Era de rachas y spray

Creo que no se necesita ser mago para encontrar la relación entre las dos malas rachas del momento. Es simple, Pumas y Pachuca están sufriendo porque...

Creo que no se necesita ser mago para encontrar la relación entre las dos malas rachas del momento. Es simple, Pumas y Pachuca están sufriendo porque al jugar la Final del torneo pasado, no tuvieron tiempo de preparar adecuadamente el inicio del Apertura 2009, acortando su Pretemporada al máximo y robándole unas semanas al certamen para seguir buscando el nivel físico y futbolístico óptimo.

Sí, en los dos casos hay diferencias.

Pumas sacrificó totalmente la precisión futbolística y, aunque no esperaba sumar cinco derrotas al hilo, sabía que no sería hasta la fecha 6 ó 7 cuando las cosas estuvieran en su lugar. En los primeros partidos todo iba conforme lo planeado, jugaban aceptablemente por lapsos pero los nulos cambios de ritmo al frente y el mal “timing” atrás, les costaron mucho. El problemita fue que con Tigres, cuando ya parecía que podrían sacar puntos y jugaron bastante mejor, la mala racha les cobró factura y los dejó con una derrota y dos hombres menos en la zaga para llegar como víctimas a Zapopan. Ahora, se acerca el momento de ver a Pumas jugar mejor, pero el trabajo tendrá que ser también en lo anímico, pues ante un momento así, es muy normal que los jugadores quieran ganar la guerra solos y acaben destrozando el funcionamiento colectivo de su propio equipo. El Campeón decidió, como el año pasado que le funcionó muy bien, jugar la Concachampions con jóvenes así que eso no es ni será factor.

Por su lado, Pachuca intentó no recargar el trabajo físico para mantener algo del ritmo futbolístico. Tuvieron más carga que el Campeón pues jugaron la Primera Fase de la Concachampions y a diferencia de la UNAM, ellos buscan mandar lo más parecido al primer equipo. El problema es que la sobrecarga los está metiendo en una calle oscura, situación que se agrava por el cambio de técnico, que si bien no rompe con la idea del club, tiene algunos cambios que requieren adaptación. Lo que le veo a los Tuzos es que, a diferencia de Pumas que parece ir ya tocando fondo y estar listo para mejorar, ellos lucen como si fuera el principio del mal momento. Tendrán que tomar las precauciones para que el huracán pase (que va a pasar), con el menor daño posible, sin resquebrajar estructuras y, si se puede, dejando al equipo aún con vida para pelear por la Liguilla.

Es cierto, el sistema de competencia luce absurdo al provocar que los dos equipos que llegaron más lejos en el torneo anterior sean los más castigados, pero tampoco es algo que no esté pensado, pues este formato de torneos cortos se aplicó para equilibrar al máximo las fuerzas de la liga (no importando si es hacia abajo o hacia arriba), y permitirle a los equipos que no pelearon la Liguilla anterior, tener el tiempo de prepararse bien y enmendar el camino. Por ello sólo hay un Bicampeón en torneos cortos, por eso el México pareciera que cualquiera puede ser coronarse (aunque esto no es realmente cierto) y también por ello, los clubes han ido más o menos emparejando sus plantillas, claro, a excepción de los recién ascendidos.

La pregunta es ¿querémos esto como proyecto de liga? Si es así, perfecto, asumámoslo y entendámoslo. No nos sorprendamos por las malas rachas de los que apenas hace un par de meses estaban bien ni tampoco le reprochemos a los equipos que no jueguen todas las jornadas a tope, pues es imposible hacerlo en torneos cortos. Si escogemos mantenernos así, esto seguirá pasando, no tengamos duda. El jugar dos torneos al año trae esas y muchas otras desventajas... claro, también tiene ventajas las cuales ya todos tenemos claras y hemos explotado hasta el exceso.

LA ERA DEL SPRAY

En la J5, al fin se usó el spray en la liga mexicana. Sinceramente no importa si hay quien dice que se “ven feos” los árbitros pintando rayitas (ellos no están para lucimientos); tampoco no importa si dicen que le quita autoridad al árbitro (si la hubieran tenido, no sería necesario aplicar esto). La verdad es que ayuda, y eso siempre se agradece. ¿Le quitamos esencia al futbol? No creo, tal vez sólo lo adecuamos a nuevos tiempos. Me imagino que algo parecido se dijo cuando se usaron por primera vez las amonestaciones y expulsiones, y miren, ahora no concebimos el juego sin ellas. Creo que esta es una medida útil y veo, en un futuro no muy lejano, que las marcas se harán de forma electrónica agilizando el juego. ¡Ya dejemos de quejarnos de todo! Si la rayita ayuda a jugadores, árbitros y aficionados, adelante, píntenla. Del Cruz Azul-América, ni hablar. Hay historias que se repiten, se repiten y se repiten. Pero por más maldición o bendición que parezca, hay algo que deben tener bien claro ambos bandos: nada es para siempre.

Ahhh y ¿no vieron los nuevos tenis de Marco Antonio “Chiquimarco” Rodríguez? El señor decidió pegarle unas estampas a los zapatos con los que salió al Indios-San Luis. ¡Hombre! ¿por qué no? La rudimentaria autopublicidad, en los costados dice “Chiquimarco” con letras al estilo "rockaleta", y en la parte de atrás trae un dibujo de algo así como el hijo bizarro de chiquidrácula con el chupacabras, y que al parecer es el mismísimo Rodríguez caricaturizado. ¿Se vale el detalle? Todavía no lo sé, la sorpresa, la risa y la incredulidad a mí aún no me dejan pensar claramente sobre el tema, pero lo que sí creo es que en estos momentos álgidos por toda la polémica que se genera cada vez que el silbante mexicano pita en Eliminatorias, lo mejor para él hubiera sido qudarse quietecito y mostrar seriedad.

En fin, él sabrá.

Por hoy me despido, les recuerdo que mi correo wgonzalez@mediotiempo.com, está abierto para recibir sus comentarios con alegría y respeto. Nos vemos el próximo lunes o antes si el futbol nos lo demanda.

Muchas gracias a todos por hacernos grandes.

Walter González Editor General

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas