Chelsea... ¡Cuidado con la cáscara de plátano!

La Premier League de Inglaterra es la liga de futbol con mayor penetración en el mundo. Supera el alcance mediático de la Liga de España y como lo hicieron algunos reyes de la antigüedad...

La Premier League de Inglaterra es la liga de futbol con mayor penetración en el mundo. Supera el alcance mediático de la Liga de España y como lo hicieron algunos reyes de la antigüedad, podría presumir aquella frase de que en su imperio "nunca se oculta el sol". Desde Estados Unidos hasta Australia, pasando por el fanatismo entorno a los clubes ingleses que existe en Asia y África (sobre todo en los países que alguna vez fueron colonias británicas), la Premier League es consumida con fervor cada fin de semana sin importar que se juegue a miles de kilómetros de distancia. Incluso, el problema de las nuevas ligas profesionales que se han formado en países asiáticos, el "nuevo mundo" para el futbol, radica en que la popularidad de sus clubes es mucho menor a la tradición que ostentan los equipos de la isla, por lo que a estas organizaciones jóvenes les ha costado mucho trabajo cautivar los corazones de los aficionados locales, quienes desde hace décadas adoran al Liverpool, al Manchester United, al Arsenal o al Tottenham. Por ello, este domingo Inglaterra se paralizará para ver el desenlace de la Premier League y en muchos pubs alrededor del planeta se vivirá el mismo frenesí que en la isla. En Londres, el Chelsea FC del italiano Carlo Ancelotti, un equipo que se pasó 50 años sin ser Campeón de Liga, hasta que José Mourinho los regresó a la cima en la Temporada 2004-05, recibe al temperamental Wigan del español Roberto Martínez donde juegan el colombiano Hugo Rodallega y el hondureño Maynor Figueroa. Los "Latics", como se le conoce a este equipo del noroeste inglés, está más allá del bien y del mal; jugará sin presiones de descenso la última jornada y con la motivación de hacerle la vida imposible a los "Blues". Sin embargo, Stamford Bridge será una caldera hirviente que multiplicará el revolucionado juego del Chelsea, que ganó 16 partidos de 18 en casa esta campaña. En paralelo, Manchester será la ciudad más angustiada del mundo el próximo domingo, al menos durante las horas que dure la conclusión de la liga. Con un punto de desventaja en la tabla, Manchester United recibirá en Old Trafford al humilde Stoke City, el club en el que hace más de medio siglo brilló Stanley Mathews, el "Cristiano Ronaldo" de la década de los 50's. Si el United obtiene el triunfo, necesitará que el Chelsea empate ante el Wigan para que se produzca la combinación gloriosa. De ocurrir esto, Man.U dejaría atrás al Liverpool y se convertiría en el equipo que más Ligas ha ganado en Inglaterra con 19. Sin embargo, esto último luce poco probable. Ante condiciones tan favorables, perder el campeonato en casa para el Chelsea sería el equivalente a resbalarse con una cáscara de plátano antes de ejecutar el pénalti de la victoria. Sin embargo, la afición de los "Blues" ya ha sufrido estos terribles episodios y si no pregúntenle a John Terry, Capitán del equipo londinense, quien resbaló hace dos años en Moscú, antes de tirar el penal decisivo en la Final de la Champions League, justamente ante el Manchester United. Si aquello hubiese sido parte del guión de una película, jamás lo hubiéramos creído. Véremos qué final nos depara la Premier League este domingo. Si quieres conocer más sobre la Premier League visita: La isla del futbol

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas