El Veracruz, un equipo de prosapia

El equipo Veracruz, apenas con dos años dentro del máximo circuito futbolístico de nuestro país, alcanza las glorias del Campeonato de Liga adjudicándoselo el 2 de junio de 1946. Tiene el honor de...

El equipo Veracruz, apenas con dos años dentro del máximo circuito futbolístico de nuestro país, alcanza las glorias del Campeonato de Liga adjudicándoselo el 2 de junio de 1946. Tiene el honor de ser el primer equipo de provincia que logra el título dentro de la Liga Mayor (hoy Primera División) que hasta entonces había sido dominada por el Distrito Federal.

Veracruz logró esa temporada una serie de récords dentro del futbol mexicano: mantenerse invicto durante 18 fechas seguidas, las cuatro últimas de la primera vuelta y las catorce de la segunda, siendo estas de 15 triunfos por 3 empates. Anotaron 105 goles y recibieron 52 y lograron la goleada –hasta la fecha- más escandalosa, 14-0 al Monterrey.

Los dueños del equipo, queriendo darle una fisonomía al cuadro, contrataron a un entrenador profesional, algo novedoso en nuestro medio, que lograra imbuir en un equipo joven la sangre de los grandes. Su nombre, Enrique Palomini. Se armó un excelente equipo con el portero español Urquiaga, de complexión más que robusta pero con una gran elasticidad y que provenía del Barcelona; los defensas eran Velázquez y "Negro" León. En la media "Chito" García, quien años después destacaría como gran beisbolista y un excelente entrenador y actualmente como un estupendo dirigente; el peruano Lecca y "Pachuco" Durán o Buenabad y adelante a Lazcano, Valdivia, "Pelón" González, El "Pirata" Fuente considerado uno de los mejores jugadores que ha dado México y Enrico, un excelente jugador sudamericano.

El Veracruz se convirtió en un cuadro con mística y empuje, logrando además el Torneo de Copa en la Temporada 47-48 y nuevamente en la temporada 49-50 el campeonato, ya dirigidos por Luqué de Serrallonga. Su alineación había sufrido algunos cambios: "Ranchero" Torres en la puerta, Castañeda y Andrade en la defensa; "Pelón" Silva, Lecca y Buenabad en la media; Ortiz, Lupe Velázquez, Grimaldo, el "Pirata" Fuente y Julio Ayllón "Aparicio" en la delantera. Entrando de suplentes Arteaga y Quiñones y Paratore, quien sustituyó a Velázquez que murió en un accidente en plena temporada. Julio Ayllón sería Campeón goleador con 30 goles.

De la inspiración de aquellos primeros campeones, salieron estos versos de Félix Martínez que narraban el epopéyico triunfo del Veracruz.

Yo vi a aquellos Tiburonesvestidos de azul y rojola jugaban a su antojobrindando mil emociones.Claro que fueron campeones,no jugaban al cerrojoUrquiaga con Negro Leóny Velázquez defendiendoLecca y Buenabad sirviendobalones para el Pelóndel Pirata el patadónlos servicios de Lazcanocontento el veracruzano con el toquecito fino de Enricoaquel argentinoque ya se volvió paisano.

Desde aquél entonces, el cuadro del Veracruz no es Campeón. Han pasado muchos dirigentes, cientos de jugadores, el equipo ha desaparecido inclusive en un par de ocasiones, pero su afición, tanto la de aquellos años como los ed ahora, sigue fiel, esperando, tan solo esperando que los tiburones reverdezca laureles…

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas