Maltrato en el Deporte

Ante el escándalo que se ha dado en el Deporte Español con la no renovación de contrato de Ana Tarrés, entrenadora de nado sincronizado, quien llevó a éste deporte al máximo nivel mundial con más de 5

Ante el escándalo que se ha dado en el Deporte Español con la no renovación de contrato de Ana Tarrés, entrenadora de nado sincronizado, quien llevó a éste deporte al máximo nivel mundial con más de 50 medallas entre Olímpicas y mundiales, debido a quejas de atletas por maltrato recibido durante sus carreras deportivas, se abre sin duda una polémica sobre los límites que deben existir en la dirección de un programa deportivo exitoso y hasta donde se puede o debe justificar ciertas acciones. Con más de 30 años en el medio del deporte puedo decir que he visto muchos (as) entrenadores que utilizan el liderazgo autoritario y dictatorial para conseguir el máximo desempeño de sus atletas y a la postre resultados sobresalientes, sin embargo siempre he cuestionado si esos mismos o mejores resultados podrían obtenerse con mejores formas, sin que eso suponga relajar disciplina y cumplir con los objetivos de entrenamiento y competencia para llegar a las metas. Hablar de un modelo de dirección único también sería un error, pues existen los factores culturales en cada País, lo que en China es aceptado, en muchos países occidentales no lo es y seguramente es igual a la inversa, sin embargo hoy el deporte participa en la globalización y vemos entrenadores formados en otros países, así como otros que buscan nuevas oportunidades de trabajo fuera de su país, atrayendo sus culturas y sus formas, en ocasiones con resultados y en otras con fracasos que obligan a cambios y ajustes en sus formas de dirigir. En lo personal comparto la decisión de la Real Federación Española de Natación, el fin no justifica los medios y el deporte promueve muchos más valores que la victoria en sí misma, todo entrenador se convierte en corresponsable de la formación de las personas que tienen bajo su mando y es su obligación desarrollar el máximo potencial posible para cada uno de ellos, aún cuando se reconozca que no todos subirán al podio en primer lugar. Ahora bien, es también responsabilidad de las autoridades asegurar una formación integral y profesional a entrenadores y profesionales de las Ciencias Aplicadas al Deporte, incluyendo temas de liderazgo, comunicación efectiva e imagen, sumados a los que son técnicos y específicos de cada especialidad deportiva, pues en éstos es en donde existe una mayor debilidad desde mi punto de vista.   Dicen que “Nadie escarmienta en cabeza ajena”, pero ojala sirva este ejemplo para tomar conciencia y prevenir situaciones similares en nuestro deporte, que sea un llamado los dirigentes del deporte para dignificar la labor de los entrenadores, apoyarlos, prepararlos y asegurarles un desarrollo profesional, así como para también identificar casos de maltrato y tomar acciones en consecuencia.  ¿Ustedes que piensan? Twitter: @jmrotter

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas