La historia sigue ...

Eran imparables, la preocupación se empezaba a extender, el miedo de que la gente se aburriera de ver ganar a los mismos, Club España, y dejara de ir a los campos era evidente. ¿Quién pararía la...

Eran imparables, la preocupación se empezaba a extender, el miedo de que la gente se aburriera de ver ganar a los mismos, Club España, y dejara de ir a los campos era evidente. ¿Quién pararía la hegemonía ibérica? Corría el año de 1916 y de un ambiente estudiantil aristocrático en donde la práctica del futbol era un asunto cotidiano se formó el Club América. De la fusión de dos equipos ligados al Colegio Francés de los hermanos maristas, El Récord encabezado por los alumnos Germán Núñez Cortina y Rafael Garza Gutiérrez "Récord" dentro de los logros de éste gran jugador es haber sido capitán de las selección mexicana que asistió a los juegos olímpicos de Amsterdam y al Mundial celebrado en Montevideo. Como entrenador del tricolor lo llevó hasta el Mundial de Italia 1934; y el Colón surgió el 12 de octubre de 1916 en la Condesa una de los equipos e instituciones que a futuro pararían el ir y venir de los españoles el Club América.

Fueron aceptados en la liga la temporada 1917-18, después de un inesperado empate con el España. Quedaron en último lugar. A partir de 1920 empezó a formarse el cuadro base que les permitiría aspirar al campeonato cuatro años después con una alineación netamente mexicana consiguieron su primer título, 1924-25, mismos que no dejarían las próximas cuatro temporadas. El América fue el primer equipo mexicana en realizar un gira por el extranjero en 1922 viajó a Guatemala, gracias al patrocinio del embajador de México, ingeniero Juan de Dios Bojórquez; para 1926 el ingeniero se encontraba en la Habana y también los mandó llamar.

Gracias a esta experiencia internacional quedó conformado el equipo olímpico para las Olimpiadas de Amsterdam, 1928. La mayoría de los jugadores era de extracción americanista.

Desafortunadamente las diferencias empezaron a surgir. Antonio Martínez Cuétara, asturiano, socio desde 1914 de Deportivo Español, cuna de resentidos con el Club Español, y de mayoría asturianos decide fundar el 7 de febrero de 1918 el Club Asturias. A mediados de julio, del mismo año, solicita la inclusión a la Liga Mexicana Amateur de Asociación Foot-Ball. La liga respondió que de acuerdo a los estatutos debería efectuar tres encuentros con rivales de primer nivel. Los asturianos salieron bien librados de los tres cotejos, 3-0 al Germania, igualaron a 3 con el América y vencieron al Tigres 1-0,sin embargo su solicitud fue rechazada.

No conformes con el fallo deciden formar su propia liga, Unión Nacional de Association Foot-Ball, construyendo sus campo en Paseo de la Reforma y permitiendo la entrada de forma gratuita. Tal medida afecto de forma considerable a la Liga Mexicana y por fin decidieron aceptarlos en la temporada 1919-20. Un año después con la contratación como director técnico del escocés Gerald Brown, lograron conseguir su primera copa, la Copa Covadonga, para posteriormente conseguir el campeonato de liga y así vengarse del España, su acérrimo rival.

Lo olvidaron pero no por mucho tiempo, el futbol regresó de nuevo al puerto de Veracruz. En 1914 emigra a Orizaba donde se formaron tres instituciones que marcaron la historia del futbol en el estado de Veracruz: la Unión Deportiva Río Blanco, Club Cervantes y la Asociación Deportiva Orizabeña, famosas por sus siglas ADO. En Córdoba el dominio lo tenía el Club Iberia, en agoste de 1918 cambió su nombre al de Club España de Futbol, campeón del estado en 1918. Córdoba, Orizaba y el puerto de Veracruz, marcaron una página muy importante en la historia del futbol, formaron la Liga del Sur y año con año realizaban los campeonatos estatales.

De la mano de un joven Belga llamado Edgar Everaert el futbol llegó a Guadalajara, 1904, cuatro años más tarde en los llanos de la colonia la Moderna decidió fundar el Club Unión, el equipo estaba integrado por hijos de franceses y mexicanos. La unión a la que aludía su nombre no duró mucho tiempo, y en 1909 los mexicanos inconformes por la hegemonía francesa decidieron formar su propia club al que llamarían Guadalajara. En el invierto de 1909 por iniciativa del equipo del Centro Atlético Occidental se celebró el primer torneo oficial con la participación del Guadalajara, el Excélsior y el Club Liceo de Guadalajara.

En el verano de 1916 se fundó, en la casa de campo de la familia Orendáin, el Atlas. Fue "Lico" Cortina quien bautizó al equipo y decidió los colores del y diseño del uniforme rojinegro. Para el escudo recurrió a Carlos Sthal, pintor, quien le sugirió la "A" blanca con un fondo rojinegro. Con un juego basado en las triangulaciones. habilidad para eludir las cargas, además mientras la mayoría de los equipos de pegaban con la punto ellos utilizaban el empeine para darle efecto y trayectoria al balón. El clásico tapatío nació de un juego donde los rojinegros vapulearon al Guadalajara 18-0.

Pero no solamente el Atlas y Guadalajara dominaron el occidente también destacaron el Club Deportivo Oro, Nacional, Latino, Colón Oriente y Marte.

El primer campeonato nacional

A mediados de 1921 el gobierno del general Álvaro Obregón se dispuso a celebrar el Centenario de la consumación de la Independencia, se decidió organizar un torneo de futbol con equipos de todo el país, uno de los organizadores, Martín Luis Guzmán, pidió la ayuda de los cronistas deportivos, Adolfo Frías Beltrán y Antonio Urías quienes viajaron a la capital tapatía para asegurar la participación del Atlas y Guadalajara, después a Veracruz donde lograron comprometer al ADO de Orizaba, al Iberia de Córdoba, y del puerto jarocho a un extraño combinado formado por jugadores de dos cuadros que eran acérrimos rivales: los azules del Club España y los rojos del Sporting, la representación foránea la completó el Pachuca, por el lado de los capitalinos destacaban el España, Asturias, América, México, L´Amicale Francaise y Germania. La final fue disputada entre el Club Asturias y el Club España, saliendo victorioso el Real Club España.

Día a día el futbol pasaba de ser un simple deporte a una pasión, un sentimiento, una forma de vida. Con el paso del tiempo la formación de clubes era algo ya muy común en 1922 el gerente de la Compañía de Luz y Fuerza Motriz, el ingeniero inglés W. H. Frasser, patrocinaba dos equipos, Tranvías y el Luz y Fuerza, de la fusión de los dos equipos, 1923, saldría el Necaxa, años más tarde también se le conocería como el "Campeonísimo". Imparable, testigo de los cambios que iba sufriendo el país y el mundo; el futbol ya era practicado en cualquier rincón de la república mexicana; fábricas, escuelas, barrios, etc. Para algunos como Trinidad Martínez, fundador del Atlante en 1916 el equipo del pueblo, el futbol llegó a su vida con solo simple echo de ver como se pateaba el balón. Para 1927, y después de haber sido rechazados una vez por su aspecto físico, logran ingresar a la federación poco después de haber sorprendido, por su manera de jugar, a propios y extraños al Colo Colo de Chileno; pero los chilenos fue el inicio de una serie de partidos en donde los "Prietitos" se dieron el lujo de ganarle a: húngaros, argentinos y al Bella Vista, que con todo y sus nueve campeones mundiales probaron el sabor amargo de la derrota y polvo del llano con un marcador de 3-2, el 8 de marzo de 1932 mismo año que ganarían su primer título .

Para 1923 y debido a la gran cantidad de equipos que improvisaban torneos al margen de la Federación Central de Futbol, el antiguo mentor del Colegio México y fundador de Junior Club, Pablo Alexanderson, logró el patrocinio de la Casa Spalding quien a cambio del apoyo económico pidió que la liga llevara su nombre y es así como surge la Liga Spalding.

Los de negro ...

En un principio la necesidad de tener un arbitro en el terreno de juego pasaba inadvertida, debido al conocimiento de las reglas sin olvidarnos del espíritu deportivo que existía dentro de un terreno de juego. Al paso del tiempo lo que permitió el lucimiento del balompié desapareció y a partir de 1915 la improvisación se volvió costumbre, cada domingo los capitanes en turno ofrecían la ocarina a alguno de los asistentes para poder iniciar el partido. Para ponerle una solución al conflicto, La Liga Mexicana de decidió crear, en agosto de 1918, el primer Colegio de Árbitros, y como presidente se nombro al ex jugador Percy C. Clifford.

En septiembre de 1925 Enrique Gavaldán y Eduardo Castellanos crearon el Colegio Nacional de Arbitros de Foot-Ball, independiente a la federación, para ingresar se tenía que pasar un examen de 69 preguntas poniendo énfasis en la regla del fuera de lugar, la más difícil de comprensión y aplicación. Hasta 1929, con la creación de la Asociación Mexicana de Árbitros de Futbol, AMAF, su guía fue el licenciado Germán Núñez Cortina logró darle al árbitro un sitio memos cercano al escándalo. Es importante señalar que los nazarenos amonestaban y expulsaban de manera verbal, ya que todavía no se utilizaban las tarjetas.

Los de la pluma ...

Con el inicio de los torneos oficiales de futbol, 1902, los periódicos de la época poco a poco les fueron abriendo un espacio a la cronistas deportivos, a lo "sport", dentro de la colonia inglesa resaltaron The Mexican Herald y Two Republics; en el resto del país los periódicos que abrieron un espacio al deporte fue: El Mundo Ilustrado y El Imparcial. Con la edición de revistas especializadas se da un nuevo espacio al deporte y al nuevo periodismo, el deportivo, con influencia española se editaron las revistas Arte y Deporte, 1918; Teatro y Deporte, 1919; Mefistófeles, 1917. Una mención especial se merece Rojo y Gualda, 1916, ya que el periodista de origen español, Mario Fernández "Don Facundo", renovó el estilo de la crónica futbolística. Hubo tres publicaciones que contribuyeron de manera significativa a la difusión del futbol, la primera fue Toros y Deportes, 1925; La Afición, 1930, permitió que dos grandes exponentes del periodismo se desarrollaran; Adalberto Arroyo, considerado uno de los más grandes fotógrafos del futbol, y Francisco Martínez de la Vega, "Pioquinto" refresco el ambiente a través de sus inteligentes comentarios.

Desde la cancha y con la emoción del momento se empezaron a transmitir los primeros partidos. En 1934, la radio mexicana transmitió por primera vez un mundial de futbol Mario Fernández, "Don Facundo", fue el encargado de llevar las pormenores del máximo torneo futbolístico. Sin olvidar la narración de la eliminación de México ante los Estados Unidos en Roma 4-2.

Pero para poder tener un excelente desarrollo tanto en el medio periodístico, futbolístico o simplemente como espectador es necesario conocer el reglamento; según los dirigentes de la liga, una de las razones que explicaba la conducta antideportiva de público y jugadores era el desconocimiento del reglamento. Para remediar el problema, el vasco Julio Alarcón, primer presidente del Club España, tradujo las reglas oficiales, mandó imprimirlas y dio un ejemplar a cada uno de los jugadores. Con el tiempo su publicación se conoció como guía del Juez y fue puesta a la venta en 50 centavos.

El primer Mundial

Fue el embajador de Uruguay en México quien puso en las manos de los dirigentes la invitación al Primer Campeonato Mundial que iba a realizarse en aquel país sudamericano en julio de 1930. El licenciado Jesús Salgado, Atlante, y el licenciado Luis Andrade, americanista, fueron los encargados en seleccionar a los jugadores para que así quedara listo el representativo nacional.

Formaron un selección de 17 jugadores, cinco del América, seis del Atlante, tres del Marte y tres del Necaxa. Como entrenador el puesto lo ocupó Juan Luqué de Serrallonga, quien presumía de tener mano dura. Después de un largo viaje México y aguantar las inclemencias del tiempo, México tuvo el honor de inaugurar el evento, el 13 de julio, enfrentando a la selección de francesa a la cual no pudieron contener y cayeron 4-1, el segundo partido volvieron a perder 3-0 frente a los chilenos; y para rematar se cayó 6-3 ante los argentinos. Terminado el partido un periodista argentino definió la práctica del futbol mexicano como primitivo, cuyo mejor caudal lo constituye el indomable entusiasmo de sus hombres.

Después de tener una muy mala actuación en su primera justa mundialista, no pudo calificar a la segunda, Italia 1934, debido a que Estados Unidos los derrotó en Roma 4-2, el 24 de mayo de 1934. Sus encuentros a nivel internacional fueron sobresalientes solo en Centro América donde salieron campeones, 1934 y 1938.

Desafortunadamente para nuestro futbol los intereses de la gente de pantalón largo han sobresalido al interés deportivo, el dinero, el poder entre otras circunstancias han originado infinidad de conflictos. En 1930 y después de una guerra de intereses que por poco y termina con el futbol, llegaron a un acuerdo, en 1931, y crearon La Federación Mexicana del Centro de Futbol Asociación. Después formar parte de federaciones, confederaciones y ligas, reconocidas y no reconocidas para la FIFA; el 13 de diciembre de 1948, en el edificio del Sindicato de Telefonistas, la Liga Mayor y la Federación Nacional se unieron en un nuevo organismo: la Federación Mexicana de Futbol (FMF). Su primer presidente fue Ernesto Casillas; Antonio Obregón vicepresidente y Sebastián Martínez como tesorero.

Pero a sí como hubo gente nefasta manejando el futbol nacional, también trabajó gente que lo único que le interesaba era el desarrollo del balompié y el roce internacional con los clubes más importantes del mundo, gente como Baltazar Junco, el general José Manuel Núñez y Guillermo Cañedo dejaron huella y en su andar y proceder en beneficio del futbol mexicano. Para muestra un botón, don Baltazar Junco arriesgando su patrimonio se animó a traer a equipos extranjeros como el Botafogo, 1936; el Barcelona, la selección Vasca, Vélez Sarsfield.

La vieja guardia del futbol vivía sus últimos momentos, gente que le dio gran satisfacción a su equipo y afición estaba por colgar los botines; pero la nueva generación estaba por venir y de igual forma seguir escribiendo y alargando la historia del futbol sin olvidar el pacto y el amor con el balón y con la afición. Azpiri, Armando "El Negro" Frank, Ignacio "El Calavera" Ávila, Gabriel Olivares, Luis "Pichojos" Pérez, Fernando Marcos, Luis "Pirata" Fuente, Horacio Casarín y "Tití" García. José Luis Borbolla llegó a jugar con el Real Madrid sin mucha suerte y regresando al año siguiente.

Conocido como país hermano, México le extendió la mano a los equipos que les sorprendió la guerra civil española, en tierras aztecas; Barcelona y selección vasca. En diciembre de 1937, la selección vasca solicitó su ingreso al futbol mexicano debido a que tenía planeada una gira por Sudamérica y necesitaba un respaldo, ya que por las circunstancias antes mencionadas, no lo podía tener de su país. En 1938 fracasada la gira debido a que muchos países sudamericanos le negaron la entrada y ese mismo año, ya con la afiliación de la Liga Mayor, la selección vasca pide autorización para poder competir en el campeonato bajo el nombre de Euskadi, se aceptó su petición, ese año quedaron en segundo lugar solo dos puntos abajo que el Asturias.

En 1933 uno de los equipos de mayor tradición en México había entrado en una crisis financiera, para poder salvarlo, una de las primeras medidas que se tomaron fue correr a medio plantel. Posteriormente un grupo de jugadores solicitó la ayuda al coronel José Manuel Núñez. En una junta realizada el 30 de noviembre de 1936 se nombra una nueva directiva encabezada por "Nicho", "Nacha" , "Chúndara" , "Trompito" y "Diente". Dos años más tarde el coronel decide incorporar al ingeniero Guillermo Aguilar Álvarez, quien gracias a sus capacidades de organización le dio un nuevo realce a la institución. En 1940 y 47 se coronaron campeones

Copa y Campeón de Campeones

Instaurada en el torneo 1933-34, la Copa México (quien vino a remplazar la Copa Tower, la cual se disputaba desde 1907) surgió gracias al apoyó del General Lázaro Cárdenas. La primera Copa México la ganó el Necaxa, durante el torneo los equipos tenían la obligación de debutar a nuevos elementos y árbitros entre ellos Fernando Marcos quien pitó la final del Torneo de Copa de 1937, entre el Asturias y el América. La Copa México dio origen a un nuevo título: el Campeón de Campeones, instituidos en 1942. En los años cincuenta la Copa México pasó a ser la Copa del Presidente.

La participación de extranjeros en el futbol pasó de ser algo normal a lo absurdo. En 1943-44 el Asturias y el Moctezuma llegaron a alinear con 9 extranjeros y dos nacionales. El primer paso para remediar la excesiva participación foráneos fue poner un límite de cuatro, pero como a los españoles en el exilio se les aceptaba como mexicanos, sin olvidarnos los que se naturalizaban, clubes como el España, Asturias y Veracruz lograron sacar gran ventaja para dominar la liga. César Martino, presidente del América y el general José Manuel Núñez, presidente del Atlante; acudieron con el presidente de la República, el general Manuel Ávila Camacho. Por decreto presidencial, se estableció que en la temporada 1945-46 ningún club podría jugar con menos de seis equiperos mexicanos por nacimiento, y a partir del torneo 1946-47 sería obligatorio incluir a un mínimo de siete. La ley fue aplicable únicamente en el D.F.

El amor a la camiseta y el espíritu amateur estaba llegando a su fin, ante las posibilidades de obtener dinero en un deporte que día a día estaba creciendo en popularidad. Para evitar los "sobornos" y los malos entendidos así como el tratar de tomar ventaja de la situación tanto para jugadores y directivos. En una reunión, el 7 de abril de 1943, por mayoría de votos, la liga se manifestó a favor de profesionalizar el futbol. Diez días más tarde, el Necaxa anunció su retiro inconforme con la decisión.

El 30 de mayo de 1943, con la participación de diez equipos (América, Asturias, España, Atlante, Marte, Moctezuma, ADO, Guadalajara, Atlas y Veracruz), arrancó el Torneo de Copa. Ya en la etapa profesional.

Equipos como el Veracruz, quien ganó la liga, 1946, sólo dos años después de su ingreso al máximo circuito. En esa temporada los escualos alcanzaron varias marcas: mayor número de fechas consecutivas sin derrota (18), más goles anotados (105), monos recibidos (52) y récord de tantos marcados en un partido (14-0 al Monterrey). Otro grande en provincia fue el León quien ganó el campeonato de liga en 1947-48 y ,en 1948-49 obtuvo el título de Copa por lo que automáticamente fue Campeón de Campeones. Otro logro es haber sido el único equipo que derrotó a los argentinos del Independiente de Avellaneda 4-0.

La Segunda División de Futbol en México surge debido a la gran demanda que tenía la liga de incorporar a los equipos que iban surgiendo, de los cuales muchos no tenían el nivel y poder económica para sobresalir en el máximo circuito sin olvidar que era imposible programar tantos juegos.

En 1950, de la recién formada Federación Mexicana de Futbol a través de su presidente, Salvador Barros Sierra, hace ver la necesidad de una Segunda División Profesional. Los requisitos que debían cubrir los equipos dispuestos a participar eran: 1. Garantía de 5 mil pesos; 2. Campo propio o en arrendamiento, debidamente cerrado, y tribunas con una capacidad mínima de 3 mil personas; 3. Club Social y deportivo legítimamente constituido, con un número mínimo de 300 socios.

El 26 de diciembre de 1950 entró en funciones la Segunda División. Los equipos aceptados fueron Zacatepec, Monterrey , Toluca, Irapuato, Zamora, Querétaro, Morelia y Pachuca. El campeón de aquella temporada inaugural fue el Zacatepec, dirigidos por Ignacio Trelles y así ganarse el derecho de ascenso.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas