Apuestas y emergencias

El torneo avanza y ya a estas alturas, la sorpresa es que nadie haya dado alguna sorpresa ante los dos invictos Santos y Atlante. Este es un torneo especial, dos equipos inesperados están robando...

El torneo avanza y ya a estas alturas, la sorpresa es que nadie haya dado alguna sorpresa ante los dos invictos Santos y Atlante. Este es un torneo especial, dos equipos inesperados están robando la liga a toda ley y en dos jornadas podrían estar logrando una anticipadísima clasificación. 

En tanto, siguen cayendo técnicos como fichas de dominó. Ahora el proyecto Veracruz de Alberto de la Torre se tambalea, preparándose ya el décimo estratega del Tiburón en cuatro torneos. En el puerto la cosa está que arde, el "sueño Pumpido" de "Manobeto" se acabó de tajo y… mejor ni hablar de lo que viene para el próximo año, porque parece que tiene bigote.

En tanto, América acaba con el proceso Tena que nunca pudo ser defendido en la cancha por un equipo que luce desorientado, sin liderazgo y sin intención de tenerlo. Llega Brailovsky, que tiene una seria responsabilidad. Estando tanto tiempo desligado del futbol cancha profesionalmente y viniendo de medios que criticaron (los medios, no necesariamente él) fuertemente a las Águilas, será medido con la misma vara con la que el proceso Tena (una Semifinal y una Final), se midió en este torneo. Es obligación del nuevo estratega ganar y gustar, al menos, acercarse un poco a lo que en el papel y ante la cámara planteaba, algo nada fácil de lograr a medio torneo y en torneos cortos.

Le deseo mucha suerte al "Ruso", ojalá no lo estén utilizando para calmar las presiones intensas que actualmente se ciernen sobre el equipo crema. Que realmente su nueva Directiva lo considere una opción para un proyecto importante y no un relleno para este torneo. En lo personal, creo que Brailovsky debió haberse autodescartado de estas campañas para el banquillo americanista; sin embargo, lo considero un profesional, lleno de sueños, que sabe, porque jugó y porque ha estudiado, y que porqué no, en una de esas puede engancharse y encontrarle el ritmo a estas Águilas carísimas y desorientadas.

Y si nos vamos al norte, vemos que el "Tolo" Gallego aguanta a piedra y lodo ante un equipo que tampoco parece entenderlo. Es clarísimo que Américo logrará hacer jugar bien este equipo tarde o temprano pero esto debe ser antes de que Tigres esté a punto de ahogarse en la situación del porcentaje. Aquí, o la Directiva aprendió y está teniendo una paciencia ejemplar o de plano la cláusula de rescisión de Gallego está cumpliendo su objetivo. Mientras tanto, el que está pagando los platos rotos es Jaime Lozano, separado del equipo por "bajo rendimiento"… bueno, allá ellos si no nos dicen la verdadera razón.

En tanto, en Rayados estamos viendo uno de esos raros casos en los que un técnico, aún sin dirigir ni un partido, ya había sido puesto en capilla. Mizrahi no cayó muy bien en un sector de aficionados del equipo regio y, si la presión sube, es un hecho que el carácter del estratega le podría dejar una situación difícil. Es una prueba de fuego para Mizrahi, quien a pesar de su nula efectividad en Liguillas y nada fácil trato, tiene uno de los mejores promedios de puntos obtenidos del futbol mexicano. En las últimas 6 jornadas Isaac enfrentará a Toluca, Veracruz, Pachuca, Chivas, Atlante y América; es decir, aquí se está jugando gran parte de su futuro como estratega, o sale corriendo de El Barrial sin rumbo fijo, o resuelve su vida con un proyecto al menos para los próximos 2 años.

Ante este panorama, lo único que queda es esperar que la paciencia y la cordura imperen tanto en directivos, como en jugadores y aficionados. Igualmente, los técnicos deben aprender a distinguir momentos, a reconocer errores y a corregir sobre la marcha. Si la ansiedad le gana a un estratega, puede llegar a aceptar un puesto en un momento inadecuado que lo marque por siempre en su vida deportiva.

Por cierto, que nadie abuse de la mala racha del Pachuca. El sistema de competencia les está cobrando factura y, aunque prácticamente este torneo está perdido para ellos, debemos recordar que fueron el mejor equipo de México durante un año y medio, algo que pocos han podido lograr. Hay que dejar a los Tuzos recuperarse, comprenderlos y respetarlos, porque ojo, aún son el Campeón del futbol mexicano. Si hay algo que criticar aquí, es la avaricia de los torneos cortos que derrite los planteles sin piedad.

Me despido por hoy. Recuerden enviarme sus comentarios a wgonzalez@mediotiempo.com. Nos vemos el próximo lunes o antes si el futbol nos lo demanda.

Muchas gracias a todos por hacernos grandes.

Walter GonzálezDirector Editorial

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas