Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 
Jorge Witker.

Si no respetan la ley....

Martes 15 de Enero del 2013



Al margen de lo futbolístico, que entregó algunos partidos muy agradables en la Fecha 1 y un nivel discreto en la Fecha 2, hay algo que no es un tema menor y merece ser corregido de forma inmediata, si en efecto se pretende que el concepto LIGA MX genere un mínimo de credibilidad.

El asunto de los extranjeros recientemente incorporados al futbol mexicano ha dejado ver una vez más la falta de rigor con el que se maneja esta actividad profesional en México. Una variación en la legislación en cuanto al visado generó una serie de desatinos que han adulterado el arranque del campeonato.

Extranjeros que entraron al país sin permiso para laborar tuvieron actividad en la Jornada 1 del Clausura 2013 y a otros se les iba a permitir jugar también en la 2 mientras se resolvía el “contratiempo”, hasta que al parecer, alguna autoridad advirtió a los dirigentes de la Liga MX que autorizar que estos jugadores participaran sin tener los papeles en orden los exponía a multas y sanciones importantes.

Antes, un jugador podía ingresar al país con visa de turista y ya estando en él realizar el cambio de status  correspondiente; ahora, el futbolista debe tramitar obligatoriamente “una residencia temporal por oferta de empleo” antes de llegar al país. Ese pequeño cambio entró en vigor desde el 9 de noviembre y eso les pasó de noche a varios.

Más allá de que el tema deja ver en algunos clubes poco orden y control al respecto, y que la Liga MX se defienda de las acusaciones asegurando que dio aviso oportuno a sus afiliados, lo más penoso es que Decio de María o gente de su organismo se haya atrevido –según reconocen directivos del Querétaro-  a otorgar “permisos” a los equipos contratantes para “pasarse” la ley por el arco del triunfo, al admitir que “migrantes irregulares” trabajaran sin los requerimientos que la ley exige.  Esos peculiares “avales” impiden que a quienes violaron las leyes de migración del país se les aplique el reglamento de competencia por alineación indebida, pero no evitan el juicio que merece un equipo y una Liga que parece tan poco preocupada por respetar leyes supremas y ser riguroso con el marco legal que le corresponde.

Esa “permisividad” también genera un grado de injusticia, pues los clubes que cumplieron con las leyes migratorias no tuvieron ventaja respecto a quienes por ignorancia, descuido o desidia, no tomaron las medidas correctas y oportunas.  

Si a eso se agregan silencios y lagunas que siguen vigentes en el propio reglamento  de la Liga MX y la falta de transparencia con la que se están manejando las cosas en ese rubro, queda claro que la imagen que se sigue dando del futbol mexicano en  su estructura se parece mucho a la de siempre.

Urgiría tener un vocero legal de la Liga MX, alguien –evidentemente no debería ser el “mil usos” Decio- una cabeza visible que con voz clara y contundente explique tanto a los agremiados como a los medios y aficionados, algunas decisiones que resultan muy confusas y cuestionables, como los seis extranjeros alineados por Jaguares en el pasado concurso, o algunas operaciones de futbolistas que se dieron fuera de forma y que se quedan ahí en el aire con la sensación de que el futbol mexicano el reglamento –y las leyes- sólo pesan cuando conviene y sigue habiendo cosas que se arreglan por debajo de la mesa, a la antigüita. 

Nota: Las columnas que se presentan en la seccin Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad nica de sus autores y no reflejan necesariamente la opinin periodstica de Medio Tiempo.

Comentarios