Ver para adelante

La decisión está tomada. Después de casi dos semanas de discusiones, opiniones, escenarios inventados y reales, chismes volátiles y muchas, pero muchas discusiones, ha llegado la hora de unir...

La decisión está tomada. Después de casi dos semanas de discusiones, opiniones, escenarios inventados y reales, chismes volátiles y muchas, pero muchas discusiones, ha llegado la hora de unir fuerzas en torno a la decisión de los dueños del futbol mexicano y procurar que el proceso que empezará en breve, no se polarice al grado del que hoy termina.

Como ya he mencionado, creo firmemente que en el futbol "el partido más importante es el que viene". Ya no tiene remedio ni la Eliminación de Beijing, ni el no participar en la Copa Confederaciones, ni hoy, el cese de Hugo Sánchez. Eso está en el pasado y poco a poco el tiempo irá poniendo cada cosa en su lugar, pero hoy, hay que ver al frente, buscar encarar el futuro futbolístico de nuestro país de la mejor manera.

Hay que tener mucho cuidado para mantener la congruencia. Uno de los puntos que más se ha criticado en la Selección Nacional es el exceso de confianza, el querer ganar en CONCACAF sólo con la playera, el llegar inflados y salir con la cola entre las patas. Esto hay que recordarlo para el primer compromiso del Tricolor en la Eliminatoria Mundialista ante Belice en Junio próximo.

Encarar ese duelo con un técnico interino en el timón sería un golpe de pedantería que acabaría creciendo al rival de una forma inesperada. He escuchado opiniones de "pero si es Belice, hombre"... sí, pero también en el Preolímpico pensábamos en aplastar a rivales "sencillos". ¡Por favor! Aprendamos de los errores, encaremos esa serie con humildad y no como si fuera un duelo cualquiera que ni siquiera requiere de tener decidido un técnico.

Ahora, por donde se vea, este lunes fue un día decepcionante para el futbol mexicano. Más allá de estar de acuerdo o no con Hugo Sánchez, algo que hoy es lo menos importante, sin duda para todos representaba una seria esperanza para lograr dar un paso más allá en un Mundial. Sin embargo, no hubo tiempo siquiera de llegar a las Eliminatorias de Sudáfrica.

Nadie se puede sentir "contento" de que se corte un proceso en el Tri. Sé que algunos medios estarán felices porque piensan que tendrán más exclusivas, tendrán mayores ventajas, pero eso no necesariamente va a pasar, pues para empezar, si algo tiene Chucho Ramírez es que evita contacto innecesario de sus jugadores con los medios de comunicación y, con el que llegue, la historia se repetirá si no hay un respeto mínimo,

Habrá cambios a nivel directivo, pero a mí me extrañó que no hubiera una explicación de los dueños que decidieron que el Preolímpico lo dirigiera el técnico de la Selección Mayor. Ese es un error que costó caro, y si bien es cierto que una disculpa no significa nada si no se ratifica con hechos, al menos espero una serie de decisiones coherentes y basadas en la experiencia adquirida.

No hay más que decir, sólo queda un llamado a la unidad, a trabajar juntos por un bien común que es el futbol mexicano. Los problemas o logros que tengamos a nivel Selección son de cierta manera responsabilidad de todos los involucrados, desde utileros, pasando por jugadores, técnicos, directivos, medios de comunicación, y los más importantes, los aficionados que son el último eslabón de la cadena. Si uno de nosotros engaña, hace trampa o pierde interés por el resto, la cosa nunca va a avanzar.

Me despido, recuerden enviarme sus comentarios a wgonzalez@mediotiempo.com donde serán recibidos con alegría y mucho interés. Nos vemos el próximo lunes o antes si el futbol nos lo demanda.

Muchas gracias a todos por hacernos grandes.

Walter GonzálezDirector Editorial

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas