Cuatro décadas de futbol

En 1929 apareció un defensa de 16  años en las filas del primer equipo del Asturias. Como futbolista nació parsimonioso, formal, ausente de nervios y con juego preciso, de catedrático.

En 1929 apareció un defensa de 16  años en las filas del primer equipo del Asturias. Como futbolista nació parsimonioso, formal, ausente de nervios y con juego preciso, de catedrático.

Desde un principio, Laviada llamó la atención por sus buenas maneras, su innata elegancia, su ritmo y su variedad de recursos dentro de la cancha. Como el buen vino, mientras más pasaba el tiempo Laviada era mejor futbolista.

En 1934 Carlos fue convocado a la selección mexicana que asistió al pre Mundial de Italia. Jugó en algunas partes de Europa con el cuadro tricolor y se quedó en España, contratado por el Oviedo durante dos años. Sería, junto con "El Pirata" Fuente y Manolo Alonso, los primeros mexicanos contratados en el extranjero. Regresó a México en diciembre de 1936 convertido en un excelente jugador que lo llevó a ser disputado por varios equipos.

Pasó por las filas del Asturias, Atlante, España y Necaxa, equipo al que llegó en 1950 y en donde todavía mostró su clase por algunos años. De indiscutible calidad, Carlos Laviada fue  el defensa por excelencia de la selección nacional durante cerca de 20 años.

Comenzó a jugar cuando fenecían los años veinte y dejó de hacerlo bien entrada la década de los cincuenta. Es, el primer jugador mexicano en pisar las canchas en cuatro décadas distintas. Y es, además, Carlos Laviada, un baluarte del fútbol mexicano.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas