La fe del Puma

Sonó la chicharra, y cuando mejor nos lo estábamos pasando, terminó el recreo. Es oficial, la temporada de futbol, concluyó ayer en todo el mundo. Se acabaron las ligas, se coronaron los campeones.

Sonó la chicharra, y cuando mejor nos lo estábamos pasando, terminó el recreo. Es oficial, la temporada de futbol, concluyó ayer en todo el mundo. Se acabaron las ligas, se coronaron los campeones, el Barcelona, el Inter, el Manchester United, el Wolfsburg; descendieron los malaventurados, el Betis, el Newcastle, el Torino; comenzaron a planear los ambiciosos como el Real Madrid de Florentino, el Milán de Berlusconi y el Bayern Munich de los caciques del futbol alemán; se despidieron los veteranos como Figo y Maldini, pero sobretodo, el mundo se reordenó, (¡perdió Nadal en Roland Garros!) las cosas se reacomodaron (regresó el Querétaro), el universo hoy luce distinto. Es el Día 1 del nuevo reinado Puma, un club que anoche hizo algo más importante que coronarse… confirmó sus valores fundacionales: Cantera, esfuerzo, disciplina, humildad, trabajo en equipo, respeto por la identidad. Porque en este Pumas nadie está por encima del conjunto, ni siquiera el entrenador; nadie busca protagonismos exagerados, ni los jóvenes ni los veteranos, tampoco los canteranos ni los extranjeros; cada uno tiene lo que le corresponde, y esa es la gloria de vestir una camiseta sagrada para el futbol mexicano. Además del esfuerzo extraordinario y la fortaleza mental que exhibió Pumas en esta Liguilla al lograr remontadas fabulosas y goles de último minuto, el equipo azul y oro ganó la Final con ocho futbolistas de su Cantera. Ésta es la mejor noticia posible para un club que esta temporada no invirtió un solo peso en fichajes y que en las últimas dos décadas perdió el estatus de tener la mejor academia del futbol mexicano. Pero ésto sólo se logra con un liderazgo firme y comprometido. Hoy Pumas tiene en Ricardo Ferretti a un líder moral que ha resembrado los valores del club entre los jóvenes y los extranjeros que llegan al equipo. Ferretti no sólo dirige, analiza y plantea, sino que es además un maestro en toda la regla, un hombre con vocación docente que deja huella en los jugadores que tiene a su cargo. Ferretti ha sido capaz de retomar la tradición de los grandes formadores que siempre tuvo el Club Universidad. Ojalá se quede mucho tiempo y sea capaz de preparar a su sucesor, tal y como lo hicieron Bora Milutinovic, Mario Velarde, y Miguel Mejía Barón.    Estos tres campeonatos en cinco años, estas cuatro Finales en una década, marcan una nueva época dorada para la Universidad, igual que como sucedió en los años 80's. La Directiva de Pumas debe utilizar estos patrones de éxito como la guía que el Club Universidad necesitaba para recuperar el camino y posicionarse de nuevo como proveedor de talento para la Selección Nacional. Tal y como lo dijo anoche el Rector de la UNAM, el Dr. José Narro, el triunfo de Pumas es un mensaje en sí mismo; se trata de la recuperación de valores esenciales en estos tiempos llenos de confusión y turbulencia. Si eres joven y le vas a Pumas, mira bien lo que han hecho estos chicos, pero sobretodo, cómo lo han hecho. Esfuerzo, trabajo, disciplina, humildad, mesura, valentía, fortaleza mental y fe, porque incluso cuando todo parecía perdido, Pumas tuvo siempre mucha fe. Ahí quedan para la historia, el relevo de Palencia para eliminar a Tecos en Cuartos de Final, el gol de Verón para vencer al Puebla en Semifinales, y la última carrera de Pablo Barrera para dejar tendido en la cancha al Pachuca; todos ellos, esfuerzos alimentados de esa sustancia intangible con la que se tejen los sueños, la fe, en este maravilloso caso, la fe del Puma.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas