Ganar la Copa MX ¿Sirve o no sirve?

Las incongruencias con las que a veces se analizan las cosas en los medios asustan. Escucho decir a algunos colegas que ganar la Copa MX no importa, que coronarse en ella no "salva" un semestre.
Las incongruencias con las que a veces se analizan las cosas en los medios asustan. Escucho decir a algunos colegas –no doy nombres porque no pretendo convertir mi crítica con un ataque personal- que ganar la Copa MX no importa, que coronarse en ella no “salva” un semestre y que lo que verdaderamente vale es la Liga.
 
Lo curioso es que esa misma Copa MX, que no vale nada si se pretende alabar o legitimar un proyecto, sí se tomará en cuenta para “acabarlo” (Vea reacciones tras el América-Cruz Azul). Herrera y Vázquez, los entrenadores que se enfrentan en una de las Semifinales, serán enjuiciados severamente si no conquistan este certamen y en cambio saben que si la ganan se les dará poco mérito.   
 
No hay una postura muy sensata en ese sentido. Por un lado se critica ferozmente a los equipos que no la toman en serio y por el otro minimizamos el avance de quienes sí le dieron seriedad y disputaron el torneo con la ambición de ganarlo.
 
No ignoro las deficiencias organizativas de esta justa –ya hemos escrito de su fallido formato- ni oculto que aún no genera el interés necesario,  lo que pone en riesgo su viabilidad en el futuro. Pero de eso a que no sirva de nada ganarlo me parece un exceso. Luego esos mismos periodistas que damos a entender que ganar este trofeo no vale somos los que hablamos de la falta de una “mentalidad ganadora” en el futbol mexicano.
 
No pretendo igualar la relevancia de conquistar la Copa MX con lo que implica obtener el campeonato de Liga. Evidentemente el torneo estelar es la Liga MX y lo que sucede en la Copa MX tiene otra importancia.
 
Pero sería bueno aplaudir, elogiar y reconocer al equipo que finalmente conquiste este trofeo, como se hizo con Dorados hace seis meses, pues el título quiérase o no forma parte de la historia de nuestro futbol.  Si ni a los vencedores respetamos y damos su lugar, no esperemos generar un entorno que propicie mayor competitividad. De lo contrario, los periodistas, y los mismos aficionados, seremos cómplices de la falta de ambición y seriedad que tanto le criticamos a otros.
Un poco de congruencia en este rubro no nos vendría mal.
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas