El Necaxa IV. La desaparición del equipo

El Necaxa seguía cosechando triunfos, tanto nacionales como internacionales y la cantidad de jugadores nuevos que sacaba cada año era impresionante.

El Necaxa seguía cosechando triunfos, tanto nacionales como internacionales y la cantidad de jugadores nuevos que sacaba cada año era impresionante. Por ejemplo, en 1938 se jugó el torneo de Jóvenes Valores, en donde se podían debutar un mínimo de cuatro elementos. El Necaxa, presentó un equipo totalmente de nuevos valores, sin que interviniera ninguno de los del primer equipo. Ganó en forma apabullante y sorprendió a los demás equipos.

En referencia, el diario La Afición comentaba: "...No hay equipo en México que tenga la organización, en cuanto a fuerzas inferiores se refiere, que tiene el tim (sic) de la Cía de Luz. El Necaxa les ha enseñado que ello es factible... La esencia de la cátedra dictada pore el Necaxa en el último torneo de nuevos valores, a nuestro juicio radica ahí. Once muchachos reservistas batiendo a un Asturias con siete titulares, nos parece una demostración bien clara de que el futuro del Necaxa está perfectamente asegurado. Porque todos y cada uno de los equiperos titulares del tim eléctrico, tienen ya su sucesor y no habrá necesidad de volver los ojos a Costa Rica, España o Australia en busca de elementos que les vengan a sustituir".

Sin dudarlo, el Necaxa era el cuadro favorito de la afición, En provincia, cuando realizaba giras se le esperaba con gusto y en la capital, era asediado por los chiquillos que asistían a verlo entrenar en el Campo Necaxa. La Cervecería Moctezuma organizó un concurso en donde la gente tenía que escoger a los mejores elementos de cada posición y se llevaban atractivos premios, en nueve de las once posiciones, dominaban jugadores del Necaxa, lo que es muestra innegable del cariño de la gente.

Sin embargo, en 1943 el equipo, gloria del futbol mexicano anunciaba su retiro del futbol. La Liga Mayor había decidido profesionalizarse y el Necaxa no. Su Presidente, el Ingeniero César Pedrazzi indicaba que el Necaxa es y morirá amateur.

La verdad era otra, no era el profesionalismo, sino el dinero. Años antes, W. H. Fraser, Gerente de la Compañía de Luz y Fuerza y dueño del equipo, fue asesinado. Desde entonces, sus herederos buscaron obtener ganancias por la venta de terrenos, pero el gran negocio sería vender el parque del Necaxa para construir un gran edificio. Las leyes impedían que un campo utilizado para el deporte, fuera vendido para otro fin. Con la desaparición del Necaxa, el campo podía ser fraccionado como se deseara, ya que los fines habían cambiado y la actividad no era ya la deportiva.

Con la conclusión del campeonato 42-43, el Necaxa brindó su último partido el 18 de abril de 1943 en contra del España ganando por marcador de 4-3. Un día antes,  el 17 de abril, el club Necaxa a través de su Presidente el Ingeniero César Pedrazzi anunció que se retiraban del futbol. Esto cayó como bomba en los círculos futboleros, los aficionados no lo creían. No se podía concebir que una institución con tanta tradición como lo era el Necaxa, quedaba fuera por la voluntad de alguno de sus directivos. Pero el Necaxa se fue.

Los aficionados que abarrotaron el campo de juego, lloraban inconsolables, lo mismo que los jugadores. Ese mismo día en algunos diarios capitalinos aparecieron estos versos realizados por un aficionado necaxista:

ADIÓS AL NECAXA Y hoy por vez postrera Con cruces rojiblancas Brillará por la mañana, Como antes otras tantas. Cuando ruede el balón Sobre el césped del campo Y recuerdes Necaxa Que te quisimos tanto. Rodarán por mis mejillas dos adioses de plata, dos recuerdos que dicen; ¡A la bio, a la bao, Sikitibum, Necaxa! Y eran los once hermanos... Once reyes de la cancha. "

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas