¡14-0 Marcador de escándalo!

Cuando hablamos de estadística en el futbol mexicano, aficionados jóvenes y viejos han escuchado que el marcador más abultado en la historia del futbol mexicano es un 14-0.

Cuando hablamos de estadística en el futbol mexicano, aficionados jóvenes y viejos han escuchado que el marcador más abultado en la historia del futbol mexicano es un 14-0 que le metió el Veracruz al Monterrey el 26 de mayo de 1946, pero pocos son los que saben cómo ocurrieron los hechos. Aquí la crónica de aquella jornada.

El Monterrey había sufrido la tragedia de que el camión en el que viajaban sus jugadores, se quemó en San Juan de los Lagos meses atrás con varios futbolistas adentro, justo antes de un partido en contra del Oro.

Desgraciadamente, 2 elementos murieron y varios más sufrieron quemaduras de tal envergadura que ya no pudieron jugar más en aquella temporada, algunos inclusive, no lo volvieron a hacer nunca.

El Monterrey, aceptó la propuesta de que cada equipo restante de la liga le proporcionara 2 jugadores para que pudieran concluir la misma, sin embargo, los equipos mandaron elementos que no tenían participación o que salían de alguna lesión. El conjunto regio ya no pudo armar un buen equipo y las derrotas no se hicieron esperar.

El Monterrey, casi semana tras semana recibía muchos goles y la prensa amarillista solo esperaba ver que equipo le iba a clavar más. Así, el América le anotó 5, Atlante 10, Tampico 4, Asturias 6, Veracruz 4 y Atlas 6. En los partidos de vuelta el ADO 5, Puebla 7, Guadalajara 9, el Oro 5, Asturias 5, Marte 7 y Atlante 4.

Al finalizar la temporada, el equipo regio llegó a la cifra de ¡ 133 goles en contra! ¡Otro récord!

En particular, aquel 26 de mayo de 1946, el Monterrey había sufrido mucho para llegar al Puerto a disputar su partido contra el Veracruz. El equipo salió de la Sultana en un autobús de tercera, ya muy viejo y que presentaba fallas mecánicas. Aún así, partió porque no había de otra. El camión se paró en varias ocasiones, pero era cosa de minutos y seguía su camino, pero definitivamente cuando estaban en la Huasteca Potosina ya no pudo seguir. Pasaron varias horas para que el autobús fuera reparado, además de que los mismos jugadores eran quienes tenían que ir a conseguir las refacciones, caminando por varias horas para poder hacerlo y como el tiempo se venía encima, de ahí se fueron directo sin parar hasta Veracruz.

Cuando por fin arribaron, luego de poco más de 30 horas de viaje, ya era la hora del partido. En el mismo camión se cambiaron y saltaron a la cancha en donde el Veracruz –descansado- los esperaba y mientras la afición, sin saber lo que había pasado, los recibía con un sonoro abucheo por llegar tarde.

En el Puerto ya se sabía que horas antes, el Atlante había vencido al Asturias 4-1, con lo que se ponía a tiro de piedra del Veracruz en el liderato, ya que los capitalinos llegaban a 40 puntos por 41 de los veracruzanos, pero con la diferencia de que el Atlante hasta ese momento tenía ¡ 111 goles a favor ¡ mientras que los tiburones llevaban anotados 84.

Dio comienzo el partido, apenas habían trascurrido 8 minutos y el Veracruz ya se había puesto al frente 2-0 con anotaciones del “Pelón” González, que como siempre escapaba como si fuera en motocicleta.

Al minuto 10, Lazcano ponía el 3-0 y a los 12 el mismo Lazcano de cabeza clavaba el cuarto.

Ya para esto, uno de los jugadores del Monterrey había abandonado la cancha por cansancio muscular.

Un minuto más tarde, en un salto espectacular de Luis de la Fuente “El Pirata”, este clavaba el 5-0.

El “Pelón Gonzalez tras un tiro de esquina logra el 6-0 a los 28 y “Pirata” Fuente con un tiro impresionate el 7-0 al minuto 33.

Todavía Enrico quien desbordó a toda la defensa norteña, se dio el lujo de anotar el 8-0 con el que terminó la primera mitad. La afición despidió a los locales con aplausos, pidiendo más goles.

Ya para el inicio de la segunda parte, el Monterrey contaba con 9 hombres, por la lesión de otro elemento, pero aún así tuvo la oportunidad de anotar el de la honra. El árbitro señaló una pena máxima a favor de los visitantes, pero el “Ché” Noguera la mandó a un lado de la cabaña del “Gordo” Urquiaga.

El Veracruz, mientras tanto aprovechó la oportunidad y al minuto 48 González anotaba el cuarto en su cuenta personal y el noveno de la noche para su equipo.

Al minuto 58, Enrico –que había cambiado de posición con Lazcano por una lesión de este, lograba el 10-0, y en las tribunas se pedía uno más. Y llegaría…

“El Pelón” González puso el 11-0, con el que cerraría su cuenta personal en 5 anotaciones. Valdívia al min. 76 pone el 12-0 y Lazcano, aún lesionado, de cabeza clava el 13-0.

Ya faltando un minuto, Enrico escapa por la banda y logra conectar un centro para cerrar la cuenta en ¡14-0.  Un marcador de escándalo!

En aquel histórico encuentro, del resultado más abultado que se ha dado en el futbol mexicano, el Veracruz alineó con Vicente “El Gordo” Urquiaga;  Velázquez, León, “Chito” García (quien después se destacó como beisbolista); Lecca, “Pachuco” Durán, Lazcano, Valdivia, “Pelón González”, “Pirata” Fuente y Enrico.

El Monterrey alineó con De la Mora; Balderas, Medina, Maciel, García, Buenabad, Avilán, Noguera, Moya,  Pando y Zeledón.

El Veracruz fue despedido por su afición con aplausos y gritos y algunos espontáneos sacaron en hombros a “Pelón” González, Enrico y “Pirata” Fuente, mientras que la plantilla del Monterrey abandonaba la cancha cabizbajos y con molestia en los rostros.

Por si fuera poco, mientras en el Puerto festejaban, el camión del equipo visitante no arrancó y tuvieron que darle nuevamente a la mecánica, esperando regresar ¡Por fin! a casa…

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas