El Futbol Somos Todos

“El fútbol de un país no sólo lo componen los jugadores y los Directores Técnicos”. Pelé Hablar de la problemática que existe en el fútbol en México seguramente se convertiría en una discusión...

El fútbol de un país no sólo lo componen los jugadores y los Directores Técnicos: Pelé

Hablar de la problemática que existe en el futbol en México seguramente se convertiría en una discusión ambigua y sin limitaciones. El futbol es un deporte en donde existen tantas variables no controladas (actitud de los jugadores, conjunción de mentalidades, resistencia del oponente, momentos psicológicos, etc..) que sería casi imposible el poder desglosar y concordar en tan sólo uno de los problemas que se pudiera aislar; y si los grandes estudiosos de la historia del futbol en el mundo no se han podido poner de acuerdo en cosas simples, sería un error tratar de arreglar en un papel los problemas que existen dentro del deporte más popular en México. Sin embargo, sí es posible identificar algunas de las deficiencias que lo rodean, y realizar una comparación con el fútbol de algunos de los países considerados potencias en el mundo.

Antes que nada, para poder hablar de fútbol profesional, es preciso que se haga conciencia acerca de los ámbitos que lo constituyen: Es necesario que se entienda a los directivos y dueños de los equipos, a los medios masivos de comunicación y sobre todo a los aficionados, como partes constitutivas de ese fenómeno social, político, económico y cultural que conocemos como fútbol profesional.

Estos cuatro ámbitos (jugadores, directivos, aficionados y medios de comunicación) se encuentran íntimamente relacionados el uno con el otro, en una reciprocidad equitativa de dependencia y acción.. Siempre se ha pensado que los jugadores tienen en sus manos o mejor dicho “nuestros pies”, la responsabilidad del nivel futbolístico de una nación, pero: ¿Sería posible que existiese el fútbol profesional sin aficionados?. Por supuesto que no, así como tampoco sería posible sin la ayuda de esas personas que arriesgan o invierten su dinero en un deporte que, la mayoría de las veces, ni siquiera practicaron. Sobraría entonces citar que los medios de comunicación son una pieza fundamental en la vida del futbol profesional.

Por lo tanto, ¿porqué culpar sólo a los jugadores de la falta de evolución que padecemos dentro del fútbol en México?. A lo largo de mi carrera como jugador profesional tuve la oportunidad de viajar y observar distintas formas de vivir el futbol. No es nuevo para nadie el saber que el futbol Inglés es completamente diferente al futbol Brasileño, o que los Argentinos sienten y vibran distinto que los Norteamericanos los resultados de su Selección Nacional.

Quizá si es poco conocida, la forma en que se maneja la comunicación deportiva y la preparación de la gente al frente de ella en otras partes del mundo, como también son poco conocidos los antecedentes y capacidad de la gran mayoría de los dirigentes exitosos de otros países. Cuando Menotti llegó a México, lo primero que se le preguntó fueron sus objetivos como Director Técnico de la Selección Nacional. Su respuesta fue muy práctica: “En los mundiales hay candidatos, protagonistas y participantes. Hay que lograr que México sea de los protagonistas por lo menos”.

La afición ilusionada, siempre ha creído y tenido fe en que México puede ser uno de los candidatos. Pero la realidad es otra completamente; los candidatos siempre son unos cuantos: Brasil, Argentina, Alemania, Italia, etc... Nuestro primer paso como nación sería entonces lograr ese protagonismo permanente que aún no obtenemos del todo. ¿Qué tan lejos se encuentra el jugador mexicano del jugador brasileño?

Es evidente que hay un largo camino por recorrer. Pero ¿es nuestra afición como la afición argentina, nuestros directivos como los directivos alemanes, o nuestros medios de comunicación como los medios italianos? Definitivamente no. Por lo tanto, nuestro país debe crecer, futbolísticamente hablando, en todos los ámbitos, ayudándose el uno al otro y sin descuidar ninguno, para así poderle ganar tiempo a la evolución.

Es necesario entonces, que busquemos nuestras deficiencias para corregirlas, y que guardemos y aprovechemos nuestras virtudes (que no son pocas), para no perderlas, Debemos tomar como ejemplo las cosas buenas y no las malas de las potencias futbolísticas, pues en cualquier ámbito tenemos mucho que mejorar y corregir. Si no mejoramos “todos”, será poco probable que veamos resultados en corto plazo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas