El Tri no perdona

La Selección Mexicana es muy peligrosa. Para muchos, el fracaso o al menos el no poder satisfacer al máximo a todo un país, genera un estado de coma del cual es muy difícil recuperarse. Y no estoy...

La Selección Mexicana es muy peligrosa. Para muchos, el fracaso o al menos el no poder satisfacer al máximo a todo un país, genera un estado de coma del cual es muy difícil recuperarse. Y no estoy hablando sólo de jugadores y técnicos, me refiero a directivos e incluso a críticos de los medios que, al hablar con el hígado en las manos, echan su reputación por el caño.

Los de campo (jugadores y estrategas), ponen en juego sus carreras. Claro está que el sueldo y el premio en caso de lograr el éxito es tan grande, que como todo en esta vida, implica un altísimo riesgo en el que se apuesta incluso lo que no se tiene. Y para ellos no es quedarse sin chamba, es pasarse años intentado encontrar el nivel que alguna vez los llevó al máximo representativo de un país. Es haber probado algo delicioso y no poder tenerlo jamás.

Los directivos... Ellos dan la cara por los dueños; ponen en riesgo gran parte de su reputación pues es claro que nadie los verá igual después de su gestión cuando todo el mundo se siente autorizado para juzgar todos los aspectos de su vida simplemente basándose en si la Selección ganó o perdió. No importa lo que hiciste antes, ni si algo hiciste bien; si formas parte de un fracaso en el Tri, todo queda involucrado en esa mala imagen.

Y para los comunicadores que deben criticar (ojo, la crítica no es hablar mal de algo, es emitir un juicio personal) es algo distinto. Va más enfocado a ir perdiendo el gusto por decir lo que se cree, y tener que empezar a decir lo que la gente quiere oír. Eso es lo más grave que le puede pasar a alguien que se dedica a hablar de lo que ve. Es la tristeza total.

Así es, la Selección Mexicana es complicada y espero que nuestro nuevo Director de Selecciones Nacionales lo tenga claro. No tengo dudas de su capacidad, no lo conozco personalmente pero simplemente, como debe ser, su trabajo habla por él. En el Guadalajara tomó riendas que Vergara no sabía para dónde llevar, asumió su papel, aguantó candela y fue enderezando un barco que por momentos se tornaba caótico. En cuestión futbolística, Néstor ya demostró su capacidad de organización en un club, pero el Tri no será ni cercanamente lo mismo.

El problema aquí es que en la actual estructura de las Selecciones Nacionales, el Director no sigue siendo más que una figura con una correa a placer. La soga se afloja cuando hay que trabajar y la jalan los dueños cuando hay que tomar decisiones trascendentes. El puesto de Néstor debe llegar a ser frustrante pues cuando viene lo bueno, llegan los dueños y te dicen lo que vas a salir a decir. Ni modo, es un problema de base del que no tiene la culpa De la Torre.

Mucha suerte a Néstor. Ojalá logre cambiar algo para bien, ojalá salga por el lado del éxito de esta nueva aventura y ojalá Vergara no lo quiera tratar como un empleado suyo. Todos queremos que al Tri le vaya bien, que el futbol mexicano crezca y que demos pasos con rumbo definido.

¿Y DESPUÉS DEL "CHELÍS"?

Lo que está haciendo el "Chelís" y su grupo de jugadores es algo grande en serio. Muchos estábamos seguros que tras los constantes harakiris que la Directiva de La Franja insistía en asestarle a su equipo, no había más remedio que el descenso para los poblanos.

Pero "Chelis" armó un grupo, lo protegió, confió en sus hombres y logró que ellos confiaran en él. El Puebla ha hecho coraza, está prácticamente salvado y debe pasar a la historia como un ejemplo de unión de equipo. Han trabajado fuerte, han aguantado de todo y la suerte que los llegó a tratar mal, ahora los tiene como consentidos.

El Puebla es tercero general y ha hecho un milagro deportivo; tal vez poco puedan hacer en la Liguilla, tal vez cuando rompan la buena racha les cueste retomar el paso, pero por las circunstancias, lo que han hecho ya es equivalente a ganar un título.

Mi pregunta es ¿y el próximo torneo?... El "Chelís" me ha convencido, los jugadores me han convencido, pero la Directiva sigue sin entender lo que están haciendo sus hombres. Sería una lástima que después de todo ésto, en la Jornada 5 del próximo torneo, tras desarmar al plantel y luego de sufrir algunas derrotas que resultarían incluso lógicas, echaran al "Chelís", trajeran un supuesto técnico de "primer nivel", y comenzara de nuevo la historia de drama y sufrimiento.

EL DIABLO HABLA POR SÍ MISMO

Algunos lectores me han preguntado por qué no he hablado del Toluca. Y la verdad es que los Diablos son un equipo que dice todo en la cancha y lo único que uno puede decir es "véanlos jugar".

La regularidad da frutos, la calma y paciencia dejan su semilla. El ejemplo es claro. ¡Bravo Diablos!

Por hoy me despido, les recuerdo mi correo wgonzalez@mediotiempo.com, el cual está abierto para todo lo que quieran comentarme. Nos vemos el próximo lunes o antes si el futbol nos lo demanda.

Y claro, muchísima suerte a los 24 Titanes que nos representarán ante Costa Rica el próximo sábado. Es un duelo clave y estarán apoyados por la mejor afición del mundo.

Muchas gracias a todos por hacernos grandes.

Walter GonzálezDirector Editorial

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas