¡Adiós Abel!

Hace poco más de una semana falleció uno de los grandes futbolistas de aquella lejana década de los cuarenta, Abel Ramírez Herrera.

Hace poco más de una semana falleció uno de los grandes futbolistas de aquella lejana década de los cuarenta, Abel Ramírez Herrera. La mayoría de ustedes –jóvenes lectores- no lo vieron jugar, a lo mejor poco supieron o han escuchado hablar de él, pero sin lugar a dudas, fue un pilar del futbol mexicano, sobre todo y a nivel más local, de aquel León que causó furor en aquellos años por su futbol espectacular. Yo tampoco vi jugar a Abel Ramírez, pero lo he vivido con las crónicas de aquellos años, he visto sus fotos y me he empapado de los relatos y anécdotas, además de que tuve la suerte de conocerlo personalmente cuando hace ya algunos años -1997 si no mal recuerdo- viajé por varios lugares de la República investigando y buscando fotografías y anécdotas para los libros “Crónica del Futbol Mexicano”, que en seis volúmenes, coordiné para Editorial Clío y de la cual tengo la dicha de ser autor del tomo II “Por amor a la Camiseta (1933-1950”), del tomo VI “Vientos de Cambio (1997-2001)” y coautor del Tomo IV “Los años difíciles (1970-1986)”.   En mi vista a León, además de constatar de que es una ciudad que vive y sueña el futbol, con una de las aficiones más apasionadas del país, pude convivir con hombres como Alfonso Montemayor -por cierto único sobreviviente hoy en día de aquel León fundado en 1944- Antonio Carbajal “El Cinco Copas”, Antonio Battaglia, el gran dirigente Primo Quiroz, Juan Vivero Alba –una especie de Fernando Marcos local- y por supuesto, con Abel Ramírez. Abel, hombre muy amable, padre de cinco hijos y que en aquel entonces se dedicaba al ramo zapatero, que tanto lustre ha dado a la ciudad, me mostró un sinnúmero de fotos y memorabilia de sus años como jugador y sus recuerdos y anécdotas, iban salpicadas de un gusto extraordinario por el futbol de antaño. Su historia, es por demás interesante. Abel nació en León en 1922 y siempre estuvo ligada al futbol. De niño fue mascota del equipo Obrero, base de lo que sería el Unión de Curtidores, fundado en 1932 y del cual era directivo su tío Pilar Ramírez. A los 16 años debutó como jugador del Curtidores y en la Temporada 1942-1943 fue Campeón del futbol mexicano con el equipo Marte del DF. Regresó al año siguiente para jugar un año más con el Curtidores y de ahí, ser fundador del equipo León en su ingreso a la Liga Mayor, hoy Primera División en la Temporada 1944-1945. De gran porte y salida, este recio defensa fue tentado por el entonces poderoso Real Club España y jugó un año con el conjunto capitalino, pero no podía estar tan lejos de su León querido y regresó para jugar un tiempo mientras se preparaba como entrenador. En 1946 se hizo cargo de la preparación física del equipo y entrenaba al mismo tiempo a las reservas. Abel Ramírez, gracias a su trabajo en León, fue encargado de la Selección que en 1948 viajó a Londres, para disputar los Juegos Olímpicos, ahí entablaría una fuerte amistad con Antonio Carbajal, al que después recomendaría para el León. En 1952 formó parte del Cuerpo Técnico de la Selección Nacional en el Panamericano de Chile, en donde la base del Tricolor fue el equipo León, incluyendo a dos argentinos naturalizados: Alfredo Costa y Antonio Battaglia. Abel sería también directivo del León, para posteriormente asumir la Dirección Técnica por varios años del equipo Laguna de Torreón. Trabajó en Monterrey en el DF y regresó a su natal León en 1989 para ya no abandonarlo más. Aberl Ramírez Herrera, fundador del León, mascota, jugador, entrenador, preparador físico, seleccionador nacional y directivo, murió el 2 de junio del 2012. Descanse en paz.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas