Extrañaremos a 'Becks'

Beckham anhelaba convertirse en el primer futbolista inglés en participar en cuatro Copas del Mundo, pero su deseo se desgarró este fin de semana al mismo tiempo en que se rompía el tendón de Aquiles.

David Beckham anhelaba convertirse en el primer futbolista inglés en participar en cuatro Copas del Mundo, pero su deseo se desgarró este fin de semana al mismo tiempo en que se rompía el tendón de Aquiles. Hay quien cuestiona ¿qué tanto podía aportar un veterano de casi 35 años como "Becks" a la Inglaterra de Fabio Capello? ¿Cuánto le hará falta un tipo con 115 partidos internacionales? ¿Qué peso podía ejercer un líder como David en estos tiempos en que el vestidor de un equipo que vive presa de la agitación? Más allá de estas interrogantes, creo que a Beckham lo extrañaremos más los aficionados porque, en el fondo, a muchos como yo, nos encanta la historia arquetípica del "veterano" que se resiste ante el tiempo, el relato del "viejo" entrañable que aún le exprime gotas de gloria a este fabuloso juego. Historias como éstas ocurren, inexorablemente, cada cuatro años. Siempre hay un veterano que, con la astucia del zorro maduro, le roba el lugar a algún novato y se cuela en la última lista de una Selección. Por eso, la Copa del Mundo guarda en su memoria una colección de héroes encanecidos. Recordamos a un cuarentón como Dino Zoff en la portería de la Italia que conquistó la Copa del Mundo en 1982. Inolvidable resulta el "Abuelo" Roger Milla marcando goles a los 38 años con Camerún en Italia 1990 y a los 42 en Estados Unidos 1994. Y esta figura se agiganta cuando evocamos al alemán Lothar Matthäus, quien con 37 años y cinco Mundiales a cuestas, todavía se tiró el lujo de eliminar a la Selección Mexicana de Francia 1998. Algo así esperaba yo de Beckham en Sudáfrica 2010. No tenía la expectativa de que fuese el protagonista del Mundial, pero quería verle despedirse de la Selección de Inglaterra en un gran escenario; aplaudirle algún gol de tiro libre con esa pierna derecha prodigiosa con la que nació, y a decir verdad, quién sabe qué más podría suceder con él, porque el futbol guarda siempre para sus hijos predilectos algún regalo tardío en recompensa a su inconformismo. Imagino el dolor que sufre Beckham en estos momentos, porque aunque muchos crean que a David sólo le interesa el dinero, me consta que el tipo, hasta la fecha, disfruta jugando al futbol como lo hacía de niño. Sudáfrica 2010 ha perdido a un veterano que hubiera animado la fiesta de gran manera, tal y como en otras "arenas" lo han hecho "viejos" como Bret Favre, Lance Armstrong, o Michael Schumacher. Sin embargo, los que disfrutamos la historia arquetípica del veterano que le planta la cara al tiempo, todavía podremos ver en la Copa del Mundo 2010 a il Capitano, Fabio Cannavaro, defender a la Selección de Italia con 36 años; al argentino Juan Sebastián Verón con 35 años; y si todo sale bien, aplaudiremos a nuestro Cuauhtémoc Blanco, cuando nos regale alguna argucia a los 37 de edad, porque los héroes no valen por los años que tienen sino por el tiempo que perduran sus gestas. Los invito a seguirme en Twitter.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas