¿Y qué hace tu club por ti?

La semana pasada expuse mis impresiones respecto a lo que a mi entender es un camino cuestionable para generar más aficionados y construir marca dentro del futbol, esto es, las campañas de...

La semana pasada expuse mis impresiones respecto a lo que a mi entender es un camino cuestionable para generar más aficionados y construir marca dentro del futbol, esto es, las campañas de publicidad dirigidas a promocionar los colores de un club. Y dentro de los diferentes comentarios que recibí, alguno a favor y otros en contra, hubo uno que me llamó la atención el cual compartía mi visión respecto a lo que ha hecho tu club por ti después de tantos años.

Aquí es precisamente donde el futbol debería de copiar las prácticas de otras industrias en relación a esfuerzos de mercadotecnia que se hacen por tratar de ganar tu corazón y es que aunque parezca irrisorio, te pregunto, ¿tu equipo sabe que existes? ¿No te gustaría que al menos supieran quién eres, o que se enteraran de tus motivos para asistir o no a la cancha? Me parece que esos esfuerzos serían más valorados por ti a únicamente ayudarte a esbozar una sonrisa cuando ves su spot en TV.

Y les pongo un par de ejemplos que ilustran mejor lo que para mí significa mercadotecnia y no una simple iniciativa publicitaria (que cuando se hace en países futboleros como España, Argentina o Inglaterra se ha hecho ya sea para acentuar una rivalidad o para exacerbar una causa tangible).

Si bien yo no fumo, tengo amigos que sí lo hacen y se han vuelto aún más fieles a su marca debido a políticas muy concretas que hacen aumentar, por increíble que parezca, la conexión emocional entre la cajetilla y sus corazones de una manera muy sencilla: Cada cumpleaños a mis compadres viciosos les llega invariablemente un detalle o regalo acorde a su estilo de vida  que los mantiene atrapados con los valores y el espíritu que esa cigarrera maneja. Todo esto hecho de manera sutil e inteligente que incluye un sistema sumamente oportuno para captar la información de cada uno de sus consumidores. Lo hacen tan bien, que hasta ganas te dan de fumar con tal de ser tomados en cuenta de esta manera.

¿Queremos otro de futbol? Ahí les va éste. La única ocasión que se me ocurrió ir a Ewood Park, casa del Blackburn Rovers en Inglaterra no pensé que fuera a experimentar la necesidad de regresar, ya que si bien es un pueblo de tan solo 110, 000 habitantes, la experiencia de asistir a la cancha fue muy gratificante derivado de lo bravos que son sus fans así como de la intensidad con la que viven ahí el futbol.

Así pues, me animé a volver un buen día y cuando compré mi entrada en la taquilla, con tan solo mostrar mi tarjeta de crédito la encargada me dio una cátedra de quién era yo, cuando había ido por primera vez, en donde me había sentado, si había comprado en la tienda oficial e inclusive me preguntó por qué no había asistido a los anteriores partidos

Señores, eso es hacer mercadotecnia ya que de acuerdo a la definición pura, es una disciplina que busca satisfacer las necesidades de los consumidores transformándolas mediante una persuasión eficaz en un deseo para realizar algún tipo de transacción, ya sea comercial o como sucede en el futbol, hasta emocional.

Evidentemente el sistema tecnológico que utiliza este equipo británico al igual que muchos otros no es barato, no obstante los Rovers conocen que antes de ir a la caza de otros mercados, primero tienen que consolidarse en su propia plaza y por ello, invierten cantidades importantes de dinero para hacerlo. No hacen ni espectaculares, ni comerciales ni pautan campañas, simplemente entienden que en el futbol se manejan otras variables para hacer vibrar tu corazón muy distintas a las de cualquier otro producto de consumo. Por eso vuelvo al ejemplo de la cigarrera donde al menos por un día, te recuerdan que eres especial para la marca y por ello terminas haciéndote más fiel y consumiendo más.

Y para cerrar el punto, ¿Sabías que a los abonados con más de 10 años, el Liverpool manda de manera regular un detalle con tu nombre para agradecerte tu paciencia, tu tiempo pero sobre todo tu pasión por sus colores? Me parece que este es un camino que ofrece más certeza hacia una verdadera conexión emocional, inclusive entre aquellos que no son tan fans.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas