Hablando del Campeón

Nunca es fácil hablar de un Campeón sin caer en el típico discurso de halagos que se destruirá dentro de seis meses. Sin embargo, el caso de Pachuca es para mí especial, pues tiene un argumento...

Nunca es fácil hablar de un Campeón sin caer en el típico discurso de halagos que se destruirá dentro de seis meses. Sin embargo, el caso de Pachuca es para mí especial, pues tiene un argumento que le permite pelear jugando bien, mal o regular: una capacidad impresionante para tener la pelota.

Yo creo que Pachuca no llegó a esta Final en su mejor momento del año, pero sí en el más firme. Los Tuzos se han acostumbrado a ganar y, sobre todo, han encontrado la confianza para saber que en 90 minutos, siempre hay la posibilidad de hacerlo sin importar bajo qué circunstancias exista el duelo. Así, aunque para mi gusto el mejor momento futbolístico de los Tuzos estuvo alrededor de la Jornada 12, creo que la fortaleza que les da el considerar la pelota como "suya", por ser el que mejor la trata, les permite mantener siempre un nivel competitivo.

Así pues, el título de los Tuzos nos recordó uno de los conceptos más básicos del futbol que dicta que para ganar hay que meter goles, y la única manera de lograrlo es teniendo la pelota en los pies.

Pero nunca debe olvidarse que en todos los equipos los ciclos se cumplen. La derrota es el alimento que devora la victoria para existir y en algún momento a todos nos toca comer o ser devorados. Hoy Pachuca debe estar disfrutando mucho los triunfos, pero es un hecho que la prioridad cuando uno está en la cima es preparase, estudiar, trabajar y esforzarse para que, cuando llegue el inminente momento de caer, tengamos la calma y sabiduría necesarias para no olvidar los buenos momentos.

Pachuca no debe perder el tiempo ahora que está en la cima; de hecho, tuvo este domingo una de sus campañas publicitarias más exitosas en la historia al contar con el apoyo de todos los antiamericanistas que, sin duda, superan por un margen exponencial la afición hidalguense. Hoy para Pachuca, llegó el momento de establecerse en la cima…

Por cierto, muy bien todo en Pachuca, excepto el relajo fenomenal que se armó en la cancha en la ceremonia de premiación. El desorden llegó al grado de que el "Chaco" tuvo que pedirles a algunos fotógrafos que dejaran de empujar, pues todos los hijos de los jugadores y directivos estaban junto a sus padres en el festejo. No faltó por ahí el infeliz que en lugar de dejar de empujar le dijo a Giménez que quitara a los niños… háganme el favor.

Pero todo se debe a una mala organización. Se quiso controlar con un hilito el acceso a la cancha y no se especificaron claramente las zonas. A final de cuentas la mayoría de los fotógrafos que estaban presionando a los jugadores ni se enteraron que atrás, perdido entre la masa, Calero levantaba el trofeo y ellos se perdían la portada del día siguiente.

Tantas finales de Pachuca ya merecen una logística mucho mejor definida. Por otro lado, tanto talento de los hombres de la lente también merece combinarse con un poco más de conciencia, sobre todo cuando un niño de seis u ocho años está en peligro.

CUAUHTÉMOC

Y ahora sí, se fue… Estamos viviendo uno de esos momentos de los que nuestros nietos dirán "ojalá lo hubiera visto". Blanco aún es un fenómeno, aunque la cercanía de los sucesos y lo polémico de su posición de repente nos impidan valorarlo. Aún tenemos la oportunidad de verlo en partidos de alto nivel competitivo antes de ir a la MLS; hay que confiar en que a Copa Oro y América llegue tan metido como lo estuvo en la Liguilla.

OTRA VEZ UN NUEVO RÉCORD

Como ya Ustedes saben, Medio Tiempo superó por primera vez las 200 mil visitas únicas, es decir, 200 mil computadoras distintas conectadas, en sólo 24 horas. Esto se dio el pasado miércoles y nos llenó de felicidad total y compromiso extremo.

Gracias a ti conseguimos esta clara marca, es gracias a tu confianza que existimos.

Por hoy me despido; recuerda enviarme tus comentarios a wgonzalez@mediotiempo.com. Nos vemos el próximo lunes o antes si el futbol nos lo demanda.

Muchas gracias a todos por hacernos grandes.

Walter GonzálezDirector Editorial

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas