El tiempo corre siempre igual

En este mundo todo es cuestión de tiempo, nos regimos por ciclos, cumplimos metas preestablecidas en un proceso de tiempo, cerramos procesos escolares de tiempo fijo, aprendemos para trabajar,...

En este mundo todo es cuestión de tiempo, nos regimos por ciclos, cumplimos metas preestablecidas en un proceso de tiempo, cerramos procesos escolares de tiempo fijo, aprendemos para trabajar, trabajamos para aprender, fallamos, ejercemos y enseñamos. Nuestras vidas se van acomodando por épocas definidas.

En la actualidad, la información corre tan rápido y el ajetreo es tal que los procesos buscan acelerarse, algunos naturalmente por una obvia evolución, y otros presionados para poder tener más información, más atención y más adicción de la gente. A mayor sensación de velocidad, mayor consumo, aunque a final de cuentas los minutos, las horas y los días, siempre duren lo mismo.

Aunado a esto, en el futbol mexicano los torneos cortos han olvidado totalmente los procesos naturales y todo se hace de bomberazo, metiendo la basura debajo de la alfombra, sosteniendo con alfileres los sistemas de juego, creando fachadas sostenidas con resistol para salir del paso y para que las cosas se vean más o menos bonitas en la foto.

Sin excepción, estas fachadas sobrepuestas, estos sistemas sostenidos con alfileres y esa basura debajo de la alfombra, acaban cayéndose, exhibiéndose y provocando otro nuevo ciclo emergente que tendrá la misma corta y escenográfica vida.

TODO A SU TIEMPO

Brailovsky tomó al América un lunes y para el miércoles estaba ganando su primer partido. Esto generó un bombazo mediático que ponía al "Ruso" ya como el creador de una nueva época en las Águilas donde todo sería ir al frente, meter muchos goles y ver partidos muy divertidos (como si nadie lo hubiera pensado o querido antes). Sin embargo, para este lunes, con una semana en el puesto, hemos aprendido dos cosas.

Primero, que si abres la puerta del entrenamiento un día a todo el público como si la Ciudad de México tuviera 10 mil habitantes, al día siguiente que trabajes a puerta cerrada varios querrán entrar a la fuerza porque les prometiste acceso libre.

Y segundo, que así como si en el duelo ante Vasco el resultado hubiera sido malo se hubiera hablado de que el "Ruso" no había tenido tiempo de trabajar y obviamente no podía cambiar las cosas con un solo entrenamiento, asimismo, sucede con el 2-0 a favor ante los brasileños, que obviamente no fue por la varita mágica de Brailovsky, sino por un equipo que venía trabajado para bien o para mal, con Luis Fernando Tena. Este domingo las cosas no fueron tan fáciles para las Águilas, Mohamed le cerró los caminos e hizo ver mal al América que, ahora sí, debe centrarse, tranquilizar el entorno y tener calma para trabajar con un nuevo técnico con las consecuencias buenas y malas que invariablemente esto implica.

Jugar ofensivo, meter goles y desplegar juego bonito no se consigue nada más queriéndolo, si así de fácil fuera, todos los equipos lo harían sin duda alguna. Para poder lograr lo que quiere el "Ruso" se necesita paciencia, trabajo, algunos partidos sin jugar bien y sobre todo, tiempo.

EL MUNDO NO SE ACABA EN BEIJING

En tanto, la Selección Mexicana está teniendo una etapa especial. Debe prepararse para el Preolímpico y después, si no ocurre alguna catástrofe, para las Olimpiadas de Beijing 2008. El problema aquí es que a diferencia de otros países, la Selección Preolímpica sólo puede jugar como Selección Mayor en los compromisos amistosos previamente escogidos por la FMF como fechas en las que los clubes podrán prestar a sus jugadores. No hay mayores libertades, es eso o concentrarse  una semana antes del Preolímpico y "a ver qué pasa".

Entonces, el Tri debe combinar sus dos grupos, pues si bien es cierto que las Olimpiadas son el objetivo inmediato, también es un hecho que el mundo no se acaba con los Juegos de Beijing, sino que al final de estos, el Tri deberá tener a su equipo grande listo y trabajado para terminar de afinarse y encarar las Eliminatorias Mundialistas.

Hay compromisos comerciales innamovibles, hay pocas fechas para contar con los jugadores, somos uno de los pocos países en el mundo que se pasan las Fechas FIFA por el arco del triunfo, o más bien por el Monumento a la Revolución. Entonces, hay que encontrar la manera de preparar Beijing y al mismo tiempo, seguir trabajando con un grupo de mayores para estar al día cuando los Olímpicos terminen. Algunos piden ahora que no se llame a mayores, sino a sólo jugadores que puedan ver acción en los Olímpicos, pero este es el problema del futbol mexicano, siempre se trabaja pensando sólo en el torneo inmediato y no en un proyecto establecido a mediano y largo plazo que se respete como premisa.

Respetemos los ciclos, por más que haya más canales de televisión y que podamos conocer las noticias casi en tiempo real, el tiempo sigue siendo el mismo, sigue corriendo igual. Los minutos, las horas, los días, meses y años, durarán lo mismo a lo largo de toda nuestra vida.

Por hoy me despido, recuerden enviarme sus comentarios a wgonzalez@mediotiempo.com. Nos vemos el próximo lunes o antes si el futbol nos lo demanda.

Muchas gracias a todos por hacernos grandes.

Walter GonzálezDirector Editorial

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas