Corre, dijo la tortuga

Los errores no sólo son de Aguirre y los directivos. Alrededor del juego ante El Salvador, muchos además de ellos se equivocaron.

Los errores no sólo son de Aguirre y los directivos. Alrededor del juego ante El Salvador, muchos además de ellos se equivocaron. Y es que la atención de varios mexicanos estuvo puesta en lo que los salvadoreños quisieron. Algunos entraron al juego y metieron una molestia innecesaria en nuestro país. Nosotros, los que somos grandes económicamente, los que deberíamos concentrarnos en lo nuestro y mostrar la categoría, los que tenemos plantillas infinitamente más caras y productivas, medios con muchísimo más experiencia y presupuesto, caímos en el juego de otro mundo, nos agachamos para entrar en territorios de la ignorancia donde uno lo único que debería hacer es darse la vuelta y dejarlos hablando solos, evitando que tuvieran alguien con quien pelearse. Si ellos usan tapabocas, que los usen. Si para ellos ganarle a México vale más que ir al Mundial, adelante. Si nos dicen taqueros, mariachis y compatriotas de Juan Gabriel, está bien, lo somos, porque la mayoría comemos tacos, nos gustan los mariachis y también oímos a Juanga que nació en nuestro país. Si creen que la influenza es un pecado, que lo piensen… nosotros realmente no tendríamos que usar esas arcaicas actitudes para vender portadas ni para “prender” el juego. Nuestra Selección y nuestro futbol son suficiente material, de eso deberíamos hablar, tendríamos que llegar al Cuscatlán sin mácula, imponer calidad y salir sin inmutarnos. Y también debemos aceptar que muchos de los reproches de los salvadoreños se debieron a que a Faitelson, que llega a Centroamérica con la señal de cable, se le hace fácil “calentar” los juegos, “ponerles picante”, “aderezarlos” y picar el orgullo de los rivales. Lo que yo me pregunto es ¿dónde estaba Faitelson en el partido de ayer? Él es un periodista que ha trabajado mucho, que ha aportado, pero queda claro que él no es la voz de México ni nada por el estilo, eso téngalo por seguro. Y ahora en El Salvador seguramente estarán pidiendo fiesta nacional y vendrán más burlas e intentos de humillarnos. Ojalá hayamos aprendido y simplemente, no volteemos a ver lo que no vale la pena. No debemos hacer ese tipo de actitudes más grandes, ya le pusimos mucha presión al Tri agigantando unos tapabocas o unas palabras de ignorancia. Concentrémonos en los nuestro, que ya bastantes problemas que solucionar tenemos, como para seguirle jugando al encuentrapleitos. EL “VASCO” NO ES MAGO Sí, y aunque su gran carrera, buen manejo y agradable carácter hacen que se le tenga más consideración y paciencia, queda claro que tiene que probar cosas, que muchas no le salieron ayer y que tuvo responsabilidad importante en la derrota. Pero él tenía que hacer eso, debe retomarle el “lado” al futbol mexicano, darse cuenta que el “Conejo” ya no es el que él veía jugar cada fin de semana antes de irse a Europa, que Torrado ya no tiene el mismo ritmo… y todo eso que vimos en la cancha. Debe aceptar el “Vasco” que venimos muy mellados tácticamente por tanto cambio de estratega, que nosotros hemos cambiado y la CONCACAF también, que no debió esperar tanto para concentrar a los jugadores y que necesitaba un partido antes de la Eliminatoria. En el Cuscatlán hay que reconocer que compuso varias cosas en el segundo tiempo, pero también no puede volver a pasarle que los tres cambios no le sean suficientes porque se equivocó en el once inicial. Él y su Asistente Mario Carrillo son dos personas extraordinariamente inteligentes, que saben muchísimo de futbol, y el partido ante El Salvador debe ser el único sacrificio que ellos deben hacer para “probar”. No puede volver a pasarles. ¿Alerta? Sí, aún no roja, pero ya se siente cierto nervio por la situación en el Hexagonal. Yo estoy preocupado, pero más por que veo que el equipo viene jugando cada partido fuera de casa peor que el anterior y se desmorona feo cuando recibe el primer gol. Viéndolo fríamente, desde el principio del Hexagonal el Tri debía ganar todos sus partidos de local y los dos estadios para sacar puntos fuera de casa eran El Salvador y Trinidad y Tobago, el problema es que el primero ya se nos fue y ahora ya no tenemos colchón pues por ahí un empate en casa, un error arbitral, un resbalón o un rival que da el mejor partido de su historia, nos puede meter en un callejón sin salida. Sin embargo, el calendario le dio a México un inicio difícil, ya lo sabíamos, pero a partir de ahora la cosas se ven mejor. Tenemos un partido menos que los dos líderes, vienen dos juegos en casa que nos regresarán a la pelea (ojo, es imperativo ganarle aquí a EU), luego una visita a Costa Rica en un duelo en el que los ticos podrían llegar un poco más relajados con la clasificación cerquitita; recibimos a El Salvador y cerramos yendo a Trinidad y Tobago, que para esas alturas debe estar matemáticamente eliminado. De los últimos seis juegos, México tiene 4 como local, dos más que Costa Rica y Estados Unidos, y una visita en la que la victoria es una obligación (TyT). Ahí tendríamos 15 puntos que nos pondrían directo en el Mundial. Sin embargo, el siguiente partido de visitante es una visita a Costa Rica, que a mi punto de ver, debe ser el juego que sirva de despegue anímico, pues si bien los ticos son un equipo muy fuerte y que está en gran nivel, también tienen un sistema permite jugar más al futbol y podremos dar un mejor encuentro como visitantes. Hay que sacarles puntos. En este momento no nos queda más que tener calma. Esa calma que se debió tener antes de cesar a Hugo, antes de nombrar a Chucho como interino, antes de echar a Eriksson luego de poner nuestro tiempo, prestigio y dinero en manos desconocidas. Hoy no hay margen de error, otra tontería directiva y estaremos viendo Sudáfrica por la tele. Tengamos calma, todos… iremos al Mundial. Me despido pidiéndoles que hoy más que nunca se pongan su playera del Tri, cualquiera que esta sea, la viejita, la hecha por Ustedes, la improvisada, la que costó 50 pesos, la que sea pero presúmala. Le van a México no por los resultados, si no porque nacieron en ese país y lo quieren mucho, igual que yo. La Selección es suya, no es de Compeán, ni de Decio, ni de Aguirre, ni de Carrillo, ni de Pável, Torrado, Guille o Márquez. No dejen que nadie se las quite ni que les roben la ilusión. ¡Por cierto! Vean lo que está haciendo Indios con su nueva campaña publicitaria; realmente es digno de aplauso más allá de gustos. A ver si con eso, nuestros “grandes” se dan cuenta de lo poco que le dan al aficionado. Si no lo han visto, échenle un ojo al Blog de Maca. Recuerden que mi correo, wgonzalez@mediotiempo.com, está abierto para recibir todos sus comentarios con alegría y respeto. Nos vemos el próximo lunes o antes si el futbol nos lo demanda. Muchas gracias a todos por hacernos grandes. Walter González Director Editorial

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas