "Tití" que con tan sólo 21 años ya era catalogado como uno de los mejores delanteros nacionales. El equipo logró ganar el Torneo y García fue considerado uno de los jugadores estrella del certamen.

Era común que Luis García "Tití", marcara por lo menos un gol por partido y había algunos, en los que con su hambre de gol conseguía cuatro o cinco tantos, como los que realizó el 28 de marzo de 1937 y que “La Afición” lo describió así:

"El gran chuteador Tití García, quien hizo cinco de los tantos que logró el equipo... indiscutiblemente es el mejor chuteador que tiene México en la actualidad y posiblemente el mejor que hemos tenido...".

Luis García Cortina, de quien la prensa mencionaba que jugaba con "desplantes de torero", dejaría al España en 1938. La causa fue la solidaridad. Un directivo había decidido congelar al excelente delantero Luis "Pirata" Fuente. "Tití", gran amigo del veracruzano, decidió marcharse con el famoso “Pirata”.

El “Tití” firmaría entonces contrato con el Necaxa para jugar la Copa y ese mismo año con América para disputar la Liga. Con el América terminó por consagrarse y se dedicó en cuerpo y alma al equipo.

Como era costumbre, diversos equipos sudamericanos visitaban México. En 1940 lo hizo el Vélez Sarsfield y como también era costumbre, Luis García reforzó a varios conjuntos nacionales en la serie. Fue tal la impresión que causó “Tití” entre los pamperos, que decidieron firmarlo. Luis se despidió de tierras mexicanas el 4 de febrero de 1940. Cientos de aficionados lo fueron a despedir y le pedían que se quedara.

El equipo argentino regresó en barco y casi de inmediato el refuerzo mexicano debutaba y lo hacía de manera brillante. La prensa argentina consignó lo siguiente:

"Luis García Cortina... debutó hoy en estas tierras pamperas... y el muchacho lució enorme, pues señaló dos goles... Indiscutiblemente fue el mexicano Tití, la figura cumbre de este juego. Los dos goles que hizo fueron de factura superior: dos cañonazos, desde fuera del área penal. Jugó El Tití de centro delantero y todo mundo está de acuerdo en que Vélez Sarsfield ha hecho una  valiosa adquisición...".

Luis se convirtió casi de inmediato en ídolo. Jugando en contra del Racing clavó otra vez dos  cañozanos en las redes y ese día los aficionados lo sacaron en hombros.

"... El flacucho jugador mexicano fue el autor de dos de los tres goles que conquistó su equipo en jornada gloriosa y, en tesis general, tuvo el azteca una gran actuación a lo largo del partido, pues no sólo a la hora de tirar al marco estuvo eficiente sino que repartió juego de una manera admirable entre sus compañeros de línea. Toda la hinchada del Vélez Sarsfield ha aclamado esta tarde a Tití como un gran héroe...".

Para la jornada 8 de la Liga “Tití” se encontraba entre los líderes de goleo, solo por debajo del gran Isidro Lángara que jugaba con el San Lorenzo que tenía 9 tantos y el mexicano contaba con 7.

El “Pirata” Fuente mientras tanto, seguía con sus problemas con el Club España. Luego de un paso fugaz con el Atlético Corrales de Paraguay, al regresar a México, decidieron darle su carta de retiro en el Club España y Luis García lo invitó a probarse con el Vélez, en donde conocían por supuesto la gran capacidad del delantero. Luis de la Fuente viajó a Buenos Aires el 23 de junio de 1940 para alcanzar a su gran amigo con el equipo argentino.

El triunfo sin embargo, trae envidias. El sueldo del “Tití” por primas era el más alto en el equipo y algunos jugadores comenzaron a grillarlo. Una lesión lo mantuvo inactivo cuatro partidos y se dio un cambio de entrenador. Una vez repuesto García Cortina, no volvió a jugar de titular. El nuevo técnico argentino, y algunos de los jugadores,  decidieron que era momento de deshacerse de los mexicanos.

El 16 de marzo de 1941, después de haber jugado casi nada en los últimos meses, ambos jugadores regresaban a México. La experiencia en Argentina había sido muy amarga. Pero todo se paga, el Vélez descendería a la Segunda División argentina por diferencia de goles. Faltaron los goles del "Tití" y los del “Pirata”.

García Cortina reapareció en México el 30 de marzo jugando con el América y realizando dos soberbias anotaciones demostrando su gran valía.

A mediados de la década de los cuarenta, una afición fue quitando tiempo al futbolista. De regreso a México, García Cortina había experimentado una fascinación al volar de Buenos Aires a México. Era la primera vez que viajaba en avión.

Luis García Cortina en sus ratos libres decidió aprender a volar y en 1943 -y aún con mucho futuro- recibe su licencia de piloto.

Aún con varios años por delante y a gran nivel, “Tití” de 29 años, decide retirarse del futbol. Moría "Tití" el futbolista; nacía Luis García Cortina el Piloto Aviador que por más de 30 años surcaría los cielos como piloto comercial, dejando por completo su primera gran pasión: el futbol.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas