¿Estadio San Siro o Giuseppe Meazza?

Hablar del estadio donde fungen de locales tanto el Milán como el Inter siempre suscita confusión y polémica.

Hablar del estadio donde fungen de locales tanto el Milán como el Inter siempre suscita confusión y polémica, ya que mientras para los “Rossoneri” se debe denominar San Siro, para los “Nerazzurri” es Giuseppe Meazza.

Como bien se recordará, Italia ha sido sede de dos Copas del Mundo, la primera de ellas en el año de 1934 y la FIFA en sus cédulas de los partidos de aquella competición se refieren al inmueble como San Siro, pero para el Mundial de 1990 las fichas del máximo organismo rector del balompié lo llaman Giuseppe Meazza.

Por su parte la UEFA no admite discusiones y lo denomina Giuseppe Meazza, mismo caso que la Serie A, en tanto que el portal de Internet del estadio lo conoce como San Siro (http://www.sansiro.net), aunque también en el apartado de estructura lo llama Giuseppe Meazza, así como su cuenta de Twitter (@sansiroofficial) y en Facebook se le puede hallar como Stadio San Siro (Official), pero los clubes de la también conocida como “Capital de la Moda” no piensan lo mismo, ya que si se mira la web del AC Milán se encontrará uno con que llaman a su casa San Siro, en tanto que el portal del Inter de Milán lo conoce como Giuseppe Meazza.

La cuestión es ¿Por qué si es el mismo estadio lo llaman de distintas maneras?

La historia nos remonta al año de 1925, cuando el entonces Presidente de los “Rossoneri”, Piero Pirelli, contempló la posibilidad de construir un inmueble para su club con capacidad para albergar a 35 mil personas en el barrio de San Siro (al oeste de Milán), y cumplió con el objetivo en 13 meses y medio con únicamente 120 obreros.

Gracias al nombre del lugar donde fue erigido el coloso se le llamó inicialmente “Nuovo Stadio Calcistico San Siro”, y el mismo fue inaugurado el 19 de septiembre de 1926 con un Derby amistoso entre los “Rossoneri” y los “Nerazzurri”, el cual se saldó con un 6-3 favorable al Inter.

Para el año de 1935 el nuevo estadio de la ciudad fue adquirido por el Ayuntamiento y con el paso del tiempo se remodeló y su capacidad se incrementó hasta los 80.018 asientos de los que dispone hoy en día y a partir de la Temporada 1947-1948 se decidió que San Siro ya no sólo fuera la casa del Milán, sino que también albergaría al Inter.

Hasta este punto no hay discusión y es claro que el inmueble era conocido como San Siro, pero a partir del 3 de marzo de 1980 eso cambió para siempre, ya que ese día el inmueble fue rebautizado como Giuseppe Meazza.

Para que el estadio cambiara de nombre influyeron varios factores y uno de los principales fue que el también apodado “Pepino” militó para los “Rossoneri” y los “Nerazzurri”, viviendo su mejor época con el Inter, ya que ahí debutó e impuso marca de goles en su primera campaña en la Serie A con 31 tantos, récord para un jugador de primer año en Italia.

Con el Inter ganó 3 Ligas (1930, 1938 y 1940), alzó la Coppa Italia (1939) y fue Campeón de Goleo en tres oportunidades (1930, 1936 y 1938). En contraparte su paso por el Milán fue menos prolífico, ya que sólo disputó la Temporada 1941-1942, marcó 9 goles en 37 partidos y no ganó absolutamente nada.

También se debe acotar que otra de las cosas que pesó para que el estadio pasara de llamarse San Siro a Giuseppe Meazza fue que había fallecido el 21 de agosto de 1979 y una manera de recordarlo para siempre era poniéndole el nombre al estadio de su ciudad natal, además el inicialmente artillero y posteriormente mediocampista está considerado como uno de los mejores jugadores italianos de toda la historia y no por nada fue el primer futbolista que tuvo patrocinadores.

Giuseppe Meazza también tiene el honor de haber sido Bicampeón del Mundo (Italia 1934 y Francia 1938) y además se le rememora por protagonizar una de las acciones más curiosas en la historia de los Mundiales, ya que en las Semifinales de la Copa de 1938 ante Brasil en el Estadio Velodrome, le marcó un gol de penal al minuto 60 al portero Walter Goulart mientras se sostenía el short, ya que se le estaba cayendo.

Esa es la historia de cómo el Estadio San Siro pasó a denominarse Giuseppe Meazza, pero si uno se pregunta dónde está la polémica o la razón por la que el Milán lo llama San Siro y el Inter, Giuseppe Meazza, la respuesta es sencilla.

Al día de hoy los “tifosi” de los “Rossoneri” no olvidan que por iniciativa de un Presidente suyo se construyó el inmueble y que a pesar de la grandeza de Giuseppe Meazza, no hizo nada por la causa del Milán y en cambio, si brilló con los “Nerazzurri”  y no sólo eso, sino que ahora se ven obligados a compartir su casa con el odiado rival.

Sígueme por twitter en @kaiser_sandoval

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas