Y ahora, ¿quién lo cargará?

El día llegó… Cuauhtémoc comienza a preparar el camino para el final de su carrera con un excelente contrato en la MLS en el momento adecuado. No sabemos cuánto durará este proceso, no tenemos la...

El día llegó… Cuauhtémoc comienza a preparar el camino para el final de su carrera con un excelente contrato en la MLS en el momento adecuado. No sabemos cuánto durará este proceso, no tenemos la menor idea si a Blanco le alcanzará para jugar aún un par de años con la Selección o para regresar a México a retirarse, pero es un hecho: Cuauhtémoc está ya mucho más cerca de dejar las canchas que de seguir siendo el punto de quiebra del futbol mexicano.

Durante muchos años Blanco soportó sobre sus hombros el peso de dos enormes polos. En un costado cargó el hecho de ser un ídolo querido, admirado y reconocido internacionalmente; del otro costado tenía encima el peso de ser el odiado, el criticado, el mal ejemplo y el material perfecto para la crítica o la broma fácil cada vez más común en nuestro futbol. ¿Cuál era más pesado? creo que ni él mismo lo sabe.

Sólo hay algo cierto, durante mucho tiempo Cuauhtémoc fue el alimento de muchos, el material inagotable para los medios ya fuera para alabarlo o para pegarle con todo. La figura de Blanco siempre estuvo ahí, soportando estos contrastes que por momentos le amargaron la vida y por otros lo llevaron a los cuernos de la luna. Ya no más, Cuauhtémoc inicia otra etapa y el futbol mexicano arranca una seria búsqueda de un nuevo símbolo, un nuevo personaje que cubra los requisitos de ángel/demonio, ese que genere polémica con el simple hecho de existir y que sienta el futbol con tal pasión y exigencia personal, que nos lleve al extremo, al blanco o al negro.

En fin, por lo pronto parece que tendremos Cuauhtémoc al menos hasta Copa de Oro y Copa América. Te recomiendo, ya sea que lo odies o lo ames, lo disfrutes el tiempo que aún lo tendrás como parte esencial de nuestro día a día futbolero, porque una vez que se afiance en la MLS, Cuauhtémoc formará parte de otras costumbres deportivas.

Blanco está listo para irse, pero ¿el América está listo para quedarse sin el peso de su actual "10"? ¿Los detractores de Blanco están listos para que el objeto de su odio se quite del camino? ¿Estamos listos para el futbol sin Cuauhtémoc?

Mientras tanto, vaya un saludo afectuoso a uno de los hombres que más portadas han ganado en el futbol mexicano y nuestro más sincero deseo de que los éxitos en la nueva etapa de su carrera que empezará a partir de Junio próximo, sea correspondiente a lo que él ha aportado al futbol.

No olviden enviarme sus comentarios a wgonzalez@mediotiempo.com, nos vemos el próximo lunes o antes si el futbol nos lo demanda.

Muchas gracias a todos por hacernos grandes.

Walter GonzálezDirector Editorial

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas