Josep Guardiola, como Alejandro Magno

Cuenta la historia que un día, luego de haber conquistado todo el mundo conocido, Alejandro Magno empezó a llorar y al ser preguntado por uno de sus Generales de a qué se debía el llanto.

Cuenta la historia que un día, luego de haber conquistado todo el mundo conocido, Alejandro Magno empezó a llorar y al ser preguntado por uno de sus Generales de a qué se debía el llanto, se limitó a voltear al cielo, ver la luna y señalarle que eso era lo único que le faltaba por poseer.   Si la trasladamos al futbol, esta leyenda nos recuerda lo ocurrido con el entrenador del FC Barcelona, Josep Guardiola, quien luego de haberlo ganado todo con los culés en el año 2009, tras coronarse en el Mundial de Clubes, rompió a llorar.   De por si pocos clubes podían presumir de un triplete (Celtic, PSV, Ajax, Manchester United y un año después Inter de Milán), la hazaña cosechada por el Barça de Pep tiene aún más mérito, ya que no sabemos cuántos años pasarán y si viviremos lo suficiente para ver algo similar otra vez.   Esto sale a colación luego que el sueco Zlatan Ibrahimović despotricara en contra de quien fuera su técnico en la entidad blaugrana. En una entrevista, el popular “Ibracadabra” señaló que “en el Barça cualquiera puede ser entrenador" y también que "cualquiera puede entrenar a un equipo con esos 22 jugadores. Para mí, incluso, no sería difícil hacerlo. Dicen que han ganado seis títulos ¿Pero quién no lo haría con ese equipo?", remató.   El francés Jules Renard, Escritor y Dramaturgo, alguna vez dijo que “nuestra crítica consiste en reprochar a los demás el no tener las cualidades que nosotros creemos tener” y tal parece que al también denominado “Cabeza Negra” ya se le olvidó que mientras su entrenador sollozaba por la alegría de haber escrito historia, él lo no daba crédito a lo que veía.   Vale recordar que este sueco de padre bosnio y madre croata, salió resentido de la institución azulgrana y por la puerta trasera ya que no rindió lo esperado. A eso hay que añadirle que ha sido una de las peores inversiones de los catalanes y que generó más pérdidas que beneficios.   Zlatan Ibrahimović fue fichado por 5 campañas (sólo jugó una) y costó en total 69.5 millones de euros más el pase del delantero camerunés Samuel Eto'o a la escuadra “Nerazzurri” y bueno, los números hablan por ellos cuando se compara el rendimiento de uno y otro.   No es la primera vez que el timonel Josep Guardiola hace algo así, ya que como se recordará antes le dio las gracias a Ronaldinho, Deco y Samuel Eto'o, y aunque la mayoría se fue en malos términos ¿Qué se le puede cuestionar a un entrenador que en tan poco tiempo ha superado a otras leyendas?   El timonel culé, al ser preguntado acerca de lo que dijo Zlatan Ibrahimović, simplemente se limitó a comentar que “puede hablar cuando quiera. Yo no me represento a mí mismo sino a una institución. Es su opinión, la respeto y no tengo nada más que añadir".   Aquí bien el ex jugador de los Dorados de Sinaloa podría aplicar una frase del Filósofo alemán Immanuel Kant, que reza “con las piedras que con duro intento los críticos te lanzan, bien puedes erigirte un monumento”.   Hablar siempre es muy fácil, pero demostrar es lo complicado y ya veremos si en unos años cuando Zlatan Ibrahimović abandone la práctica del balompié se dedica a ser entrenador, así como también habrá que aguardar para mirar si es capaz de sustentar sus palabras.   Sígueme por twitter en @kaiser_sandoval

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas