Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 
calderon

Apuntes del Club España, 100 años

Sábado 1 de Diciembre del 2012



En este año que está a punto de terminar, el Club España, aquel viejo y glorioso equipo que marcó toda una época en el futbol mexicano cuando éste aún no era profesional, cumplió los 100 años de vida. 
 
Equipo fundado por 5 jovencitos españoles, que jugaban en el equipo México de San Pedro de los Pinos y que decidieron crear un conjunto que fuera parte primordial de la importante colonia española y que con tan sólo 20 pesos de capital lograrían el 20 de marzo de 1912 –sin saberlo en ese momento-  una de las mejores oncenas surgidas en este país. 
 
Francisco Arias, Ramón Lanza, Francisco Gómez Alonso, Pedro Bargay y Rafael Hernández, todos ellos empleados de casas comerciales hispanas establecidas en la capital de la República Mexicana, redactaron inclusive un acta constitutiva, que afortunadamente se conserva en la sala de trofeos del Club España. 
 
Con el poco capital que lograron juntar, comprarían un balón de cuero, los palos para las porterías y guardaron una parte, para capitalizar al nuevo equipo. 
 
Instalados en un terreno de Santa María la Ribera, entre Fresno y La Rosa, entrarían a la Liga ese mismo año y es tal la aceptación, que casi de inmediato se mudan a lo que hoy en día conocemos como el Parque España, en la Condesa, en donde una pequeña casita de madera les servía de vestidor y algunos tablones de tribunas, para los aficionados que comenzaban a seguir al  conjunto. 
 
Este equipo, creado mediante el sistema de socios, tal y como se da en España, pasa de 20 en 1913 a 83 en 1914 y logran meter en el partido por el campeonato ante el decano Pachuca, a 5,000 aficionados en el campo del Reforma, algo que no había ocurrido en México. Así, conquistaban el bicampeonato. 
 
La colonia hispana acepta de tal manera al equipo, que a comienzos de 1915 ya cuenta con 1,500 socios, todos ellos españoles o hijos de hispanos ya nacidos en nuestro país.
 
Uno de los grandes logros del club, según cuentan las crónicas de aquel entonces, fue que muchos jóvenes españoles acostumbraban dedicar el fin de semana a la vagancia o a visitar prostíbulos, cantinas y tabernas, y a raíz de los primeros campeonatos del España, esto cambió radicalmente, concentrándose ya en el fútbol.
 
Esto tiene sobre todo una razón de ser que deberían de seguir hoy en día los equipos de fútbol. El España tenía en cada barrio un equipo. Estos conjuntos, se enfrentaban entre sí con otros “España” de los barrios vecinos, por lo que cada fin de semana había decenas de encuentros en la ciudad de México y en diversas partes de la República. Esto fomentaba, además de una sana convivencia, que cada día se sumaba un mayor número de aficionados y socios, que aportaban cada uno 1 peso al mes para el sostenimiento del Club, y de igual forma, surgían potenciales jugadores para el primer equipo. 
 
Para 1919, gracias a los logros tanto deportivos como sociales, el España recibió de parte del Rey de España Alfonso XIII el título de “Real”, por lo que a partir de ese año, comenzó a llamarse el Real Club España, tal y como ocurría en la madre patria con el Real Madrid. 
 
El Club se mudó una vez más de escenario, en un hermoso campo sobre Paseo de la Reforma, en donde por fin tuvo una tribuna de madera que podía albergar a miles de aficionados. En este terreno permaneció hasta que en 1926, año en el que se mudaron al que sería su último estadio, con capacidad inicial para más de 8,000 aficionados y que para 1933 triplicaría la misma. Este estadio, llamado Parque España, se encontraba en la calzada de la Verónica y la calle de la Teja, en lo que hoy en día es Melchor Ocampo  y Marina Nacional.
 
Tiempo habrá de contar cada una de las maravillosas anécdotas que componen la vida del club, con sus múltiples títulos y logros a nivel nacional y en donde prácticamente jugó la Selección española de los años treinta. 
 
El equipo desapareció de la Primera División en 1950, sin embargo, nació la Liga Española que hasta nuestros días existe y es sin duda una de las mejores a nivel amateur. 
 
Como curiosidad, quiero mencionar que uno de los grandes jugadores de este equipo fue “El Niño Artillero” José Luis Lamadrid, seleccionado en el Mundial de 1954, que tuvo a bien anotar un gol en esa Copa del Mundo ante Francia y al cual le tocó iniciar su carrera justamente en el último año que el España jugó en la Liga Mexicana, en la temporada 1949-1950.
 
José Luis, en la presentación de uno de mis libros, contó que su primer acercamiento con el España fue a la edad de 6 años, cuando su papá lo llevó al casino del Club y ahí conoció a un señor de gran porte, fuerte, dicharachero, al que le cayó muy bien y se puso a platicar con el chiquillo. Este personaje era Luis de la Fuente y Hoyos, el famoso “Pirata”. El jugador, le dijo a su padre que lo esperaban en el partido del domingo, ya que lo invitaba a que fuera la mascota del equipo.
 
José Luis salió emocionado y su padre lo llevó a la calle de Venustiano Carranza, para comprarle su uniforme del Club España, que consistía en una camisa blanca, con el escudo del equipo, un short negro y calcetas oscuras. 
 
El uniforme lo adquirió en la tienda que Domingo Martí Riera había abierto justamente ese año de 1936 y cuya visión lo llevó a vender estos uniformes que en aquellos años nadie más los tenía.  

Lamadrid, con su elegante uniforme, fue mascota en el partido que enfrentaban España y América, y aparece en la fotografía justo debajo de su padrino Luis “El Pirata” Fuente.
 
Quién le iba a decir que su destino sería jugar años después en el España, en la última temporada de tan grande equipo, debutando ante el Veracruz que tenía justamente como estrella al ya veterano “Pirata” y que un año después, José Luis llegaría al América, en donde vivió algunos de sus momentos más sublimes como futbolista.
 
Creo que el destino es así, en esta vida no hay casualidades, hay –eso sí- múltiples caminos, pero tarde que temprano terminas por reencontrarte de alguna manera con tu pasado y siempre con la esperanza de un mejor futuro.
 
¡Celebremos, pues, los cien años del Club España!

Síganme en Twitter @CarlosCalderonC 


Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios