Seamos sinceros

Si queremos ser objetivos y hasta sinceros. En este momento las noticias que se van dando en torno a la Selección son más bien prefabricadas que noticias reales y no deberían preocuparnos tanto.

Si queremos ser objetivos y hasta sinceros. En este momento las noticias que se van dando en torno a la Selección son más bien prefabricadas que noticias reales y no deberían preocuparnos tanto. El hecho de que hoy quieran cuestionar el llamado de Ochoa a la Selección no es sino una confabulación espontánea de varios medios que al no tener nada que llame la atención, crean algo que enganche a la gente. Está bien, se entiende y hasta se justifica. Las selecciones que hemos visto últimamente son equipos que entrenan un día juntos y que a veces tienen a gente que muy probablemente no volverá a ser llamada. Los rivales han sido a modo y han cumplido con el cometido de ayudar en la preparación de menos a más con resultados que ayuden a la tranquilidad que da el ganarle a quien sea. Estos partidos muy diferentes a lo que será el Mundial, sirven también para darle juego y descanso a varios y de paso para quedar bien con algunos equipos poco considerados en las convocatorias y preparar el terreno con algunas bases para una lista final. Cuando esto suceda, entonces sí tendremos noticias reales y algunas decisiones técnicas dignas de cuestionar. Algo que pasará siempre y no nada más aquí sino en todos los países cuando se tiene que dar una lista. Que hoy cuestionen como algo serio que Oswaldo haya sido pedido en el estadio donde juega no es algo que debiera llamar la atención como algo sorprendente, como no debe de sorprender que en la lista final haya alguien a quien la mayoría de la gente considera que no debería ser seleccionado o a la inversa. Que alguien se quede fuera pese al gusto general es lo más común del mundo y si no me creen remítanse a la historia del futbol. Pero esto de las notas de relleno siempre pasa y me parece muy claro, pero veo que hay mucha gente que en verdad se engancha con ello y empieza a preocuparse por el ¿bajo nivel de Ochoa? Tanto Memo  como Corona han demostrado ser porteros de Selección y hoy por diferentes razones han estado en tela de juicio cuando en realidad el único que puede saber si le está fallando a lo que quiere es Aguirre Y si bien yo soy un partidario de que los mejores sean quienes tengan oportunidades en la Selección, también he creído que las jerarquías deben de respetarse y entre ambos conceptos hacer un promedio y decidir en relación a lo deportivo colectivo y no a lo personal y sentimental. Es ahí en donde entra el trabajo del entrenador y los elementos de juicio son importantes. Algo que siempre creará polémica porque nadie mejor que un entrenador que convive y trabaja todos los días para tomar una decisión. A veces la gente creerá que Blanco por meter el gol de ayer debe ser titular indiscutible o que sigue siendo el rey, pero la realidad es que al Cuerpo Técnico le preocupa bastante que Blanco no esté al 100 por ciento y ya han tomado cartas en el asunto para que esto se corrija.   Y si aún no me expliqué bien con el concepto, lo replanteo. Nadie mejor que Aguirre para saber qué es lo que le hace falta o quiere en la portería. Nadie mejor que él para saber si Memo anda bajo o en su nivel si debe de haber visto todos y cada uno de sus partidos para poder considerarlo. Nadie conocerá mejor la situación anímica del arquero si Aguirre se ha sentado, y lo seguirá haciendo, a conversar con cada uno de sus jugadores para conocerlos más a fondo y detectar todo eso a lo que los demás no tenemos acceso. Y sobre todo, sólo Aguirre sabe cuáles son las razones por las que no le gustan ni Oswaldo ni Pável en su equipo (a quien en lo personal yo si llamaría de tener esa responsabilidad por lo que conozco de ellos) y les firmo que no saldrá a la luz pública el porqué aunque a lo mejor sean razones de peso. Sólo les pido que piensen esto. Ningún entrenador pondrá por encima de sus intereses deportivos sus intereses personales porque es incongruente y porque es cavar su propia tumba. Y así como La Volpe no llamó a Blanco porque no lo consideraba necesario y en el Mundial muy pocos extrañaron al buen jorobado, así pasará en Sudáfrica. Si Ochoa tiene un gran Mundial, ni quien se acuerde del gol de anoche contra los coreanos en un amistoso y ni quien acepte que se equivocaron al cuestionar su titularidad en el Tri. Y si Ochoa en verdad tiene un bajón, el futbol mismo lo exhibirá y no será siquiera el titular. Ya lo verán.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas