Decepciones y obviedades

Esta semana nos tocó ver una jugada que se nos debe quedar grabada como ejemplo para nunca poner un supuesto "futbol espectáculo" por encima de la integridad física de algún jugador o cualquier...

Esta semana nos tocó ver una jugada que se nos debe quedar grabada como ejemplo para nunca poner un supuesto "futbol espectáculo" por encima de la integridad física de algún jugador o cualquier persona.

El hecho muestra que Vuoso se barrió por detrás sobre Mascorro y que, pese a que según algunos el golpe "no había sido para tanto", el defensa de San Luis tuvo que dejar el campo; poco después se sabría que había sufrido una fractura en el pie. La acción es parte del juego, a final de cuentas Vuoso fue descuidado pero no malintencionado, todos lo conocemos, pero lo que vimos alrededor de esta acción fue sorprendente.

Muchos decidieron que Mascorro no tenía nada; el error principal fue del árbitro que no permitió la entrada de las asistencias ni de la camilla para "no perder tiempo". Mauricio Morales se erigió como Médico y decidió que no había lesión; incluso cuando Mascorro pidió su cambio lo apresuró bajo amenaza de sacarle la segunda amarilla. No entiendo porqué no permitió que la camilla ingresara, si el reglamento siempre le da la protección de compensar después el minuto o dos que eso implicaba.

Eso fue en el juego, pero lo que más me llamó la atención es que los comentaristas comenzaron a juzgar y a tildar a Mascorro de tramposo; sobre todo me sorprendió que Rafa Puente, ex portero profesional al que lo retiró una lesión, ex técnico de Primera División y una de las personas con mayores argumentos futbolísticos en la nueva corriente de la televisora del Ajusco, cayera en el juego y le atizara al defensa potosino como si se tratara de un hombre que estuviera dañando irremediablemente la imagen del futbol.

Si alguien nunca ha pisado una cancha, entiendo que pueda pensar que las lesiones sólo se dan en golpes claros y espectaculares, pero cualquiera que haya jugado futbol sabe que se puede salir sin un solo moretón del choque más aparatoso y a toda velocidad, pero que un golpe inesperado aunque parezca leve, puede acabar como en este caso en una lesión importante.

El tema es que varias personas le deben una disculpa a Mascorro. Vuoso estoy seguro que ya se la ofreció, pero los que criticaron a ciegas juzgándolo por lo que "parecía", creo que deberían pensar seriamente en que algo están haciendo mal y, en todo caso, si se busca defender el fair play, ¿porqué se castiga a la víctima y no al que se barrió por la espalda?

En fin, cosas del futbol que hay que tomar y recordar para nunca cometer el mismo error. Hoy el retraso de la atención al futbolista no trajo consecuencias más graves de lo que el golpe en sí ya había provocado, pero si se hubiera tratado de algo implicado con el intenso calor que se sentía en el campo o algún problema cardiaco, la falta de asistencia médica podría haber sido la diferencia entre la vida y la muerte.

REPECHAJE ¿DECEPCIONANTE?

Otra cosa que no me checa son todas la críticas que se han hecho a los duelos de Repechaje. No me preocupa que a alguien no le hayan gustado los cuatro tensos y trabados duelos, sino que se manifiesten sorprendidos por el nivel que vieron.

El Repechaje enfrenta a equipos que están en media tabla con niveles muy parejos. Necesariamente, todos ellos tuvieron irregularidad que les impidió entrar directo a la Liguilla. Santos y San Luis son dos escuadras que tenían como objetivo en este torneo mantenerse en la Primera División; Atlas cerró el torneo con cuatro derrotas en los últimos seis duelos mientras que Morelia perdió siete de los últimos 10 juegos de la fase regular. ¿No era lógico que los partidos tendieran a lo que vimos?

Es un hecho que todos deseamos que la Liguilla tenga duelos más abiertos, pero a final de cuentas ningún equipo va a regalar nada y si tiene que aguantar un 0-0 para seguir adelante, lo harán sin chistar, porque una derrota jugando bonito provocará que los acuchillen los mismos que les critican un futbol calculador… a ellos, nunca se les va a convencer pues sus premisas son explotar lo malo y hablar lo menos posible de lo bueno.

Por esta ocasión me despido; no olviden enviarme sus comentarios a wgonzalez@mediotiempo.com, nos vemos el próximo lunes o antes si el futbol nos lo demanda.

Muchas gracias a todos por hacernos grandes y por llevarnos esta semana a romper una vez más en el año, nuestro récord de visitas.

Walter GonzálezDirector Editorial

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas