La uno

Creo que en general a todo el entorno del futbol mexicano le agradó el nivel de emoción que tuvo la primera jornada. Los equipos no están tan duros, tienen mucho ímpetu aunque andan un poco...

Creo que en general a todo el entorno del futbol mexicano le agradó el nivel de emoción que tuvo la primera jornada. Los equipos no están tan duros, tienen mucho ímpetu aunque andan un poco imprecisos; la combinación de esos tres factores trajo una jornada con buenos y muchos goles, con emociones y buena velocidad en las canchas.

Y claro, quiero compartir con ustedes mis impresiones de cada uno de los equipos.

Sin duda Chivas y Cruz Azul levantaron la mano para ser protagonistas, dieron un gran partido, ambos con fallas defensivas pero con mucha velocidad. Tengo claro que con Magallón y Aarón Galindo la defensa chiva será otra y que si dejan jugar a Marco Fabián será una de las figuras del torneo, y me asalta la tremenda duda de cómo le va a hacer Borgetti para entrar al vértigo con que se mueve el equipo rojiblanco. De Cruz Azul, me sorprendió la capacidad de respuesta aún con la baja de Villaluz y Torrado, y sin duda se están convirtiendo en un equipo sólido, con confianza y muchas soluciones.

De Pumas no me sorprendió lo que vi pues lo considero una lógica evolución del trabajo y la continuidad de Ferretti. Yo, a diferencia de otros, no aprecié un equipo universitario muy distinto, simplemente lo vi haciendo un poco mejor lo que llevan tres años intentando hacer con el "Tuca". Ojo con Pumas, ellos al mantener la base están cuatro jornadas adelante de todos, y aunque queda la duda de qué tanto pueden elevar su nivel, sin duda parece lógico que entrarán fuertes a la Liguilla.

Me gustó el gran poderío ofensivo de Monterrey que tiene una nómina de fantasía y mucho que trabajar en su nuevo sistema de juego. Sonreí con la alegría y demostración de trabajo de Danilinho y el sello de Brindisi en Jaguares. Me impresionó el Potro que demuestra una vez más que el trabajo y la continuidad puede más que los millones y a pesar de que su zaga aún no se acopla, tuvieron los tamaños para intentar corregir, fracasar en ese intento, resolver por otra vía y ejecutar un nuevo plan sobre la marcha. Los Tuzos explotaron cuando menos me lo esperaba en ese duelo, en tanto que de Tigres algo no me cuadra, pues tienen cierta debilidad psicológica que es extraña en los equipos de Lapuente.

El Campeón mostró buenas cosas, pero también que le costará físicamente este inicio de torneo; los Diablos tienen fortaleza mental, pero los segundos tiempos podrían ser muy difíciles para ellos por esa desventaja que en México, de manera ilógica, siempre tiene el Campeón de un torneo de corto, sobre todo de un "Apertura".

Indios fue otro equipo que me sorpendió, sobre todo en su evolución mental, en la seguridad con la que juegan y la pasión con la que defienden su estilo y su necesidad de puntos. Necaxa me gustó, pese a la derrota, su medio campo está en vías de ser un trabuco bajo el mando de un Raúl Arias paciente y trabajador, y si el equipo no se cae mentalmente, acabará el torneo salvado y peleando la Liguilla.

Hay equipos que aún no me dicen mucho, como los impredecibles Tecos que seguro irán del cielo al suelo durante todo el torneo, como el pobre Puebla que es una víctima crónica de su esquizofrenia directiva y está atenido a milagros inesperados. A Morelia que haré como que no lo vi y espero una nueva oportunidad, y al San Luis que está en plena remodelación y debemos esperar para juzgar su posición.

Atlas me dejó una gigantesta interrogante... No sé qué pasará con ellos, tengo dudas de que vayan por el camino correcto pero me gusta su plantel, su dinámica, su corazón y el talento de Bottinelli y Achucarro. El equipo parece necesitar un proceso largo y generoso, paciencia directiva y dejar a un lado esa incomprensible idolatría hacia La Volpe que parece transformarse en ansiedad por su regreso cada vez que el "Bigotón" se queda sin equipo. Acuérdense que cobra en dólares.

A Santos lo vi un poco desequilibrado, cargadito hacia delante pero sin poder jugar con tanta libertad por sus cambios en zona baja y perdiendo el control del medio campo. Los laguneros serán fuertes pero tardarán varias jornadas más o quizá, un torneo entero para lograr la conjunción que tuvieron cuando lograron el título.

Y América... ese América al que hoy están alabando los que hace dos días pronosticaban su seguro fracaso. Las Águilas son un equipo que se ve en formación, le cuesta mucho trabajo llevar la secuencia ofensiva al llegar al área, aunque en calidad técnica promete mucho. Defensivamente sigue sin convencerme, pues Fernando Ortiz es un monsturo pero creo que no le han hallado pareja; el "Woody" es bueno pero sigue pareciendo un contención que se adapta bien a la central y eso, en línea de cuatro parece inadmisible. Lo único cierto es que las Águilas deben estar bien concientes del proceso que llevan, más allá de lo que se mueva en los medios, ellos deben tener la responsabilidad y valentía de respetar su apuesta.

Ésto es lo que me dejó la fecha 1. Sin duda la terminé con una sonrisa y con muchas ganas de que ya llegue la Jornada 2.

¡Por cierto! ¿Qué tal les fue en la Liga Fantástica? ¿Ya son "usarios Premier"? Sin duda ese jueguito puede llegar a hacernos ver el futbol de otra manera y apasionarnos a niveles insospechados.

Por hoy me despido, recuerden que mi correo wgonzalez@mediotiempo.com, está abierto para recibir cualquier comentario suyo con total respeto y alegría. Nos vemos el próximo lunes o antes si el futbol nos lo demanda.

Muchas gracias a todos por hacernos grandes.

Walter GonzálezDirector Editorial

Opina de ésta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas