De la crisis, a LA CRISIS

Es cierto, muchos se preguntan en este momento qué pasa con la Selección que no da una, o por qué el inicio espectacular del Clausura 2009 no duró demasiado y de nuevo la liga mexicana se emparejó...

Es cierto, muchos se preguntan en este momento qué pasa con la Selección que no da una, o por qué el inicio espectacular del Clausura 2009 no duró demasiado y de nuevo la liga mexicana se emparejó y tensó totalmente. Pero ojo, en este momento hay ya algo mucho más trascendente que una supuesta crisis de nivel en el balompié de nuestro país, que preocupa y requiere solución inmediata.

Hay una que sí va en serio... LA CRISIS mundial es un pulpo de mil tentáculos que acaba abrazando todo lo que se mueve con dinero. El futbol mexicano tiene como característica que casi nadie conoce los números de los clubes, que muy pocos saben si están ganando o perdiendo dinero y en algunos casos, muchos se preguntan cómo es que siguen en pie varios proyectos.

Así, el hecho de que tengamos encima una devaluación del 40 por ciento y que muchos de los contratos se hayan hecho en dólares, hace que la incertidumbre se pose sobre las empresas que no tienen cimientos sólidos y que las deudas comiencen a ser inmanejables en algunos casos.

Y seguramente los clubes que pertenecen a las grandes empresas mantengan a sus equipos con el mismo o un muy similar nivel de gasto, pero no quiero ni pensar lo que significará esta crisis para varios equipos de Primera "A", Segunda y Tercera División, que es donde van preparándose los jugadores para el máximo circuito.

La Federación Mexicana de Futbol debe tener mucho cuidado con todo ésto. Deben tomarse la medidas necesarias para evitar que haya un desmoronamiento masivo de franquicias en las divisiones inferiores, pues inmediatamente eso golpearía al total del futbol mexicano y la calidad de jugadores nacionales en el máximo circuito.

Por el momento olvidémonos de estar contando los millones para pagarle a Eriksson la cláusula de rescisión que significaría su cese y cuántos millones más nos cobraría el "Vasco" por venir a "salvarnos". A Sven dejémoslo trabajar, ya la decisión está tomada y un nuevo cambio de técnico sólo causaría mayor confusión en todo el ya de por sí revuelto entorno del Tri. Los directivos, miembros de ese supuesto G18 que prácticamente se reduce a un G3, deben tener paciencia y, sobre todo, asumir la responsabilidad de sus decisiones, apoyarlas y solventarlas en lugar de estar echándole la culpa siempre a otros.

Gran parte de la solución es, reitero, un Consejo Deportivo para la Selección Mexicana que tome la decisiones cancha, que le dé todo el apoyo deportivo y operativo al técnico en turno, que le diga a Rafael Márquez con más argumentos que "¿ay otra vez...?", que no puede ni tiene que hacer todo en el Tri y que si se equivoca puede tener sanciones como cualquier otro, que no es el dueño del Gafete de Capitán y que puede empezar el siguiente partido en la banca.

Ese Consejo Deportivo debería estar viendo por el bien del Tri en la cancha, mientras los "directivos-empresarios-dueños del balón-nuncanosequivocamos", se preocupan por cómo mantener a sus empresas, a sus equipos y a la liga con números negros, con soluciones más interesantes y funcionales que gastar más dinero, pues en estas épocas no será fácil aplicar el "billetazo".

Y por cierto, ya de salida en este tema, no hay que echarle la culpa de todo a Justino Compeán. Él puede salir y dar todo el apoyo a Eriksson, su equipo puede tener muy buenas ideas, pero sólo son una especie de administradores entre 18 partes que tienen el verdadero poder, y si en un arranque hepático a la pareja Vergara y a otros cuatro genios se les da la gana regresar a Sven a Suecia, le pasarán por encima sin ningún recato y tendrá que salir a dar la cara con argumentos ajenos prácticamente indefendibles.

¿AGUANTARÁ CHUCHO?

Bueno, pues la decisión tribunera llegó una vez más. América nombró como técnico a Chucho Ramírez, un hombre capaz, formidable persona, estudiado y educado, el único mexicano que ha sido Campeón del Mundo como técnico... y todo, todo lo que sabemos de él. Pero no deja de quedarme la idea de que las Águilas lo pusieron porque siendo Chucho se van a tardar un poco más de tiempo en darle con todo, y lograrán así al menos un par de meses de tranquilidad en el Nido.

Así llegó Brailovsky, lleno de apoyo, entonces se decía "él si representa al verdadero americanismo", así llegó el "Pelado" y las voces clamaban "ahora sí con éste que gana donde se para, seremos campeones a la fuerza"... ahora, la verdad y con todo el respeto que me merece el equipo de Coapa, me preocupa más el futuro de Ramírez que la "crisis" de los amarillos.

Esperemos que el nombramiento funcione como debe ser. Las Águilas son capaces de chuparse la seguridad, fama y credibilidad del más pintado (¿o debería decir "Pelado"?), y creo que no nos haría nada bien dejar de ver a Ramírez como una seria esperanza para dirigir a la Selección Mayor en el Mundial del 2014.

En tanto, en las Selecciones Menores quedó Juan Carlos Chávez haciendo pareja con José Luis González China, dos hombres serios, trabajadores y que saben lo que hacen. Sin embargo, para llevar a buen término la educación de jóvenes mexicanos se necesita más que eso, y en verdad, de todo corazón deseo que estén perfectamente preparados, que tengan la influencia y la suerte necesaria para que ese proyecto que empezó Chucho y adoptó la FMF con acierto, se lleve a buen término.

Por hoy me despido, deseándoles mucha suerte en esta crisis económica que a todos de una u otro manera nos tiene preocupados. Recuerden, la imaginación siempre aporta, el trabajo sin tregua siempre proteje, la calidad moral nos permite dormir tranquilos y la suerte siempre ayuda.

Mi correo wgonzalez@mediotiempo.com, está abierto para recibir con alegría y respeto todos sus comentarios. Nos vemos el próximo lunes o antes si el futbol nos lo demanda.

Muchas gracias a todos por hacernos grandes.

Walter GonzálezDirector Editorial

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas