El miedo a crecer

Ignorar las muestras de cansancio que demuestra nuestro sistema de competencia y aferrarnos a su único beneficio que es económico y que ni siquiera es tan grande como para convertirse en buen...

Ignorar las muestras de cansancio que demuestra nuestro sistema de competencia y aferrarnos a su único beneficio que es económico y que ni siquiera es tan grande como para convertirse en buen pretexto, es uno de los riesgos disfrazados más grandes que hemos decidido tomar.

Y no estoy hablando de que un día la gente va a dejar de ver futbol, eso no va a pasar porque la misma afición es la que llevó al deporte al lugar donde está mucho antes de que nos preocupáramos por todo el show que trae alrededor, a lo que me refiero es que estamos inventando una gran cantidad de argumentos que no son más que temores a usar la inteligencia y la creatividad para renovar este deporte.

Todos, todos estamos inmersos en esto. Es muy fácil tener dos Liguillas al año, vivir de un torneo que nos lleva de la manita a la crítica y el elogio fáciles, a crear figuras que no duran ni siquiera el tiempo en que se consume el cerillo que prende la mecha de un petardo.

Al final es puro miedo. Nos da miedo tener que esperar un par de años para ver crecer nuestra liga y por ello, mejor no la dejamos crecer; tenemos miedo a que los ingresos se multipliquen en un mediano plazo porque la estancia de los dirigentes es tan corta que no quieren que "el que viene" disfrute de las ganancias que cosecharon, cuando la realidad es que la gente que se mueve en el futbol es la misma desde hace décadas.

Tan pobre es la propuesta de proyecto, tan poca es la planeación, que una Liguilla la fase más importante comercial y deportivamente hablando del torneo, puede cambiar de fechas una semana antes de su inicio acabando con cualquier proyección, cualquier cifra o cualquier estudio de mercado que se supone, debería hacerse para llevar al máximo aprovechamiento nuestro producto cumbre.

Estamos escasos de ideas, no tenemos un método, no pensamos en un proyecto. No nos interesa dónde estará nuestro equipo en tres años ni si los hoy Sub-17 tendrían ya que debutar, queremos que el sábado "haya goles y espectáculo" y si no, al menos cerveza. Nos da miedo planear más allá del próximo mes y acabamos preocupándonos por las cuestiones más banales que nos encontramos, olvidándonos que las razones que tenemos para ver, disfrutar y vivir del futbol, son realmente profundas.

Es por ello que hace años no tenemos un ídolo que haya durado más de un año en la cima, es por ello que no creemos en nadie más allá de una derrota. Estamos olvidándonos de la esencia de todo esto… estamos metiéndonos en problemas y tratando una enfermedad seria con un par de aspirinas.

Dejemos de criticar el nivel de los equipos y hagamos algo para propiciar que éste se eleve. Es muy fácil decir que el futbol mexicano anda en crisis, pero luego de dejar el teclado, entramos al juego que propicia esa misma crisis.

Hay mucha gente preocupada en este momento porque ni América ni Chivas están en la Liguilla y habrá pocas ganancias económicas en el próximo mes. Pero no hay nadie preocupado por planear que, en cinco años, la liga mexicana tenga tal desarrollo que cualquier partido sea espectáculo y tengamos la mercadotecnia suficiente para comercializar con alto nivel no sólo en México, sino en el mundo.

Preocupémonos en serio. Veamos que al paso que vamos el sistema de competencia del futbol mexicano acabará dejándonos a jugadores de un par de partidos, a estrellas fugaces, a una Selección sin autoridad ni siquiera en nuestra zona, y unas ganancias en picada que, entonces sí, requerirán una intervención quirúrgica de emergencia.

Despertemos ahora… veamos más allá de nuestras narices todos, y ampliemos nuestra visión a esa globalización a la que tanto tememos. Pensemos que más allá del próximo partido y del próximo torneo, estaremos sentados viendo futbol dentro de cinco o diez años y que, queremos que la experiencia sea realmente mejor.

Por hoy me despido, no sin antes recordarles que mi correo wgonzalez@mediotiempo.com, está abierto para recibir con total agrado, todos sus comentarios. Nos vemos el próximo lunes o antes si el futbol nos lo demanda.

Muchas gracias a todos por hacernos grandes.

Walter GonzálezDirector Editorial

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas