Foot-ball, Futbol o Balompié

Una de las preguntas más recurrentes en este rincón histórico de futbol es acerca de cuándo y cómo comenzó a manejarse un término español para el Foot-ball.

Una de las preguntas más recurrentes en este rincón histórico de futbol es acerca de cuándo y cómo comenzó a manejarse un término español para el Foot-ball. Como estamos imbuidos por la Olimpiada de Londres, creo que es buen momento para tocar este punto. En México, al igual que en otras partes del mundo, la importación del “foot-ball” moderno, de origen inglés, también importó los términos, así, al hablar del deporte, se mencionaba “foot-ball” al juego;  “corner”, al tiro de esquina; “match”, al partido, “goal-keeper”, al portero;  dribling, al regate y “referee” al árbitro, entre muchas otras. En España, en 1908, el periodista aragonés Mariano de Cavia, gran defensor de la lengua castellana,  realizó una cruzada en contra de las palabras inglesas de uso común y el 1 de agosto de aquel año, utilizó por primera vez la palabra balompié, neologismo creado por él para castellanizar el foot-ball. El término apareció en el Diario Liberal español: El Imparcial, en una columna que llevó ese nombre: Balompié. La polémica duró varios años, porque mientras “El País” defendía los términos ingleses, cada vez más diarios lo hacían en español. En México, un vasco de nombre Julio Alarcón, primer Presidente del Club España, tradujo las reglas oficiales del inglés al castellano. Don Julio, mandó imprimir estos reglamentos y se los hizo llegar a cada jugador de la Liga. Esto ocurrió en 1918. Ahí apareció por primera vez “futbol”, palabra que por cierto en México  no acostumbra acentuarse, como debiera, mientras que en España y Latinoamérica sí se hace. Ese mismo año, la Liga hizo repartir folletos a la entrada de los partidos para que los aficionados se familiarizaran a los términos castellanizados, aunque la gente tardó en acostumbrarse y en algunos casos como la vieja y arraigada Colonia española, mezclarían ambos, así, cuando entraba un gol en la portería de su equipo favorito, el Asturias o el España,  pedían el fuera de juego, pero no en español “¡Fuera de lugar árbitro!” ni en el inglés ¡Off side, referee!, sino que recurrían a su característico grito ¡Orsay réferi!.. ¡Orsay! Qué tanta gracia hacia entre los mexicanos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas