¿Bruno Jiménez o Bruno Marioni?

El popular artillero Bruno ”Barullo” Marioni, ese jugador que le dio a los Pumas su más reciente título de goleo en el Torneo Clausura 2004 (de manera compartida con Andrés Silvera de Tigres) y...

El popular artillero Bruno ”Barullo” Marioni, ese jugador que le dio a los Pumas su más reciente título de goleo en el Torneo Clausura 2004 (de manera compartida con Andrés Silvera de Tigres) y que en infinidad de veces ha hecho vibrar a los seguidores auriazules, tiene un pasado muy curioso.

En el año de 1999, Bruno Jiménez dejó de llamarse así para tomar el nombre de Bruno Marioni por una gran casualidad y es que según lo comenta el propio “Barullo”, su padre Julio Luis, un empleado de una compañía de electricidad en su natal Argentina, fue hace cerca de 10 años a arreglar un poste de luz a la Pampa, sitio ubicado a unos 150 kilómetros de Paraná, su ciudad natal, y que allí entabló una conversación con un anciano que cuidaba unas tierras. Ese anciano al que conoció su padre resultó ser Luigi Marioni, es decir su abuelo desconocido.

El número 9 de Pumas cuenta que luego de unos meses de que su padre se relacionara con Luigi, su progenitor llegó a la conclusión de que ese anciano era su abuelo y que como Julio Luis siempre había estado muy solo porque no tuvo una buena relación con su madre (la que le dio el apellido Jiménez), se dieron un tiempo y finalmente su abuelo le dio su apellido a su padre y a su vez, Julio Luis se lo otorgó a Bruno.

El “Barullo” conoció a su abuelo ya de 89 años, y refiere que platicando con su abuelo Luigi, este le narraba historias de mujeres y que tuvo 11 hijos con varias.

Este curioso hallazgo lo aprovechó el jugador auriazul para su carrera deportiva, ya que con el apellido “Marioni” se le hizo más fácil obtener el pasaporte italiano que le permitió no ocupar plaza de extranjero en la Unión Europea durante su estancia en España con el Tenerife y el Villarreal.

Tristemente para el “Barullo”, su debut en la Madre Patria fue muy doloroso ya que coincidió con el deceso de su padre Julio Luis y con el de su abuelo Luigi, que se produjo un par de semanas después que el de su progenitor.

Independientemente de su curioso pasado, no cabe dudad que el “Barullo” es uno de los mejores jugadores extranjeros que han llegado a México y que la huella que ha dejado en nuestro balompié es imborrable.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas