Un año siendo otros

Hoy se cumple un año y hay que recordarlo. Concéntrate y recuerda cómo el 2 de Octubre de 2005 lloraste de felicidad por la tarde, acuérdate de que saliste a la calle para intentar ver un Campeón...

Hoy se cumple un año y hay que recordarlo. Concéntrate y recuerda cómo el 2 de Octubre de 2005 lloraste de felicidad por la tarde, acuérdate de que saliste a la calle para intentar ver un Campeón del Mundo trepado en un turibús y que después de que esos casi niños derrotaron a Brasil en la Final del Mundial Sub-17, realmente te sentiste otro.

Sí, hace un año que somos otros, que somos distintos de cierta manera, tal vez un poco más confiados algunos, otros un poco más sonrientes, algunos más indiferentes por fuera pero sin poder negar que la piel se les pone chinita cuando vuelven a ver esas imágenes en las que por primera vez, unos mexicanos pudieron decir "somos Campeones del Mundo en futbol".

Lo que es un hecho es que, después del 2 de Octubre de 2005 se rompió un tabú con el que crecimos y que se encargaban de recordarnos por todos lados y a cada rato. Ese mito decía que los mexicanos no podíamos competir pues no éramos fuertes mental y físicamente como los alemanes y mucho menos, talentosos como los brasileños… ese mito quedó desintegrado por una veintena de muchachos que casi nadie conocíamos, que viven como nosotros, que ganaban como nosotros y que eran como nosotros. Ellos nos dijeron claramente "si no triunfas, es porque no quieres, no porque seas mexicano".

Hoy el futbol mexicano, aunque aparentemente sigue igual, se está moviendo por debajo. Hoy nuestros niños crecen sin el mito de la incapacidad geográfica, en sus primeros recuerdos futbolísticos estará la Selección Mexicana levantando la Copa del Mundo. Hoy, recuerda que llevas 365 días siendo Campeón del Mundo y disfrútalo otra vez, créelo de nueva cuenta y retoma ese entusiasmo con el que salías a estudiar o trabajar, los primeros días después de ver a México Campeón del Mundo.

Un fuerte abrazo desde aquí a los 21 hombres que nos hicieron otros, mi más sincero agradecimiento y admiración.

ACEPTACIÓN TÁCITA

Por otro lado, sí alguien dudaba que uno de los principales problemas del futbol mexicano local era el arbitraje, el nuevo Presidente de la Federación Mexicana de Futbol despejó cualquier titubeo. La primera decisión de Justino Compeán al frente de la FMF fue emprender una reestructuración en la Comisión de Árbitros y a mi parecer, escogió muy bien.

Aarón Padilla es un gran profesional, de honorabilidad intachable y que sin duda sabe conciliar. Es una persona que trata bien a todos los sectores, que ha sido jugador, directivo de la FMF y directivo de un club. Ojala logre redireccionar el gremio arbitral que, con Yamasaki al frente, se había encerrado en una burbuja en la que la única realidad que imperaba era la del silbato.

CRISIS

Antes de despedirme quisiera hablar un poco del momento que viven Cruz Azul y Tigres, dos planteles de miedo y que están en una crisis tremenda. Como dijo Julio César Santos al platicar en exclusiva para nuestra reportera Dulce Moncada, el problema no necesariamente está en la baja de juego de un futbolista estrella… cuando pasa algo como lo de Tigres (o Cruz Azul) el conflicto debe ser más profundo.

En ocasiones, sin querer las propias directivas afectan los desarrollos de sus equipos y creo que en ambos casos está pasando algo similar. La Máquina ha cambiado técnico una y otra vez, incluso ya hace unos años echó a todo el plantel y luego recontrató a una parte, sin embargo, las crisis son recurrentes. Hay que buscar el problema más adentro, no se trata de cortar cabezas y luego entrar nuevamente en algarabía desbordada ante la siguiente buena racha, sino de identificar lo que está pasando y atacarlo con paciencia y conciencia de causa. ¿Porqué no apostar por Villaluz o Edgar Andrade? ¿Porqué toda aquella camada que levantó al equipo cuando la Directiva tomó medidas drásticas se fue de Cruz Azul sin pena ni gloria?

Tigres parece estar cayendo en una situación similar, agravada en esta ocasión por una polémica innecesaria al querer llegar al título contratando a golpe de billetes al técnico Campeón. Para formar un equipo Campeón hay que trabajar mucho, no basta con comprar una supuesta varita mágica. Hay que tener un proyecto institucional independiente de técnico o jugadores que debe respetarse a rajatabla y no querer ganar el título comprando a lo más caro que se nos ponga enfrente.

En fin, les deseo a ambas directivas que encuentren sus problemas por su bien y el del futbol mexicano; recuerden que los jugadores nunca saldrán a la cancha con la firme idea de perder, pero si pueden llegar a confundirse bastante por algunas decisiones contrastantes por parte de sus dirigentes.

Sin más por el momento, me despido no sin antes recordarles que me envíen sus comentarios a wgonzalez@mediotiempo.com  .

Muchas gracias a todos por hacernos grandes.

Walter GonzálezDirector Editorial

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas