¿Llegará?

Hace mucho que dejé atrás cualquier consuelo de derrota honrosa porque también hace mucho que dejé de pensar que el futbol mexicano debe limitarse a eso. Ahora me gusta que el equipo mexicano esté...

Hace mucho que dejé atrás cualquier consuelo de derrota honrosa porque también hace mucho que dejé de pensar que el futbol mexicano debe limitarse a eso. Ahora me gusta que el equipo mexicano esté ¡ay! tan cerca de ganar, me encanta que no haya pánico escénico, me sorprende la gran cantidad de jugadores de gran talento que en los últimos años invadieron en el futbol mexicano… pero la tristeza por la derrota es la misma.

México es uno de los pocos países del mundo donde las ideas mueren antes de tener la oportunidad de arrancar. Hemos visto muchas veces una historia similar a la que se vivió hoy y promesas de cómo dar el siguiente paso; al final, en la siguiente reunión de dueños se toman las decisiones contrarias.

Hoy, para todos es claro que Hugo Sánchez tiene la misión de cambiar la historia. Se crea o no en él, todos coincidimos que Hugo llegó a la Selección no para continuar las derrotas honrosas, sino para lograr las victorias. Para ello, el Tri necesita ayuda, necesita que los jugadores salgan al extranjero, que tengan nivel físico, técnico y mental para soportar a los mejores del mundo en el campo, que el corazón gigante que hoy demostraron todos nuestros jugadores esté solventado por una integración total al Primer Mundo futbolístico y tenga una jerarquía que se sienta en el rival, en el árbitro y en todo el entorno.

Ojalá que todo el caos mediático que hubo en la Copa de Oro y su posterior "arrepentimiento" y sorpresa con el juego mostrado en Copa América, nos haya servido para darnos cuenta que esta Selección Mexicana merece más confianza, más respeto y más sonrisas. Se lleva un buen proceso e incluso, en este tipo de crecimiento debemos tomar las cosas por el lado positivo y pensar que la derrota va a fortalecer a este equipo. Hoy es momento de esto, para que en el 2009, a un año del Mundial no tengamos esa acostumbrada incertidumbre que nos invade sobre la hora.

Hoy los jugadores nos demostraron que tienen nivel, hombres que no tenían gran proyección como Israel Castro, Fausto Pinto, Jaime Correa, Jonny Magallón, el propio Fernando Arce (que es un jugador muy especial), demostraron que en el futbol mexicano hay calidad y no sólo están Cuauhtémoc, "Bofo", Pável, Osorio o Rafa Márquez. En este momento yo no me atrevería a decir que la historia hubiera sido distinta si Pável, Osorio y Salcido hubieran estado con el Tri, y por eso mismo me atrevo a decir que si ellos están jugando en Europa, lo pueden hacer perfectamente los que disputaron esta Copa América.

En Medio Tiempo no tenemos que cambiar el discurso a pesar de la excelente demostración que dio México en la Copa América y la gran tristeza que nos dejó la derrota ante Argentina. Nosotros seguimos pensando que esta Selección está arrancando un ciclo, que apenas se está formando, apenas está asimilando y definiendo los hombres con los que dispone para los distintos tipos de compromisos.

Eso es lo que me llena de esperanza, que México dejó claro hoy que merece estar entre los primeros cuatro potencias del continente mucho más allá de si tiene a tales o cuáles hombres.

El Tri logró en cuatro meses de "visoría" y en dos meses de conjunción estos resultados excelentes. Debemos entender, suponer y esperar que si al Cuerpo Técnico se le cumplen sus necesidades, el nivel crecerá sobre manera mientras el equipo trabaje más y más.

En fin, hoy la tristeza se siente, pero con la total convicción de que por esta línea de trabajo llegará el momento de festejar y ahí… ¡cómo lo vamos a disfrutar!

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas