Anticuerpos para el Tri

¿Qué intenta Javier Aquirre? Tal vez esa es la pregunta correcta en lugar de estar diciendo lo que nosotros haríamos en su lugar.

Podemos decir muchas cosas, podemos gritar a los cuatro vientos lo que cada uno haríamos si fuéramos técnicos de la Selección Mexicana o lo que le exigimos al equipo que haga, pero la única verdad es que el encargado de tomar esas decisiones y de orientar los destinos del Tri, es Javier Aguirre.

El problema es que en este momento, el entorno futbolístico de nuestro país está en una vorágine que pasa sin ningún aviso de por medio, de la afinidad a la enemistad, de la emergencia a la exigencia y de la satisfacción al desagrado. Estamos marcados por la desesperación y eso nos lleva a suponer que cualquiera de nosotros podría ser mejor técnico que cualquiera, y que los jugadores no ganan porque no quieren, dos cosas totalmente contrarias a la realidad.

En este momento, en lugar de preguntarnos qué haríamos nosotros en la Selección, deberíamos preguntarnos qué está buscando Javier Aguirre. Dejemos de pensar que cuando alguien llega al Tri deja de ser bueno, y recordemos que el "Vasco" sabe lo que hace y tiene un plan estructurado.

Personalmente creo que Javier Aguirre está intentando romper con la inercia negativa en la que ha caído el Tri y para ello, ha decidido llamar a jugadores que no hayan estado inmiscuidos en ella, probarlos y de ahí, sacar una nueva "base" del Tri sin dejar de ver que de los "experimentados" que recibieron descanso para esta Copa de Oro, hay algunos que son inamovibles de la columna vertebral.

Lo que es un hecho es que de los europeos que faltan, Márquez y Guardado son piezas fundamentales. Lo que aportan, es difícil encontarlo aún en una combinación de dos o tres jugadores que cumplan sus tareas, eso quedó claro en los amistosos pese a la debilidad de los rivales. Osorio, Salcido, Guille Franco y Pável Pardo (exeuropeo), son hombres importantes pero que pueden ser sustituidos por uno o varios hombres.

El hecho de buscar en la liga mexicana algunos pilares con nuevos bríos, que no tengan esos recuerdos traumatizantes en la memoria y que no sientan que el mundo se les viene encima "otra vez" cada que EU nos anota o cada vez que están en una instancia definitiva, creo que es una idea coherente y sólida. Y no es cambiar todo el equipo, es simplemente, poner una especie de "aislantes" en el equipo para cuando las cosas comienzan a salir mal.

Actualmente en la Selección Mexicana, las huellas de tanto cambio de técnico, sistema y tantas quejas del entorno, provocan reacciones en cadena cuando viene un error o una situación de emergencia. El Tri, como cualquier equipo, resiente esos eventos como factores que dañan su sistema inmunológico y que lo van dejando expuesto, sin defensas y sin argumentos. Cuando esto sucede varias veces seguidas en el mismo equipo, se acaba la protección y si alguno en el organismo llamado Tri se pone nervioso, se asusta o se equivoca, la situación se extiende por los otros 10 hombres, como un virus en un ser humano sin anticuerpos.

Por ello, estoy convencido que la inyección de nuevos elementos en la Selección, es un intento de ir creando nuevamente anticuerpos, de crear "aislantes" por los que no se expanda la enfermedad y que representen barreras para el resto de los compañeros. Se tiene que encontrar la manera de volver a fortalecer nuestras defensas para que, si a alguno de los once en este organismo los invade el miedo, la inseguridad y la desconcentración, en lugar de que uno solo contagie a los otros, sean los otros 10 los que protejan al elemento "enfermo", evitando primero que el virus se propague, y luego, provocando su inmediata cura con apoyo táctico, fortaleza de equipo, confianza y apoyo constante.

Creo que el "Vasco" ya tiene definido el 90 por ciento de su once titular para la Copa de Oro, y estoy seguro que al terminar ese torneo, en el cual veo al Tri levantando el trofeo de Campeón, ya habrá decidido cuántos y cuáles son los elementos que intentarán darle a México fortaleza en las Eliminatorias y el camino al Mundial, empezando por el juego de Hexagonal Estados Unidos, siguiendo por la clasificación sin extremos sobresaltos y terminando por una ruta definida para participar en Sudáfrica 2010.

Al menos, es la lectura que le doy a lo que Javier Aguirre está buscando. Tiene lógica, tiene fundamento y creo que lo está haciendo como un proceso lo más coherente posible pese a la falta de tiempo. Intenta tratar al equipo de forma distinta, dejar de ver a los jugadores como objetos de una emergencia y ha invitado a todos a ganarse un puesto.

Ha renovado la esperanza de estar en el Tri... si acaba jugando con los mismos, eso ya será llevar al equipo de paseo y regresarlo al mismo lugar de siempre.

Me despido, recordándoles que mi correo wgonzalez@mediotiempo.com, está abierto para recibir cualquier comentario con total alegría. Nos vemos el próximo lunes o antes si el futbol nos lo demanda. Muchas gracias a todos por hacernos grandes. Walter González Director Editorial

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas