Respetémoslas

El proceso de las selecciones femeniles en México bajo el mando de Leonardo Cuellar ha sido amplio, meritorio y productivo. Todo aquél que se haya tomado la molestia de seguir más o menos el...

El proceso de las selecciones femeniles en México bajo el mando de Leonardo Cuellar ha sido amplio, meritorio y productivo. Todo aquél que se haya tomado la molestia de seguir más o menos el progreso de nuestras jugadoras a lo largo de los años puede estar orgulloso de ellas y disfrutar mucho sus encuentros.

Por eso mismo, no puedo comprender como en este momento hay quienes, después de ver sólo el partido aislado de México-Canadá, Semifinal del Preolímpico o tal vez sólo sus repeticiones, se puedan poner a hablar del tema como si fueran unos eruditos del futbol femenil. O peor aún, aquellos que emiten en pleno siglo XXI, comentarios misóginos vergonzosos para todo nuestro país.

En México, Leo Cuellar hizo algo que nadie se atrevía a organizar. De la nada armó las selecciones femeniles de nuestro país que luego de un pequeño auge al final de los sesentas y principios de los setentas fueron prácticamente olvidadas por nuestra Federación. Con el simple hecho de haberse atrevido a dirigir una Selección Femenil en un país donde no existían las mínimas bases, ya Cuellar merece respeto y reconocimiento, pero más aún porque las ha llevado a poder pelear de tú a tú con las máximas potencias a nivel mundial.

La actuación que las seleccionadas dieron contra Estados Unidos y Canadá es realmente digna de aplauso. Los dos rivales son potencias mundiales (recordemos que el Preolímpico no tuvo límite de edad) que tienen bases sólidas, ligas competitivas y trabajo en universidades para generar jugadoras. Más allá de los resultados y de los errores individuales que pudo haber en ellos, hay que reconocer que el nivel en general del Tri fue muy bueno. El planteamiento táctico de ambos compromisos fue exacto y cumplió con el objetivo que tienen los sistemas: explotar al máximo las virtudes del equipo que lo aplica y cobijarlo ante las carencias que pueda tener.

Está bien, las críticas deben existir, yo no estoy de acuerdo que no tengan bases ni argumentos más allá de un torneo, pero cada quien tiene su punto de vista y puede expresarlo siempre pensando que todos queremos lo mejor para nuestro futbol. Sin embargo, lo que no puedo comprender de ninguna forma, es que haya personas y sobre todo, que haya comunicadores que tenga comentarios misóginos, burlándose del trabajo de las mexicanas o de su apariencia física.

Por respeto, por educación, por decencia, por el simple momento que la humanidad vive y por dignidad humana, no podemos aceptar que nuestros comunicadores tenga tal comportamiento. Pero si no basta con esto porque resulta que algún comunicador es un cavernícola que no puede concebir a la mujer al mismo nivel que el hombre, al menos por profesionalismo y respeto al medio que los pone al aire, deben callarse sus frases machistas.

Bueno, de machos tienen poco, porque prácticamente les firmo que ninguno de los "habladores" tendrían bien puestas las gónadas para repetir de frente a las jugadoras, sus comentarios sexistas. En fin, como se podrán dar cuenta, me da mucho coraje que haya quienes aún pueden pensar de esta manera.

Quiero invitarlos a valorar el trabajo de las selecciones femeniles, su entrega, su especie de profesionalismo sin sueldo. Quiero reconocer a Leo Cuellar por el esfuerzo que ha hecho y sé que el trabajo constante con algunas jugadoras jóvenes provocará una mejoría a mediano y largo plazo. Necesitan ya más apoyo de la FMF para no depender de las becas de las universidades norteamericanas o de factores fortuitos como su nivel económico.

En lo personal he tenido la fortuna y obligación, por mi trabajo, de ver prácticamente todas las etapas de este proceso y compararlas. Estoy orgulloso de lo que nuestras jugadoras han hecho, de cómo han evolucionado y de su paciencia y tolerancia, algo que deberíamos tener más los que estamos de este lado del campo.

Por hoy me despido no sin antes enviarles un fuerte abrazo a todas las integrantes del Tri Femenil que participó en el Preolímpico y, permítanme una felicitación "de casa" para nuestra reportera Karina Xicotencatl que hizo un excelente trabajo (salvo su valiosa opinión), en la cobertura del torneo.

Recuerden que pueden enviarme sus comentarios a wgonzalez@mediotiempo.com donde serán recibidos con total alegría. Nos vemos el próximo lunes o antes si el futbol nos lo demanda.

Muchas gracias a todos por hacernos grandes.

Walter GonzálezDirector Editorial

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas