La rivalidad más añeja del mundo

Desde hace siete siglos, las Universidades de Oxford y Cambridge han competido por desarrollar a las mentes más brillantes del Reino Unido.

Música sugerida para leer esta columna Desde hace siete siglos, las Universidades de Oxford y Cambridge han competido por desarrollar a las mentes más brillantes del Reino Unido. Por las aulas de Oxford pasaron escritores de época como Oscar Wilde, T.S. Eliot, Lewis Carroll, economistas como Adam Smith, científicos como Stephen Hawking, Albert Einstein, etc. En Cambridge forjaron sus teorías, revolucionarios como Isaac Newton y Charles Darwin, o literatos como Vladimir Nabokov o Virginia Woolf. Durante más 750 años, estas dos Universidades, separadas entre sí por 140 kilómetros, en el corazón de la Gran Bretaña, han llevado su rancia rivalidad más allá de las aulas y desde 1829 son capaces de sacar a las calles a los habitantes de Londres para presenciar la carrera de botes de remo más famosa del Mundo: "The Xchanging boat race", a lo largo de 6.7 kilómetros sobre el río Támesis. Vive "The Exchanging boat race" El remo parece un deporte perfecto para dos escuelas que representan los valores más tradicionales y el mayor refinamiento intelectual de la sociedad británica. Sin embargo, una vez al año, Oxford, ataviado de azul oscuro, y Cambridge, uniformado de azul cielo, hacen las ideas a un lado y dirimen sus diferencias de una manera tan primitiva como arquetípica: con los puños sobre un cuadrilátero. A esos estudiantes que tienen el honor de defender la tradición y revivir la tremenda rivalidad que existe entre estas dos instituciones, los conocen como "The blues" e igual que en las aulas, son sometidos a una exigente selección competitiva para tener el honor de disputar tres rounds, seis minutos, que jamás olvidarán. Stevan Riley dedicó medio año a seguir todos los días, con su cámara, al equipo de boxeo amateur de la Universidad de Oxford, desde los primeros entrenamientos, hasta la gran noche, en que con arena llena, defendieron la historia de su universidad. Así conocimos a Kavanagh, un escuálido estudiante de filosofía para el que su propia nariz representaba una amenaza; Fred, un peso gallo natural candidato a graduarse en Bioquímica y poseedor de una velocidad endemoniada; a Boiler, un orgulloso peso completo que anhelaba terminar con honores la carrera de matemáticas; Justin, un determinado estudiante de posgrado de la escuela de astrofísica quien provenía de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y soñaba con ser astronauta; y Charlie, estudiante de Bellas Artes, y con una prometedora carrera como cantante de ópera. Más allá de la victoria o la derrota, "Blue Blood" retrata la lucha del hombre contra el miedo, la fascinación del ser humano por el riesgo, la necesidad por conocer aquello que verdaderamente podemos llegar a ser. Se trata de una exploración del deporte como forjador del espíritu y como vía de acceso a un estadio superior para la mente y el cuerpo. Porque como escribiera Oscar Wilde: "La educación es una labor admirable, pero es trascendente recordar que el verdadero conocimiento, la  sabiduría, jamás podrá ser enseñado por alguien más". Por eso, "Blue Blood" es un documental extraordinario e imperdible para los amantes del boxeo. Una película que estremece y que dejará una huella en el corazón de los que se atrevan a entrar en la historia de una rivalidad tan añeja como auténtica, tan elevada como terrenal, tan mística como visceral. Trailer de "Blue Blood" Adquirir "Blue Blood" Si quieres vivir otras descarnadas historias sobre el boxeo, no dejes de leer: Libro Faitelson  Mi Twitter: @Antonio_Rosique

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas