Mal de muchos...

El que Maradona haya dicho que “Terminó su ciclo” con Director Técnico de la Selección Argentina me hace recordar de tantos deportistas que han querido incursionar como técnicos y sin éxito.

Mal de muchos… El que Maradona haya dicho que “Terminó su ciclo” con Director Técnico de la Selección Argentina me hace recordar de tantos excelentes deportistas que han querido incursionar ya sea como técnicos o como directivos en el deporte y que no logran el mismo impacto que cuando fueron atletas o jugadores. Con experiencia de dos años como técnico en dos equipos, el Deportiva Mandiyú en 94 y Racing Club en 95 con resultados negativos, se le da la oportunidad de dirigir en el 2008 a la máxima representación de su país que es la Selección Nacional y ahora cuando termina el mundial diciendo que ya no dirige más pues “Lo ha dado todo”. Me parece inexplicable como se les olvida a los deportistas el proceso que vivieron para ser exitosos, cuántos años y cuanto sacrificio hay que pasar para llegar a la cúspide de cada deporte o especialidad, muy pocos llegan y los que lo hacen se vuelven héroes o ídolos en su nación, sobretodo en el fútbol por el impacto mediático y el interés social que tiene en todo el mundo. De la mano de toda esa fama es que acceden a posiciones que a otros les costaría años para preparase y obtener los resultados que los acredite para lograr esos puestos. Se corre el riesgo de llegar a los resultados con el arrastre del nombre más que de la capacidad y muy pocas veces es positivo el desenlace. La experiencia lograda, ya sea buena o mala, podría aprovecharse con mayor paciencia, perseverancia y búsqueda de conocimiento. Desde mi punto de vista, el verdadero tiempo de Maradona apenas empezaría a surgir al darse cuenta que su nombre solo no gana y que para dirigir a una Selección con la importancia y relevancia que tiene la de Argentina, tiene que lograr la madurez necesaria y por supuesto preparase más para ser un técnico exitoso. En México sucede lo mismo en gran parte del ámbito deportivo, extraordinarios atletas que en su retiro se hacen entrenadores o administradores del deporte, sin preparación previa de por medio y en quienes se delega una responsabilidad muy alta, ya sea con deportistas de primer nivel a su cargo o con programas deportivos de todo un Estado o País, al final son pocos los que logran sobresalir y los que lo hacen aprovechan a la gente que está a su alrededor para adquirir conocimiento y experiencia. Desafortunadamente no hay más formula que la preparación y saber que todo llega a su debido tiempo. Michael Phelps tuvo que pasar por unos primeros Juegos Olímpicos en quinto lugar para regresar cuatro años más tarde y llevarse seis medallas de Oro y después de otros cuatro años más sumar otras ocho. No imagino que en su retiro le den una responsabilidad inmediata como la que tiene su entrenador Bob Bowman dentro de la Selección Nacional de Estados Unidos, pues en ese país hay que pasar una serie de filtros de conocimientos y resultados para ser considerado a esa importante labor, un proceso que por lo menos dura de 10 a 15 años.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas