Vicente Pereda, el Diablo Mayor

Lunes 6 de Enero del 2003



Para estar a tono con el campeonato de Toluca, platicaremos del máximo ídolo que las nuevas generaciones de aficionados rojos no conocieron en plenitud, Vicente Pereda Mier.

Pereda nació en la ciudad de Toluca y fue el penúltimo hijo de ocho. Su madre falleció cuando él aún era chico y tuvo que dejar su tierra natal para irse a vivir con una tía en la ciudad de México, en donde pasaba horas enteras jugando futbol en la calle, en sesiones que en ocasiones empezaban poco después de medio día y finalizaban cerca de la medianoche.

Con el paso de los años, Vicente participó con un equipo del sur de Coyoacán llamado River Plate, donde su forma de jugar y su espíritu de guerrero llamaron la atención, de ahí pasa al Deportivo Mexicano, y poco después a las reservas del Club Deportivo Toluca.

Pereda no era un gran técnico del balón, mas bien era un jugador “voluntarioso”, de esos que no paran de luchar todo el tiempo, pero siempre mostró disposición para aprender más y mejorar su técnica. Para un jugador que disfrutaba lo que hacía como lo era él, las ganas de mostrarse eran más importantes que el dinero, al respecto comentó “Firmé mi primer contrato por $300.00 y eso porque me di cuenta de que me pagaban por jugar". Con una humildad que lo caracteriza también recuerda “Nunca me desesperé cuando me estaban probando porque me sentía grande al lado de figuras como Carúz, Sesma, Machi Vázquez o Wedell Jiménez”

Ya dentro del equipo, aprendió técnica con los maestros y compañeros antes mencionados, menciona que la forma de correr la aprendió de Cerda Canela “Cerda Canela me enseñó a correr con sentido en el campo, porque antes parecía yo cabra desbocada, corría y corría a lo loco” Le tocó enfrentar a defensas de renombre como lo son “Tigre” Sepúlveda. Al “Desalmado” Juan Bosco, al rabioso “Popi” Correa, y al “Halcón” Peña. Con este último se dio una anécdota curiosa. Peña le había mencionado con rabia a Pereda “Eres un pen... aquí no vas a meter goles indio”, ya que se disputaba la última fecha y estaba en juego el título de goleo contra Horacio López Salgado, cementero al igual que el mismo “Halcón”. Cerca del final del partido Romero Reyes filtró un balón que fue tomado por Pereda entre dos azules y la colocó en el ángulo con un gran disparo, demostrando que ya contaba con algo de técnica. Pereda se acercó al “Halcón” y sonriendo le dijo “ Te dije que te iba a anotar cab... y aquí lo tienes, y por lo de indio, tu has de ser francés pin... cab.. “ Dejando a Peña comiéndose sus palabras.

Pereda participó con Toluca en 14 temporadas y tomo parte en 322 encuentros consiguiendo un total de 119 anotaciones, marca que actualmente fue superada por el paraguayo Cardozo.

Jugando en casa, alcanzo la cifra de 79 goles mostrando con ello una gran capacidad goleadora. Anotaba con la pierna izquierda lo mismo que con la derecha además del buen remate de cabeza. Era un centro delantero natural, como esos que ahora escasean en el futbol. Esa misma capacidad le alcanzó para lograr un título de goleo individual con 20 tantos en la temporada 69-70.

El “Diablo Mayor” fue pieza fundamental, primero para el bi-campeonato de Toluca en las temporadas 66-67 y 67-68, siendo dirigido por Ignacio Trelles, en este equipo compartía cancha con el ahora comentarista Juan Dosal. El tercer título fue bajo el mando de Ricardo de León en la temporada 74-75, torneo en el que tomaría la decisión de retirarse del futbol activo.

Fue seleccionado nacional y participo con el Tri en los juegos olímpicos de 1968. Tuvo también su faceta como entrenador dirigiendo a Monterrey en primera división y a Osos grises además de Veracruz en segunda división.

En 1977, dos años después de su retiro, el equipo rojo le rindió un merecido homenaje organizando un partido contra las Chivas Rayadas de Guadalajara, partido que sirvió para que el público que tantas veces lo vio marcar goles le demostrara el cariño que él mismo supo ganarse.

Vicente pereda es un hombre inolvidable para la gran afición del Toluca, y aunque su record de 119 goles fue superado, seguirá siempre en la memoria de la afición. Fue el primer gran ídolo nacido de las mismas entrañas de la ciudad de Toluca, lo que lo hace aún más grande.

Esta columna esta dedicada a dos buenos amigos seguidores del club Toluca, Lucesita Franco y José Felipe Escudero, espero haber cumplido con sus expectativas. A ellos agradezco también su colaboración para realizar este artículo. Gracias.

Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios