Pachuca: La Cuna del Futbol

Situado al sur de Atotonilco y al suroeste de Tulancingo, Pachuca es la ciudad más importante del estado de Hidalgo.

Situado al sur de Atotonilco y al suroeste de Tulancingo, Pachuca es la ciudad más importante del estado de Hidalgo.

Los restos de los asentamientos humanos más antiguos conocidos, datan de aproximadamente 4 mil años antes de Cristo. Es en el Siglo XII de nuestra era cuando el grupo de Azcapotzalco se adueña de los territorios que pertenecían con anterioridad a los texcocanos, y llaman a la ciudad Pachoacan, que en náhuatl significa "estrechez".

Hacia finales del Siglo XIX, en esta ciudad, nacería el equipo decano de nuestro balompié: El Pachuca.

Llegaron por barco a Veracruz algunos balones de tiento, de aquellos que cuando golpeabas con al cabeza, esta quedaba marcada a la altura de la frente. Los balones fueron pedidos por la Casa Spaulding que asentando sus reales en el centro de la ciudad de México, pretendía vender cualquier instrumento adecuado para las prácticas deportivas. Así, se podía comprar ahí palos de golf, palos de cricket, pelotas y raquetas de madera para jugar el Tenis y pelotas de beisbol, bats, guantes y manoplas. Entre las novedades llegaron del Viejo Continente hermosas bicicletas francesas y balones y botines ingleses que servían para practicar el association foot ball que tan de moda estaba por Europa y que ya había contagiado como una enfermedad virulenta por el sur de América, sobre todo en Brasil y Argentina.

Un minero de la Compañía de Real de Monte y Pachuca, de nombre William Blamey, en su visita a la Ciudad de México se sorprendió de que en ciertos colegios ingleses de Mixcoac y Tacubaya ya se pretendía jugar algunos partidos de futbol. Avido por disfrutar un encuentro del deporte que tanto le gustaba y que extrañaba desde su salida de las Islas Británicas, acudió a ver un partido que no reunió a más de ocho niños que divididos en dos equipos de cuatro pateaban sin ton ni son un balón ante los gritos desesperados de su profesor que arremangada su sotana trataba de explicarles para dónde debían patear el esférico y la manera correcta de hacerlo.

Blamey se informó acerca de la Casa Spaulding y sin pensarlo se dispuso a comprar uno de aquellos balones de cuero pesados como una piedra. Para su sorpresa al llegar a la Segunda Calle de Capuchinas número 57, en donde se encontraba "La Casa del Sport" como se hacía llamar, estos habían sido ya vendidos entre diversos colegios por lo que tuvo que hacer un pedido que tardaría algunos meses en llegar.

El minero regresó a Pachuca y entusiasmado informó a sus compañeros que el futbol había llegado a México y se propuso formar un equipo entre aquellos "hijos de la oscuridad" que pasaban casi todo el día bajo tierra. La idea gustó de sobremanera por lo que mineros y técnicos se apuntaron en la lista de Blamey. Por fin, meses después, los balones llegaron, y Blamey fue por ellos a la capital. Doce dólares hubo de invertir en dos balones y aprovechó para comprar unas botas de puntera, especiales para jugar al futbol.

Ya en Pachuca, tuvo lugar la reunión un sábado por la tarde. Elementos de las Compañías Mineras de Santa Gertrudis, La Blanca y Real del Monte formaron el primer conjunto de futbol en forma que se tenga conocimiento en el país. La lista de hombres que quedaron para la posteridad fue la siguiente: William Blamey, Charles Dawe, James Bennetts, C. William Thomas, John Dawe, Tomas Patton, John Bennetts, W. Gould, Richard Sobey, George Camphuis y W. Bray.

Ante el aplauso de los asistentes, el conjunto quedó formalmente constituido con el nombre de Pachuca Athletic Club en aquella ciudad de los vientos en el mes de Noviembre del año 1900 un sábado por la tarde. Meses después, a principios de 1901, el equipo se daba a conocer a la sociedad y se declaraba listo para dar origen a un torneo, el primero en nuestro país, promoviendo la creación de nuevos equipos y de una liga de futbol.

Hoy en día, tras poco más de 100 años de historia, el Pachuca celebra su quinto Título de Liga en la época profesional. Todos en torneos cortos, todos bajo la administración de Jesús Martínez, quien ha demostrado ser el directivo más exitoso de nuestro balompié.

Una felicitación al Pachuca que es campeonísimo, con su título de México: la liga; título de área: Campeón de CONCACAF y título continental: La Sudamericana.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas