El machismo contra el fútbol femenil

Los mensajes machistas en nada eclipsan el trabajo y la ilusión del Tri femenil que buscará una participación destacada en el Mundial de Canadá 2015.

“A ver si ya hacen algo digno esas lesbianas”, fue el primer mensaje que recibí en Twitter cuando escribí sobre la Selección Femenil Mexicana que participará en el Mundial de Canadá 2015.

Al mensaje le siguieron comentarios como “Ahora sólo falta que les enseñen a jugar porque son malitas”, “Para qué las ilusionan, mejor que se regresen a la cocina, es donde pertenecen”.

Los mensajes en nada eclipsan el trabajo y la ilusión del cuadro femenil que buscará una participación destacada en su tercer Mundial; sin embargo, sí demuestran el pobre criterio de un sector de aficionados machistas que se niegan a compartir lo que asumen como suyo: el fútbol.

Afortunadamente la equidad de géneros se aferra cada día más a las canchas. El año pasado IBOPE (Instituto que se encarga de investigación de mercados) reveló que el 50.7 por ciento de las personas que habían visto el partido entre México y Brasil en el Mundial habían sido mujeres, y la Federación Mexicana de Fútbol confirmó que 41 por ciento de las personas que siguen por televisión al Tri son del género femenino.

La penetración de las mujeres dentro del fútbol es constante, la Liga mexicana busca patrocinadores para hacer un torneo profesional, la Selección confecciona ropa especializada para ellas y la Federación crea Centros de Formación para incentivar la participación de niñas en el balompié.

Sin embargo, la batalla no es exclusiva de los organismos que rigen el fútbol en México, la responsabilidad le pertenece a los medios de comunicación, los miembros del balompié y la afición en general.

El cambio debe ser inclusivo. Como sociedad no podemos permitir el sesgo en el fútbol, es nuestra obligación rechazar y denunciar los comentarios que lo propician. Eliminar el cliché de que las mujeres que practican el fútbol son lesbianas y verlo como una disciplina deportiva más.

Afortunadamente hay hombres y mujeres convencidos de que el fútbol femenil debe ser impulsado; afortunadamente hay más mujeres practicándolo, informándolo, dirigiéndolo y preparándose para que los pasos dados sean fuertes y seguros.

Con beneplácito informo desde estas líneas que Medio Tiempo será un lugar donde las mujeres del fútbol tengan un espacio; estamos convencidos que el trabajo merece ser reconocido. Hablaremos de sus logros y sus fracasos, comunicaremos con la misma pasión, objetividad y seriedad cada paso, tal y como lo hacemos con el Tri varonil.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas