Mentalidad y cobranzas

Al parecer, Hugo Sánchez tendrá que pasar un tiempo considerable en la Selección "pagando facturas". Todo lo que sucedió en el proceso anterior está provocando que algunos le estén "cobrando" al...

Al parecer, Hugo Sánchez tendrá que pasar un tiempo considerable en la Selección "pagando facturas". Todo lo que sucedió en el proceso anterior está provocando que algunos le estén "cobrando" al nuevo técnico algunas deudas pendientes.

Igualmente, este nuevo ciclo se ha encontrado con que tiene al frente ta vez al hombre que más vende en los medios mexicanos. Un hombre que atrae las miradas para bien o para mal pero siempre a gran escala y que lo ha hecho desde hace muchos años. Esto en sí no lo hace ni mejor ni peor que otros técnicos, pero sí requiere de un periodo de ajuste, de un lapso para encontrar el equilibrio en cuanto a sus palabras, incluso de ese rato común de "interpretaciones" de declaraciones y de identificación de pasiones.

No sé si sea justo o no, eso depende de los involucrados, pero lo que sí creo es que Hugo Sánchez sabía que esto iba a suceder, está conciente de que es un periodo que solventar y lo está llevando a cuestas. Clara muestra de esto es que Hugo no ha dejado de hablar con la prensa un solo día de los que ha estado con la Selección e incluso es normal que hable dos o tres veces con los medios, logrando aislar un poco a los jugadores de este periodo de ajuste que le corresponde a él solamente.

En estos momentos pueden pasar muchas cosas y se puede decir de todo. La verdad puede parecer un invento y viceversa; si no nos enfocamos en lo futbolístico es difícil medir, es difícil ubicarse dentro de esta maraña estrepitosa. Tenemos que ser cautos a pesar de que si lo somos y evitamos la cascada de dimes y diretes y la avalancha mediática, podemos entrar en territorios de polémica insalvable y polarizada. Creo firmemente en que se debe tener una opinión propia y no caer en seguirle la corriente sin meditar a las críticas que oímos o leemos, hay que juzgar con convicciones firmes y argumentos en los que de veras creamos; si buscas respuestas, estas están en el tiempo y en el campo de juego.

Hay que mantener la cordura, esperar el tiempo necesario e ir elaborando juicios conforme los días nos vayan dando los argumentos para ello; recuerda siempre que no podemos criticar algo que no ha sucedido. Piensa en lapsos coherentes de tiempo, ya que todas las selecciones del mundo pasan por al menos una racha de dudas y malos resultados en un proceso mundialista. La diferencia está en que algunos logran superarlas con cordura y otros se van por la fácil, echan a los técnicos y establecen un sistema de bomberazos en los que hay dos o tres buenos resultados a corto plazo pero siempre acaba desbaratándose todo en menos de un año y lógicamente no hay nada de avance.

En fin, hay que dejar que el tiempo nos muestre qué sucede con esta bomba mediática en la que está convertida el Tri. Todo se va a ajustar en algún momento y ahí las cosas se verán más claras.

SI HABLAMOS DE MENTALIDAD, HABLEMOS BIEN

Sí, en las ya constantes derrotas del Tri ante EU, la famosa mentalidad estadounidense es un factor fuerte, pero esta no se adquiere en pastillas ni tampoco es cierto que se dé nada más por nacer en aquellas tierras del norte. Simplemente, esa seguridad con la que juegan los norteamericanos se adquiere con la continuidad que prácticamente se asegura en aquél país a todos los ciclos mundialistas, con la confianza que tienen por parte de su afición que siempre confía en ellos se enfrenten a quien se enfrenten y en cualquier competición.

Esa mentalidad se trabaja en conjunto, es reflejo de un entorno; se trabaja cada entrenamiento, cada día, en la concentración, en el desayuno, en el trabajo de gimnasio, en el avión, etcétera. El desarrollo de una mentalidad ganadora tarda años en asimilarse y cuando esto se logra, hay que esperar dos o tres generaciones para transformar eso en un buen nivel futbolístico y resultados. Así pasa con EU, trabajó años con paciencia, aguantó procesos, educó a una generación y ha ido propagando esa mentalidad con las siguientes al tiempo de una evolución técnico-táctica que tiene toda la infraestructura y el apoyo para lograrse.

Un jugador no puede tener confianza si su afición no cree en él y le cambia el discurso cada dos días. De repente en México nos complicamos mucho la vida, eso es un hecho, pero así es nuestra naturaleza, sólo hay que orientarla hacia una cultura deportiva que se adquiera desde niños.

Sí, Estados Unidos ya le gana a México muy seguido, pero de ahí en fuera es una Selección que apenas comienza a trascender a nivel internacional. Nosotros le ponemos mucha atención cuando perdemos con ellos y nos duele terriblemente, pero ellos también juegan con otros equipos, también tienen malas rachas y también dan partidos horribles. Los EU no juegan siempre como contra México y pasan las de Caín para superar a rivales de otra área. ¿A qué voy? Que la confianza de los norteamericanos no la ganan cuando vencen al Tri, la adquieren cuando hay problemas y pueden trabajar tranquilos por largas temporadas de concentración, cuando pierden los partidos y no se la pasan preocupados por si van a correr al técnico o si la prensa los va a colgar del obelisco; simplemente la pasan mal porque perdieron y porque no les gusta.

En ocasiones, el jugador mexicano parece que ya ni siquiera puede procesar una derrota, ya no puede sufrirla por el simple hecho de haber perdido un partido, no logra llorarla y digerirla deportivamente para mejorar. De repente el jugador mexicano debe preocuparse más por todo el entorno que por la derrota en sí.

En fin, el hecho es que México cayó una vez más contra Estados Unidos y ya parece que esto va más allá de si se juega bien o mal, porque no me podrán negar que hasta el minuto 60 todos pensábamos que México había sido muy superior. Por momentos el Tri jugó como le exigíamos y de todas formas la derrota llegó. Esto es lo más preocupante pues sin duda genera una fuerte dosis de confianza que requerirá de un trabajo mental importante antes del juego ante Brasil.

Por hoy me despido, no sin antes invitarlos a enviarme sus comentarios a wgonzalez@mediotiempo.com. Nos vemos el próximo lunes o antes si el futbol nos lo demanda.

No olviden que en Medio Tiempo tendremos la mejor cobertura de la Copa América 2007 y del Mundial Sub-20.

Muchas gracias a todos por hacernos grandes.

Walter GonzálezDirector Editorial

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas