Liguilla, Hugo y rebeliones fantasmas

Terminó el torneo de Apertura 2006 con 17 fechas en 3 meses y una semana, dejándonos una gran cantidad de lecciones y sobre todo, la moraleja de que no debemos juzgar antes de averiguar qué es lo...

Terminó el torneo de Apertura 2006 con 17 fechas en 3 meses y una semana, dejándonos una gran cantidad de lecciones y sobre todo, la moraleja de que no debemos juzgar antes de averiguar qué es lo que busca o cuál es el proceso de un equipo.

Citados ejemplos son ya el "Ojitos" Meza que resucitó en Pachuca y en las últimas 13 fechas sólo perdió un duelo, sacando siete victorias y cinco empates; o Mizrahi con Cruz Azul, quien sacó 16 de los últimos 18 puntos.

Pumas es otro claro ejemplo… Un equipo que tenía bien clara su meta, una firme planeación y que nos demostró en esta última jornada que si de repente juega con muchas precauciones es porque el sistema de competencia así se lo exige, no porque desee preocuparse por el descenso. Pumas ganó, gustó y goleó en esta última jornada, se trepó hasta el segundo general y ojo, no es ninguna sorpresa, pues el proceso establecido por el "Tuca" era claro para cualquiera que quisiera verlo, incluyendo aquellos que se dicen paladines de espectáculo.

Parece más que lógico que dentro de los 10 que siguen vivos, sólo Veracruz cambió de técnico durante el torneo, mientras que de los 8 ya eliminados, cinco movieron a su entrenador. Si esa no es una lección de continuidad, entonces ya no entiendo nada.

HUGO

Estamos a días del nombramiento de Hugo Sánchez como técnico del Tri, una decisión clara como el agua y que a mi gusto tiene ya más de 6 meses que fue tomada. Salvo alguna sorpresa que sonaría más a "mano negra" sobre la hora, el jueves comenzará el proceso más esperanzador de una Selección Mexicana en la época moderna, con el mejor futbolista mexicano al frente y la sensación de que "si no es con Hugo, no es con nadie".

Esto, claro, es un fenómeno psicológico obvio en el futbol y que, una vez tomada la decisión, incluirá a todos los aficionados mexicanos. No tengo la menor duda que el medio futbolístico de México se volcará en una expectativa clara y contundente a favor de la que me gustaría llamar, la Selección "más esperada", aunque también será las más vigilada y la más exigida.

Mucha suerte a Hugo Sánchez. Los que han tenido oportunidad de seguirlo en persona y no sólo en los medios, saben que su trato es mucho más afable y racional que el que de repente su categoría de "estrella" impone. Sé que él está conciente de la gran responsabilidad que tiene y las gigantescas esperanzas que genera. Una vez más, debe Hugo tener como él mismo dice "la espalda muy ancha" para soportar todo esto y quitarles peso y presión a los futbolistas. Eso, Hugo lo sabe hacer muy bien.

ÁRBITROS

¿Alguien me podría explicar lo que pasó con los árbitros este jueves? Se amotinaron, se rebelaron, pusieron condiciones, digamos que parecía que secuestraban al torneo para ejercer presión. De repente ¡puff!, desapareció la inconformidad y todo regresó a una aparente normalidad... como si nada hubiera pasado.

Señores jueces. Tal vez puedan estar inconformes porque no los dirige alguien que haya sido árbitro, pero tengan la seguridad de que Aarón Padilla es una gente cien por ciento hornada y honorable. Espero que eso no sea problema para Ustedes, porque para el futbol mexicano no debe serlo. Lo que vimos esta jornada, tal vez merece más que se amotinen exigiendo mejor preparación, mejores cursos, mejores instructores para hacer mejor su trabajo… eso, Señores jueces, sí es necesario.

Por lo pronto, sólo los árbitros y los directivos saben a ciencia cierta que pasó. Creo que en México el gremio arbitral, dentro de todo, tiene un ego tan grande que lo saca a flote a pesar de mucha carencias. Sin embargo, ha llegado la hora de también permitirles a los jueces una profesionalización, una mejor preparación y, por decirlo así, un mejor silbato para dirigir los partidos. Debemos tener claro que un árbitro nunca se quiere equivocar y si para evitar estos errores debe preparase mejor, por supuesto que lo va a hacer; siempre y cuando le demos una educación de buen nivel y comprobada eficacia.

¡GRACIAS!

No quiero despedirme sin agradecerles a todos su invaluable preferencia durante este torneo de Apertura 2006. Ustedes, la comunidad futbolera más grande de México, nos dieron los argumentos para saber que tenemos en los hombros la responsabilidad de ser el conducto preferido de información futbolística. ¡Gracias! Y espero contar con todos Ustedes y los que se acumulen, para esta Liguilla y Copa Sudamericana con las que cerraremos con broche de oro y total entrega, un 2006 que tuvo futbol por todos lados.

Me despido enviándoles un caluroso saludo; recuerden enviarme sus comentarios a wgonzalez@mediotiempo.com . Nos vemos el próximo lunes o antes si el futbol lo exige.

Muchas gracias a todos por hacernos grandes.

Walter GonzálezDirector Editorial

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas