Diente, Chaquetas y Chúndara: Los hermanos Rosas

El futbol mexicano tiene un pendiente con su historia, con aquellos pioneros que dieron lustre al balompié nacional por el puro gusto del juego, del amor a la camiseta.

El futbol mexicano tiene un pendiente con su historia, con aquellos pioneros que dieron lustre al balompié nacional por el puro gusto del juego, del amor a la camiseta. Antes de que el futbol alcanzara el profesionalismo en 1943, cientos de jugadores, desde aquellos primeros británicos que decidieron comenzar una Liga en 1902, hasta los primeros mexicanos que, entusiastas, emprendieron su propia historia pateando un balón, son parte sustancial de esta historia. Dentro de estas primeras décadas, tres hermanos marcaron su propio derrotero, tres obreros que darían lustre junto a otros “prietitos” y que por aquel entonces, durante los años 20 y 30, se convertiría en un conjunto capaz de derrotar al equipo con mayor postín, incluidos los cuadros extranjeros que desde 1927 nos visitaban. Hablamos por supuesto del equipo Atlante, que si bien en las últimas décadas no figura en los primeros planos del futbol nacional, en sus inicios era de aquellos conjuntos a los que el aficionado iba a ver  –ganara o perdiera- por su forma de juego pícaro, siempre al frente, inclusive marrullero, pero sin duda con el corazón echado para delante. Éste era el verdadero equipo del pueblo, de los trabajadores, campesinos y obreros. Este club que se forjó en el llano, tuvo hombres importantes como Trinidad Martínez, Juan “Trompo” Carreño, Dionisio Mejía, “Lalo” Romero, “Patadura” o Gabriel “La Nacha” Olivares, pero sin duda se distinguían tres de sus jugadores, además de que eran excelentes futbolistas, por una peculiaridad: eran hermanos. El de mayores cualidades técnicas: Felipe “El Diente”. El incansable y batallador, que no daba un balón por perdido: Manuel “El Chaquetas”. Y el siempre prolijo y dedicado: Juan “La Chúndara”. Los célebres hermanos Rosas. Sin ellos tres, no se entendería la historia del Atlante. Felipe, según relata la prensa de aquellos años, llegó a ser el jugador más completo del futbol mexicano. En una votación realizada por el periódico la afición en 1933, para elegir al mejor jugador de cada posición, “El Diente” recibió 12,177 votos, correspondiente al 100% del total de votos emitidos. Fue el único que lo logró. Esta misma publicación, el 8 de octubre de 1934 decía sobre Felipe: “El Diente comienza a jugar, y cuando el Diente juega ¡Boca abajo todo el mundo! El defiende, él ataca, él apoya. Da ánimos a los suyos y nos parece ver de pronto resurgir al Atlante poderoso y Campeón..." ¡En efecto! Felipe era un todo terreno, de inigualable técnica, que era requerido por casi todos los equipos para apoyarlos cuando un equipo extranjero nos visitaba, además de que era un infaltable en la Selección Nacional. “El Diente” junto con su hermano Manuel, fueron parte de aquella Selección de 1930 que jugó la primera Copa del Mundo en tierras uruguayas. Manuel “El Chaquetas”, el segundo de los hermanos, dominaba la zona defensiva. Las crónicas de la época lo pintan como un jugador tosudo, valiente e inteligente, gran recuperador del balón e incansable, alma misma del Atlante, un crack, aunque sin la técnica del hermano, pero con un amor a la camiseta como pocos, cobrador oficial de los penales, tanto en Atlante como con la Selección Nacional. Manuel anotó dos goles en el Mundial de 1930, siendo el primer mexicano en lograrlo. Juan “La Chúndara”, el tercero de los hermanos, como bien lo dice su apodo, era picaresco, burlón del rival, al que dejaba con un palmo de narices al robarle el balón para servirlo al frente a los delanteros, uno de los mejores pasadores de la época. Los tres, pilares del Atlante, ídolos balompié nacional, jugadores pura sangre, como el corcel azulgrana que dieron años de gloria a nuestro futbol, forjadores de leyendas que aún los abuelos cuentan, con sabrosas anécdotas, salpicadas de las delicias futbolísticas de los Rosas, en aquellos años románticos del futbol mexicano.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas