Chivas, Diablos y demonios

Chivas y Toluca lograron, después de muchos sobresaltos, clasificar a la Final del Apertura 2006 como los dos mejores equipos en la "realidad" de la Liguilla mexicana.

Chivas y Toluca lograron, después de muchos sobresaltos, clasificar a la Final del Apertura 2006 como los dos mejores equipos en la "realidad" de la Liguilla mexicana.

El "Tolo" merece mención aparte; lleva tres torneos en México y jugará su segunda Final. El torneo donde peor la ha ido es el pasado cuando se quedó en Semifinales. Todos conocemos ya las virtudes de Gallego, quien es tal vez uno de los técnicos mejor preparados para llevar a un club a ser ganador con regularidad, pero no debemos olvidar como el "Tolo" fue golpeado hace apenas un par de meses por críticas iracundas a su "sistema de juego". Hoy, esas mismas personas que lo criticaron lo elogian por ese mismo estilo que no ha cambiado en lo absoluto y sigue siendo igual de efectivo.

Chivas, en tanto, sigue demostrando hambre, ganas y un carácter tremendo para buscar la Final que todos sus jugadores quieren. El título del Guadalajara, como comentaba ya la semana pasada, debe llegar como consecuencia de un proceso largo y tortuoso para los jugadores. Este es el momento, si se coronan ahora, muchos saldrán de Chivas como Campeones, pero sin no lo logran, el proceso se romperá y esos mismos hombres igual saldrán de Chivas pero con las manos vacías.

Hoy la Final del futbol mexicano la juegan dos grandes equipos, con mucha confianza en sí mismos y que teniendo premisas diferentes, basan su presencia en esta Final en su carácter ante la adversidad. Sin duda el Rebaño tiene ventaja tras echar al América, pero el Toluca ha demostrado que si se trata de sacar resultados, no hay nadie como ellos.

Ojo. El sistema de competencia nos sigue dejando enseñanzas y ahora, los dos cuadros finalistas son los que lograron meterse a la Liguilla vía Repechaje y por lo tanto, los únicos de la Fiesta Grande que no detuvieron su actividad entre el torneo regular y los Cuartos de Final. Hay que pensar bien si la supuesta semana de descanso que tuvieron los que clasificaron directo a la Liguilla fue un premio o un castigo.

EL POZO SIN FONDO

Este domingo, Televisa presentó un reportaje especial en donde mostraban una serie de documentos de Ricardo La Volpe. Estos papeles que al parecer fueron olvidados por el técnico nacional en una casa en Argentina y luego encontrados y negociados por los nuevos dueños, confirman una serie de influencias que tenía La Volpe para, desde escoger su ropa hasta formar su equipo en el Mundial.

A mí realmente me confirma que La Volpe tiene o tuvo un serio problema psicológico y que una buena parte de los esfuerzos económicos y de apoyo de la Federación Mexicana de Futbol, se estaban enfocando a solventar al menos, a la ya famosa Cathy Camacho, asesora en Feng Shui y por lo visto también en aspectos futbolísticos de Ricardo.

Lo que sí me sorprendió fue, primero, el escalofrío que sentí al oír los rituales, frases y "tareas" que debía cumplir La Volpe que más se parecían a un reportaje de alguna secta extraña y con fines oscuros que a una superstición futbolística. Segundo, y mucho menos importante, la catastrófica ortografía del técnico nacional y, por ende, de su "asesora" que tal vez de futbol sepa mucho, pero de gramática muy poco.

Entre dragones, brújulas, altares, espejos y listones rojos, quizá el problema es que nuestro extrañísimo extécnico nacional, Ricardo La Volpe, en los mandamientos que le mandaba Cathy, escribía "meresco" en lugar de "merezco". Tal vez esto en esa ciencia tan inteligente y exacta, "invocó" en lugar del triunfo, el golazo de Maxi Rodríguez… ¡todo por esa maldita ortografía!

En serio, no hay que tomar estos documentos a la ligera. Esto debe ser una enseñanza fuerte y se debe analizar a fondo qué tanto influyó Cathy en los aspectos futbolísticos y en las decisiones para convocar jugadores de La Volpe. Sería realmente muy triste que algunos se hayan quedado fuera por una decisión de esta señora basándose en argumentos tan ambiguos como triviales, o que México haya usado tal o cual formación porque a Cathy le parecía adecuada. No hay que confundir lo que hace o hacía esta mujer, con los aspectos motivacionales y psicológicos sustentados en argumentos científicos y que tienen décadas de desarrollo para vincularse con el deporte.

Si Cathy sabía de futbol no me interesa en los más mínimo, pero sí creo que merecemos saber quién era nuestro técnico en el Mundial y qué argumentos se consideraban importantes para elegir a los jugadores, el Cuerpo Técnico, para definir el trato a la prensa y la relación con el entorno futbolístico del Tri.

Me quedo con la sensación de que los jugadores tuvieron que soportar todo este ambiente deleznable en el Mundial, que se armaron de valor y dejaron en la cancha lo más que pudieron, tratando de pensar lo menos posible en dragones o aspectos de ese tipo.

Por lo pronto me despido, ojalá pronto nos aclaren algunos de estos puntos. No olviden enviarme sus comentarios a wgonzalez@mediotiempo.com . Nos vemos el próximo lunes o antes si el futbol nos lo demanda.

Gracias a todos por hacernos grandes.

Walter GonzálezDirector Editorial

Opina de esta columna aqui

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas