¡Despierta TV!

No digo que no comprenda los intereses que llevan a eso, pero me sigue sorprendiendo como la tendencia de las transmisiones deportivas por televisión en México (imitando algunos lugares del...

No digo que no comprenda los intereses que llevan a eso, pero me sigue sorprendiendo como la tendencia de las transmisiones deportivas por televisión en México (imitando algunos lugares del mundo), van hacia la exaltación y parcialidad absoluta hacia el equipo local que otorga los derechos a la televisora.

"Es cuestión de marketing" dirían algunos, pero ¿realmente un equipo necesita que un comentarista "lo defienda"? ¿No lo consideran incluso una falta de respeto hacia la institución en cuestión? Decir que el ser parcial es cuestión de marketing, es no tener ni la menor intención de entender lo que significa.

Yo creo firmemente que la pasión no tiene que ver con la estupidez, yo estoy convencido que uno como aficionado no necesita que un narrador de TV le dé por su lado para sentir que "hay justicia". Entiendo que cada quién ve una jugada de manera distinta dependiendo de los intereses que tenga en ella, pero también sé que en el futbol hay cuestiones que no tienen interpretación, simplemente son como son.

¿Será que el miedo es que la afición se sienta desencantada y abandone el negocio? Y si es así, ¿creen que con una persona repitiendo hasta el cansancio "qué bien está jugando el equipo X", los espectadores van a acabar diciendo "ahh qué bien está jugando mi equipo"? Yo, la verdad, no creo que los mexicanos seamos tan tontos.

Si es cierto que la afición no está viendo tanto los partidos como antes, es por otras razones. Es porque el torneo corto no da para más, es porque los estadios se hicieron viejitos muy pronto, porque la gente no se siente a gusto en algunos de ellos; porque hay 200 viene-viene diciéndonos dónde, cómo y por cuánto estacionarnos. Es porque nadie se ha ocupado de darnos comida decente en un estadio y por que mientras a los niños que van en familia les revisan lo más profundo de la entrepierna, las barras siguen sacando los más complicados aparatos de pirotecnia y "animación" que mágicamente pasaron la exhaustiva revisión.

Y cuando por esas razones mejor los mexicanos se quedan en casa a ver el juego, resulta que las transmisiones se han vuelto meteóricas, ya no hay previo, ya no hay análisis posterior (salvo esfuerzos meritorios en TV de paga), el partido pasa fugazmente y no da tiempo ni siquiera de poner los cacahuates en el platito ni de festejar el triunfo, pues apenas se da el silbatazo final, se acaba todo.

Sí, es cierto que la gente está viendo los programas de realitys, pero también hay que considerar que si en los dos canales más potentes a nivel nacional, en el horario estelar y al mismo tiempo están pasando exactamente lo mismo, pues ¿qué más opción hay para aquél que no puede o no quiere pagar un sistema de cable?

Las televisoras abiertas necesitan una renovación en cuestión deportiva, un nuevo análisis de lo que quiere ver la afición en cuanto a futbol. Los canales se están especializando, la gente quiere ver lo que busca en cualquier momento y no "lo que haya". Ya pasaron aquellos tiempos en los que uno se sorprendía viendo cualquier cosa que se moviera en la tele, ahora pensamos en lo que queremos ver y a eso vamos. Y si la afición quiere ver futbol mexicano, quiere verlo bien.

Que por favor alguien saque a los directivos de sus oficinas y los ponga en contacto con la gente, esa afición que quiere análisis reales, que quiere ver en la tele periodistas y no porristas. Que se enteren que si uno quiere hablar con un aficionado no prende la televisión y que sepan que en México nos gusta saber más de las cosas, estudiarlas, captarlas, disfrutarlas sabroso.

La afición en México no quiere que alguien le diga que la toma que el productor le pasa mil veces y en la que alguien le pisa la cara a otro, es una jugada "accidental" y se busque el índice de gravedad y la velocidad del aire para justificar que esos tachones no tenían mas opción que encajarse en el ojo de otro. No queremos que menosprecien a nuestros equipos, no queremos que los insulten "echándoles" una manita desde el palco.

En México se juega futbol y se juega bien… No necesitamos eso.

Por hoy me despido, no sin antes recordarles que mi correo wgonzalez@mediotiempo.com está abierto para recibir sus comentarios con total orgullo. Nos vemos el próximo lunes o antes si el futbol nos lo demanda.

Muchas gracias a todos por hacernos grandes.

Walter GonzálezDirector Editorial

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas