Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 
calderon

Un futbolista mexicano en Cádiz

Sábado 4 de Mayo del 2013

  • Miguel Ramos Arizpe fue homenajeado. (Foto: Carlos Calderón)
  • Miguel Ramos Arizpe fue homenajeado. (Foto: Carlos Calderón)
  • Miguel Ramos Arizpe fue homenajeado. (Foto: Carlos Calderón)
 

Hace poco menos de un año, en Cádiz, España, se erigió el busto de uno de los mexicanos más importantes del siglo XIX, político y sacerdote, llamado el Padre del Federalismo: Miguel Ramos Arizpe.

A la ceremonia, acudieron, además del embajador en España, varios mexicanos avecindados en esas tierras, entre ellas, la familia Zorrero.

¿Qué tiene que ver esto con Futbol? Se preguntarán. ¡Pues, mucho!

Resulta que en Puerto Real, en la provincia de Cádiz, hizo su aparición un equipo de futbol llamado Deportivo F.C. a principios de los años veinte del siglo pasado. Este club sustituyó a otros de la región, como el Victoria, Estrella, Germania y, sobre todo, al  Hispania y al España.

Este conjunto, formado como otros tantos por españoles, tenía una singularidad que lo hacía diferente, ya que en sus filas jugaba también un mexicano. ¡Así es! ¡Un mexicano!

Extraídas las crónicas del periódico local “Noticiero Gaditano”, de 1922 ya desaparecido, y del diario portorrealeño “Acción Popular”, podemos tener conocimiento del jugador nacido en nuestro país de nombre Aurelio Zorrero.

Fue ese año en el que comenzó la historia del equipo, siendo Zorrero uno de los iniciadores, portero del equipo, y uno  de los jugadores más queridos.

El primer encuentro se jugó el 4 de mayo de 1922, en el campo de “Las Aletas” el resultado final fue de 3-0 a favor del Deportivo, con una gran actuación “del mejicano”. La primera alineación histórica del Deportivo de Puerto Real fue: Aurelio Zorrero (portero), Belén, Bracho, Manuel Hidalgo, Pepe Alegre, Emilio Alegre (capitán), Alfredo, Murillo, Carrasco, Guerrero y Romero Bernal.

Ese año el equipo gana su primera copa, misma que, según la crónica, “fue entregada al Capitán del equipo, Emilio Alegre; ambos equipos apuraron el vino que el Sr.Arévalo, todo gozoso, vertió en la mencionada copa para celebrar el primer trofeo conseguido por su equipo”.

Cabe mencionar que por unanimidad se consideró a Zorrero como el mejor jugador y en su honor, surge un conjunto al que le llaman Mejicano F.C. que competiría en torneos locales.

En una crónica de “Acción Popular”, en 1926, se habla muy bien de Aurelio Zorrero, se menciona que es “Mejicano de nacimiento y portorrealeño de adopción, desde pequeño se afincó en Puerto Real con su familia y participó en los orígenes del fútbol local...”

Durante la temporada 1927-1928, una de las últimas del Deportivo F.C. de Puerto Real, se le rindió un homenaje a Aurelio.

La familia, era mexicana, Aurelio era un niño cuando llegaron a España, pero la muerte repentina del padre de nombre Ricardo Zorrero, los hizo quedarse en Cadiz, en donde fincaron su vida. En 1917 comenzó a patear balones en los juveniles del equipo España de Puerto Real y de ahí, pocos años más tarde, pasó a formar parte del naciente Deportivo F.C. Era, según cuenta el periodista e historiador Manuel Alegre “un jugador polivalente ya que actuaba tanto de medio centro como de portero y en ambas posiciones las crónicas deportivas de la época lo nombraban como uno de los más destacados”.

Alegre comenta “Este mexicano de nacimiento y portorrealeño de adopción continuó con nosotros hasta sus últimos días. No tuvo descendencia…” Gracias a su familia, obtuve algunas de las fotografías de este mexicano, que causó sensación en Cádiz, en donde descansan sus restos, muy cerca de donde una estatuta del Padre del Liberalismo, Miguel Ramos Arizpe, mira hacia la tumba del procer del fútbol español, un “mejicano” desconocido en su propio país, llamado Aurelio Zorrero.

Los invito a que me escriban en Twitter @CarlosCalderonC

Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios